arrow

Las aventuras de Tadeo Jones (2012)

Las aventuras de Tadeo Jones
Trailer
5,3
18.469
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Debido a un malentendido, a Tadeo, un albañil soñador, lo confunden con un famoso arqueólogo y lo envían en una expedición al Perú. Con la ayuda de su fiel perro Jeff, una intrépida profesora, un loro mudo y un buscavidas, intentará salvar la mítica ciudad perdida de los Incas de una malvada empresa de cazatesoros. Adaptación del corto que ganó un Goya en 2004. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ España España
Título original:
Las aventuras de Tadeo Jones
Duración
90 min.
Estreno
31 de agosto de 2012
Guion
Neil Landau (Personaje: Enrique Gato)
Música
Zacarías M. de la Riva
Fotografía
Animation
Productora
Telecinco Cinema / Telefónica Producciones / Ikiru Films / LightBox Entertainment / El Toro Pictures
Género
Animación Comedia Aventuras Infantil 3-D
Grupos  Novedad
Tadeo Jones
5
En busca de la animación española perdida
Hay que valorar a “Las aventuras de Tadeo Jones” como lo que realmente pretende ser: un entretenimiento familiar sin ninguna pretensión salvo la recompensa en la taquilla. Obviamente la animación española ha dado un notable salto de calidad y madurez recientemente con “Arrugas”, “Chico & Rita” y el cortometraje “La dama y la muerte”. La cinta de Enrique Gato supone un avance técnico de cara al futuro para poner los necesarios pilares y cimientos. Si uno mira los tres cortometrajes (el último como viral de la propio largometraje) que se han realizado del personaje notará una clara evolución técnica. Ese final del camino a través de diez años y dos cómics de Jan adicionales, convierten “Las aventuras de Tadeo Jones” en un trampolín de futuro.

Realmente el ‘ensueño’ del protagonista finaliza en la primera secuencia de la película y las hazañas empiezan a escribirse en marco ‘real’ desde ese punto. Un punto en el que la película parece limitada a funcionales plantillas de mascotas y escuderos enmarcados en un filme tradicional de aventuras. No entiendo el backstory que se ha formado al dotar de un universo al personaje. Tadeo Jones desde pequeño siempre ha querido ser arqueólogo. Sabemos que sus padres murieron y fue criado por su abuela. El problema es que el choque y parodia sobre Indiana Jones es que Tadeo nunca estudió nada vinculado con la arqueología y es un obrero de la construcción. ¿Y por qué? ¿Por qué no ha podido estudiar? Su abuela, además, siempre le apoyó para que sus sueños se hicieran realidad desde su infancia. Entonces, ¿por qué Tadeo no ha estudiado o ha intentado ser arqueólogo? ¿Es un zoquete? Todavía se entiende menos que tenga una suscripción al ‘National Petrographic’ y que no tenga ni idea, al parecer, de historia. Entendemos que no pasa de las fotos y que ese contraste forma parte del encanto, pero en “Las aventuras de Tadeo Jones” ha quedado enterrado y fosilizado: no nos encontramos ante un geta y un vividor, un personajillo aprovechado que no quiere dar un palo al agua pero desea aferrarse a los sueños de su infancia dando vida a su imaginación. Simplemente Tadeo queda como un idealista que quiere que le llegue su oportunidad caída del cielo. Y, al parecer, esta es su aventura…

Me puede interesar si esa despreciable y violenta corporación Odysseus tiene algo que ver con la empresa de cazatesoros Odyssey… Por lo demás, poco más que se desenterrar. La película realmente funciona cuando se convierte en una tradicional y eficaz cinta de aventuras, dejando apartado su lado infantil y adentrándose en la acción original. Muchas veces criticamos por criticar aunque en la diferencia se halla el detalle, ese toque que tienen las producciones de Pixar, Aardman y… Dreamworks… o aquello que catapultó a “Rango” de la monotonía para hacerla genial y reivindicable. Ese pincelazo maestro y toque que, por desgracia, “Las aventuras de Tadeo Jones” no tiene y tampoco se molesta en demasía en evocar.
[Leer más +]
57 de 76 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Según La Gaceta, la mejor película de animación española de la historia
Curiosa es esa afirmación (de, por cierto, una de los medios en el meollo, Intereconomía), más cuando parece que la animación española no posee rédito suficiente entre nuestras fronteras, o ello podemos inferir cuando al desplazarse Tadeo Jones a Perú para iniciar su particular aventura, un oportuno mapa lo sitúa al otro lado del charco, nada más y nada menos que en los Estados Unidos. A través de ese ligero pero concluyente detalle podemos llegar a la deducción que o bien los héroes nacionales no tienen tirada aquí o bien hay una necesaria apertura del mercado para que Las aventuras de Tadeo Jones de el rendimiento suficiente como para recuperar la inversión.

De todos modos, no es necesario remitirse a ese detalle para darse cuenta de que los esquemas del cine norteamericano siguen teniendo tirón, algo que ya nos advierte su prólogo rememorando aquella fantástica introducción de Toy Story 3, y que continuaremos divisando durante los siguientes noventa minutos en cantidad de particularidades que probablemente alejen al film de Enrique Gato de mayores virtudes como hubiese podido ser ese jugueteo en clave paródica o irónica a que induce un personaje como el de Tadeo Jones; y es que si bien es cierto que el hecho de que sea un simple albañil enfrascado en una aventura en la que podría verse inmerso su homólogo Indiana Jones le da cierto aire a ese enfoque, nunca se terminan de aprovechar realmente las posibilidades de un trabajo donde se prefieren trabajar otras bazas en lo que concierne a su parte romántica.

No es de extrañar, pues, que Las aventuras de Tadeo Jones pueda sentirse en determinados momentos como un «déjà vu» en el que incluso los diálogos caen en la repetición en alguna que otra ocasión; repetición de términos, clichés y sempiternas frases de postín que ya hemos oído demasiadas veces como para que ahora, y en una cinta cuyo carácter se antojaba más descocado que tantos otros trabajos patrios en el campo de la animación, fuesen a funcionar tras tanto tiempo oyéndolas.

Es, no obstante, en su faceta cómica donde quizá gana enteros esta cinta de animación, pues aunque entre su reguero de personajes secundarios nos topemos con topicazos que uno conoce como la palma de su mano, hay que admitir que funciona a la perfección su incorporación para dar ligereza a un conjunto al que le sientan de maravilla esas ingenias pero bien medidas apariciones; de hecho, podría decirse incluso que le confieren otro tono a una película que, entre huída y huída quizá necesita dar un poco de descanso a una trama que por suerte tampoco se recrea excesivamente con los momentos de acción ni intenta esconder sus defectos rebozando el film con rimbombantes persecuciones.

También cabe destacar un sentido del ritmo adecuado para unas aventuras que a nivel técnico no dejan demasiado que desear, e incluso en algún alarde se permiten reproducir lugares emblemáticos como Machu Picchu o las líneas de Nazca con verdadero trazo, y que complementan a la perfección un trabajo que, si bien es cierto que posee carencias más que palpables, nunca pierde el norte y siempre encuentra un desarrollo que no se encuentra ni por encima, ni por debajo de sus posibilidades, haciendo así de Las aventuras de Tadeo Jones una de esas cintas simpáticas que quizá poco tenga que hacer en taquilla contra dos mastodontes como Piratas! o Brave, pero a buen seguro alegrará la tarde del espectador que decida acercarse a verla, ya sea por la versatilidad de una trama que siempre encuentra como reformular la esencia de una propuesta tan menor como agradable, o por un buen puñado de personajes que, aun con sus taras (podría achacarse aquí cierta falta de carisma en su protagonista), consiguen hacer del debut en largo de Enrique Gato uno de esos rincones en los que pasar poco menos de hora y media no se antoja tan complicado como lo fue en pasadas citas con el cine de animación español.


Crítica para www.cinemaldito.com
@CineMaldito
[Leer más +]
34 de 40 usuarios han encontrado esta crítica útil