arrow

El año más violento (2014)

El año más violento
Trailer
6,6
10.633
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Nueva York, año 1981 -según las estadísticas, el año con más crímenes y atracos de la historia en la ciudad-. El inmigrante hispano Abel Morales (Oscar Isaac) y su mujer Anna (Jessica Chastain) han conseguido sacar adelante con éxito su empresa de distribución y venta de gasóleo. Ahora están a punto de lograr la última pieza de su sueño americano: comprar un cotizado terreno frente al río Hudson, un enclave que les permitirá expandirse en el negocio y superar a su competencia. Pero la violencia que sufren en el transporte de sus camiones y una investigación policial amenazan con destruir todo lo que han logrado hasta ese momento. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
A Most Violent Year
Duración
124 min.
Estreno
19 de marzo de 2015
Guion
J.C. Chandor
Música
Alex Ebert
Fotografía
Bradford Young
Productora
A24 Films / Before The Door Pictures / Washington Square Films / FilmNation Entertainment / Old Bull Pictures
Género
Thriller Drama Crimen Años 80 Neo-noir
8
Desasosiego y ambición: el mejor camino no siempre es el camino correcto
Estamos en 1981, el año en que hubo, estadísticamente, más violencia y crímenes en Nueva York, en una época en que el mundo libre parecía abocado al caos del crimen organizado – ya sea por sindicatos inescrupulosos, por criminales de poca monta, por los encopetados poderosos a golpe de talón y falta de compasión o escrúpulos, por leyes permisivas y ciudadanos acomplejados, por una policía y unos fiscales hacendosos pero venales, por una sociedad en ebullición y trastabillada. Venimos de aquellos lodos en apariencia lejanos pero que configuran un presente siempre quebradizo y en manos de los poderes fácticos. Lo difícil es determinar quién está al mando, por cuánto tiempo y a qué precio. Porque en un mundo donde todo está en venta, el único factor determinante es averiguar el precio de cada cual para seguir avanzando, sin miramientos ni concesiones.

Lo mejor de esta película es la atmósfera de peligro constante y vulnerabilidad permanente que crea. Una muy verosímil precariedad que impregna cada fotograma de esta desasosegante y descorazonadora propuesta donde sólo sobrevive el más fuerte, el más despiadado, el que tiene los objetivos más claros y sabe con quién cuenta y de quién se debe proteger. Es una guerra evidente aunque no declarada, donde la cortesía o la educación no presagian nada bueno y la clemencia queda proscrita por inane y perjudicial. Menudo catálogo de lobos con piel de corderos donde los intereses creados van configurando un escenario de falsa urbanidad y peligrosas aristas fatales.

Hay una potente escena – en apariencia intrascendente y anecdótica – que ilumina la trama: el protagonista, Abel Morales, atropella a un ciervo que permanece agonizante en la cuneta de la carretera. Y quiere poner fin a su sufrimiento, pero de la forma ‘más correcta’, como lo llama él, es decir, sin armas de fuego. Pero antes de que pueda llevar a término su plan, su mujer descerraja varios tiros sobre el animal moribundo, concluyendo por la vía rápida el contratiempo. En ambos casos el resultado final hubiera sido el mismo, lo que varían son los medios para alcanzarlo. Y toda la cinta trata de esto: las múltiples bifurcaciones, contradicciones y vasos comunicantes entre medios y fines. Algunos santificados, otros censurados, todos letales.

El final de la cinta es excelente y desolador. Enuncia con sutil claridad la connivencia entre poder político (y judicial) y el poder financiero. La corrupción con mayúsculas. Magnífica película que sin estruendos ni aspavientos radiografía de forma incisiva e irrebatible nuestros males del presente. Muy recomendable.
[Leer más +]
53 de 54 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Lobos con y sin piel de cordero
El año más violento es sin duda una de las películas más estimulantes del año.
De forma realmente extraordinaria, J.C. Chandor entrega una película que es puro cine negro sin necesidad de hablar de mafia o matones (o quizás sí...), construida en base a un guión lleno de momentos de gran tensión, muy bien escrito y con un gran diseño de los personajes principales. Desafortunadamente, ese mimo no existe en los roles secundarios y la película se resiente bastante por ese lado, pero en general el balance es realmente notable porque el espectador tiene la sensación de estar viendo algo fascinante, una película que verdaderamente cautiva su imaginación y lo engancha desde el principio. Por supuesto hay que destacar el retrato que Chandor realiza de la violencia, vista aquí casi como algo inherente a la sociedad y a la gran ciudad, y cómo el ser humano siempre termina pisando al que tiene al lado para sobresalir cueste lo que cueste y triunfar, aunque sea a costa del otro.
No se entiende muy bien cómo es posible que Oscar Isaac y Jessica Chastain no hayan sido nominados a más premios de la temporada "premiable". El guatemalteco va camino de convertirse en un actor todoterreno de esos que valen para cualquier género o personaje, que igual te clavan sensible músico para los hermanos Coen que este tiburón sin escrúpulos al que interpreta en El año más violento. Su presencia llena la pantalla cada vez que aparece y el espectador no duda en ningún momento de que tiene las armas para salirse con la suya. Otra presencia magnética es la de Chastain, que debería estar en los Oscar en el lugar de Meryl Streep (cuyo trabajo en Into the Woods es bueno, pero ni mucho menos es de Oscar). Chastain es una de esas actrices cuyo trabajo está siempre lleno de rigor, carisma y enorme talento, lo cual es un regalo para el espectador. Atención por ejemplo a la escena en que muestra a su marido un arma que una de sus hijas ha encontrado en el jardín. Un ejemplo de fuerza de una actriz extraordinaria.
En definitiva, una notabilísima película acerca del ascenso social, la violencia y los arrestos que hay que tener en la vida. Para todo. No es mundo este para corderos, sino para lobos.

Lo mejor: Oscar Isaac y Jessica Chastain, monumentales, y la tensión de la cinta (ojo a las persecuciones por el puente y la que lleva a cabo Abel por las calles más sucias de la ciudad)
Lo peor: Le falta un poco más de definición en los personajes secundarios y no se puede negar que resulta un tanto tópica.
[Leer más +]
56 de 67 usuarios han encontrado esta crítica útil