arrow

Guardando las apariencias (2004)

Guardando las apariencias
Trailer
6,3
719
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Para Wilhelmina "Wil" Pang, neoyorquina de 28 años, la vida es una representación de juegos malabares entre una prometedora carrera como cirujana y sus responsabilidades como hija obediente. Al igual que la línea 7 del metro que la lleva a visitar a su familia china una vez por semana, Wil está permanentemente en tránsito entre dos mundos. Las expectativas de la sociedad de Flushing, Queens, de la que procede, y su propio deseo de alejarse de ella han logrado que Wil esté satisfecha con la vida paralela que ha optado llevar, a pesar de que ello conlleve un involuntario juego de charadas con su madre viuda y el viejo mundo que ésta representa. El baile de máscaras es cómico incluso en su dolor, ya que Wil tolera las citas semanales que su madre le organiza para que se relacione con buenos partidos americanos de procedencia china en las reuniones sociales chinas de los viernes; sin embargo, cuando la máscara de Ma se resquebraja por primera vez, enseguida todo se convierte en una farsa. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Saving Face
Duración
100 min.
Estreno
23 de diciembre de 2005
Guion
Alice Wu
Música
Anton Sanko
Fotografía
Harlan Borsmajian
Productora
Overbrook Entertainment
Género
Romance Comedia Drama Homosexualidad Comedia romántica Cine independiente USA
"Cándida, un tanto almibarada pero simpática historia de amores lésbicos y minorías raciales en EE UU. (...) se ve con gusto, tiene un guión suficientemente inteligente como para que el interés no decaiga."
[Diario El País]
9
El armario (o cómo salir de él).
Lo que empezó como un visionado por curiosidad y pasar un rato, se convirtió en una muy agradable sorpresa. Divertida, sencilla, ágil, comprometida, inteligente,... diferente.
Una película que toca temas como la represión interna (autorepresión), la represión cultural y familiar, las minorías étnicas y sexuales, el miedo a una relación seria, las relaciones intergeneracionales, etc., todo con un humor muy ameno.
[Leer más +]
8 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
El relato sobre todo lo demás
Una sorpresa de lo más agradable. Aunque no me deslumbró, creo que se trata de una obra estimable por la fluidez con la que se narra, la originalidad de su marco (la comunidad china en Estados Unidos), su falta de pretensiones y la coherencia con la que se llevan las situaciones (a pesar de para dejar una sensación más plena al final se recurran a ciertas soluciones algo rimbombantes).

Si fuese la enésima historia sobre neoyorkinos, si fuese la enésima historia de problemas familiares, de los mismos problemas generacionales, estaríamos ante otro medianía, pero esta, sirviéndose de unos personajes muy verosímiles y unas situaciones la mar de peculiares (sin pasarse de excéntricas), consigue abarcar con más acierto el problema de la comprensión, del choque de culturas que surge dentro de una misma familia a raíz de la inmigración. En esta película los personajes no son capaces de entenderse entre ellos: la madre (Ma) no entiende que está haciendo lo mismo que su padre le está haciendo a ella misma y fuerza así a que su hija se reprima y no comprende que debería tratarla de la misma manera que a ella le gustaría que su padre le tratara. Wil no entiende a su amante, no entiende que ha de ir a la suya y olvidarse de que los demás opinen sobre ella. La película trata su homosexualidad con la mayor de las naturalidades, sin reivindicaciones cansinas, ya tan sabidas para cualquier persona con dos dedos de frente. Soy capaz de creerme lo que sucede en esta película y por lo tanto cumple con su función entretener y hacerse comprender. En ella también hallamos otra utilidad, pues sirve como una mirada interior hacia una comunidad que hasta ahora nos aparecieran esbozadas de una manera esquemática: la de los emigrantes chinos en EEUU. Sí, parece ser que aparte de tener bazares y vender fruta a precio de oro también tienen vida propia. El final pretende hacerse bonito y lo cierto que no me acabó de cuadrar, pero me parece perdonable pues no alcanzar a resultar estridente ni molesto, sencillamente algo edulcorado.

Entrando en consonancia con el resto del conjunto, tanto en las interpretaciones como en la dirección vi un nivel notable que se aleja de ese pretencionismo que se no obsequia en ciertas películas de corte independiente con aires de trascendencia (I heart Huckabees, ejem). Aquí cada uno realiza su trabajo y sabe hacerte llegar lo que pretende transmitir: ríes en sus escenas ridículas, te molesta la intransigencia que algunos muestran y la confección de los planos por parte de la directora no intenta imponerse al relato, si no que se complementa a él y le queda una estupenda, inteligentemente y humilde historia sobre el mundo actual.

En próximos revisionados quizá le suba la puntuación, tiene potencial para ello. Muy recomendable.
[Leer más +]
5 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil