arrow

Pacto de honor (1955)

6,4
684
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
En el año 1870, una caravana que intenta llegar hasta Oregón tiene que detenerse en un pequeño puesto fronterizo, pues no es prudente que atraviese territorio sioux. Desde el fuerte Laramie envían a Johnny Hawks, un hombre experimentado en el trato con los indios para que actúe como intermediario. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Indian Fighter
Duración
85 min.
Guion
Frank Davis, Ben Hecht (Historia: Robert L. Richards)
Música
Franz Waxman
Fotografía
Wilfred M. Cline
Productora
Bryna Productions. Distribuida por United Artists
Género
Western
7
Un pequeño clásico del western que no puede faltar en tu videoteca.
Un pequeño gran western es el que encontraremos en esta estupenda “Pacto de honor” que no defraudará en ningún momento a los aficionados al género.

Dos son los grandes atractivos de esta meritoria película. Por un lado unos escenarios naturales rodados en Oregón y fotografiados magníficamente por Wilfred M. Cline, experto en westerns (“La ley del Talión” entre otros) que no dejará indiferente a nadie y que le separa claramente de los que se rodaban en estudio que tienen la mayor parte de ellos mucha menos fuerza y presencia, ya que si hay que pedirle algo a una historia del oeste es que la naturaleza y los paisajes sean un protagonista más de la trama. Y aquí lo son y de verdad.


El otro punto fuerte es que podremos asistir a uno de los mejores ataques a un fuerte rodados sin lugar dudas en la historia del cine. Habituados a que los indios ataquen como si fueran mezquinos soldados de tercera fila, aquí por el contrario contemplaremos técnicas de asedio y asalto que harán las delicias de todos nosotros.

Si además tenemos de protagonista a un Kirk Douglas que se mueve igual de bien que siempre, en un momento físico y mental de los más brillantes de toda su carrera, acompañado por Walter Matthau –eso sí bastante desaprovechado- y una morbosa Elsa Martinelli en uno de sus primeros papeles, el resultado es francamente bueno, a pesar de las limitaciones propias de este tipo de historias que hace intrínsecamente que tampoco puedan alcanzar pretensiones de obra maestra obviamente.

Con seguridad el mejor western de André De Toth, y uno de los más recomendables de mediados de los cincuenta, ya que además nos ofrece un mensaje ideológico que al menos no es antiindio y que reivindica un cierto mestizaje y una paz y diálogo entre las diferentes culturas, pueblos y razas de América del Norte.

Lástima que sólo fuera una película, porque la realidad fue bien distinta.
[Leer más +]
27 de 36 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
¿De qué lado estará nuestro hijo?
Western brillante, rodado en parajes naturales de Orgón, que aportan escenarios de gran espectacularidad y notable belleza visual. El director, André de Toth, hábil y experimentado, construye una obra de gran dinamismo, de notable emoción y de una fuerza dramática poco común. Las escenas de las cargas de los indios contra el fuerte, de la marcha de la caravana de colonos, del regreso precipitado de la misma hacia el fuerte, de la aproximación entre indios y colonos con deseos de comprar y vender y otras proporcionan al director la ocasión de construir secuencias vibrantes, de gran realismo, de excelente concepción y de una realización impecable. Rodada en cinemascope, el director aprovecha las oportunidades del mismo para resaltar la grandiosidad de algunas escenas. En este sentido citaremos dos: aquélla en la que la lona de uno de los carros de colonos ocupa por unos instantes toda la superfície de la pantalla cuando huyen hacia el fuerte o aquélla en la que la mitad superior del cuerpo de Johnny Hawks (Kirk Douglas), apoyado sobre una rodilla y en posición casi horizontal, ocupa dos terceras partes de la pantalla. La fotografía se aventura a presentar combinaciones de colores muy vistosas y poco habituales. La música de la banda sonora ensaya composiciones de viento y percusión que corresponden a armonías propias del XX y aportan a la obra un aire fresco de modernidad y contemporaneidad poco habitual.
[Leer más +]
22 de 27 usuarios han encontrado esta crítica útil