arrow

El abuelo que saltó por la ventana y se largó (2013)

El abuelo que saltó por la ventana y se largó
Trailer
5,9
6.606
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Allan Karlsson, un anciano de cien años, vestido con su mejor traje y unas pantuflas, se escapa de la residencia por una ventana dejando plantados al alcalde y a la prensa local. No está dispuesto a renunciar al placer de vivir y, aunque no sabe dónde ir, se lanza a la aventura. A lo largo de su larga e intensa vida ha tenido experiencias muy singulares: inverosímiles encuentros con personajes como Franco, Stalin o Churchill, amistades comprometedoras como la esposa de Mao. Además, ha desempeñado actividades de alto riesgo como agente de la CIA o como ayudante de Oppenheimer en la fabricación de la bomba atómica. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Suecia Suecia
Título original:
Hundraåringen som klev ut genom fönstret och försvann
Duración
114 min.
Estreno
11 de julio de 2014
Guion
Felix Herngren, Hans Ingemansson (Novela: Jonas Jonasson)
Música
Matti Bye
Fotografía
Göran Hallberg
Productora
Nice Drama / Buena Vista International (Sweden) / FLX Comedy AB
Género
Comedia Aventuras Vejez
Grupos  Novedad
Adaptaciones de Jonas Jonasson
3
EL "BLUFF" DEL VERANO
Confieso que vivo en la más absoluta ignorancia hacía ciertos éxitos literarios. Jamás había oído hablar de esta obra y de su popularidad hasta que anunciaron el estreno de su adaptación cinematográfica.
Por otro lado, mi experiencia personal me ha demostrado, que el humor sueco es bastante peculiar, y apenas puedo sentir la mínima empatía hacía el mismo.
Cualquiera puede comprobar que estamos ante una película muy irregular, una especie de cruce entre “Forrest Gump” y “El gran Lebowsky”, pero sin el sentido de la maravilla de la primera y el desorden desternillante de la segunda.
La trama se presenta en dos líneas temporales que discurren en paralelo, por un lado las peripecias del abuelo y su gran evasión y por otro sus correrías de juventud conociendo a diferentes personajes históricos en situaciones descacharrantes y surrealistas. Donde incluso hasta Franco no se libra.
El arranque es extraordinario (a golpe de dinamita), pero el globo se desinfla demasiado rápido. Y la media hora final es desesperante, y termina hiriendo de muerte a la película. Me hubiera gustado ver esta historia en manos de Javier Fesser.
Gags aislados y maquillaje de goma, dan lugar al mayor “bluff” del verano. Aún así que bonita es Suecia y más en esta estación.
[Leer más +]
14 de 21 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
De copas con Stalin
Pocos títulos parecen hacer tanto honor a su contenido como El abuelo que saltó por la ventana y se largó. Primero porque es cien por cien verídico, de hecho sucede en una de las primeras escenas de la película. Pero en segundo lugar, y principalmente, porque es un título tan cómico como la película que representa. Una película que a su vez está basada en la conocida novela del sueco Jonas Jonasson, que publicó en 2009 y fue todo un récord de ventas en su país, por lo que la adaptación cinematográfica que lleva a cabo Felix Herngren tiene ante sí la habitual reválida de aquellos amantes del libro que no ven con buenos ojos su paso al séptimo arte. Una situación a la que uno es ajeno al no haberse leído la obra original, por lo que nos centraremos exclusivamente en hablar de la película en sí.

Estamos ante la típica película del hombre tan afortunado como habilidoso que ha vivido mil y una aventuras y que las va contando en flash-back a algún ser cercano. En esta ocasión es Allan Karlsson (magníficamente caracterizado por Robert Gustafsson) el que, mientras acontece la historia principal, elabora una narración en paralelo en la que va describiendo poco a poco todo lo que le ha pasado en la vida, una vida que vio la luz a comienzos del Siglo XX, por lo que es fácil imaginar el gran número de acontecimientos históricos por los que ha atravesado. Como decimos, es una línea argumental que se ha usado bastante en el cine (todos recordamos Big Fish, por ejemplo), pero en esta ocasión se pasa del tono épico y propiamente aventurero a lo cómico, por lo que no llegamos a sentir que estemos ante una historia ya trillada. También ayuda a que no es el principal vector de la obra, como sí lo es la trama que se desarrolla en tiempo presente, todavía más repleta de situaciones estrambóticas en las que es inevitable soltar una carcajada.

Uno de los problemas que a menudo puede tener este tipo de películas es que acaben resultando algo cargantes o, directamente, que se pase de la risa al bostezo. Tratándose además de una cinta de 114 minutos, un metraje cuantioso para una comedia que se presupone ligera, no era difícil adivinar que ese podía ser un obstáculo insalvable para la calidad final del producto. Sin embargo, y pese a que es inevitable que la película pierda fuelle en algún momento, en ningún momento llega a cortar el ritmo como para devaluar su interés. Los típicos momentos dramático-sensibleros que usualmente se introducen en las comedias a modo de descanso o pausa narrativa se pueden contar en la obra de Felix Herngren con los dedos de una mano, y además no da la sensación de que éstos sean prescindibles. Al entrar en la media hora final, hay unos minutos en los que parece que la película definitivamente se va a encaminar por un mal sendero, pero con un par de escenas graciosas logra remontar el vuelo y desde ahí hasta el final (pelín pasteloso, todo hay que decirlo) se logra rematar la película de manera satisfactoria.

Quizá si valoramos El abuelo que saltó por la ventana y se largó desde un punto de vista más amplio podamos decir que tampoco es para tanto, que no deja de ser una película para echarse unas risas, que funciona simplemente como elemento de evasión. Pero pensándolo con detenimiento, hay que preguntarse acerca de la dificultad de llevar a cabo esta película de manera satisfactoria. Y la respuesta es que hubiera sido fácil caer en alguno de los errores que hemos mencionado antes, además de que alguna de las escenas que ahora nos parecen buenas podrían haber dado vergüenza ajena de no haber acertado con el casting o de haber caído en la tentación de una vuelta de tuerca más a la comicidad hasta llegar a lo grotesco (como pasó con cierta serie que terminó con el despertar de Resines, por ejemplo). Así que en este sentido no hay que quitar ningún mérito a la película de Felix Herngren, que logra mantener casi dos horas de comedia con una buena realización (también en el apartado de efectos visuales, por cierto) y que cumple a las mil maravillas con su cometido de hacer reír al público.


Álvaro Casanova - @Alvcasanova
Crítica para www.cinemaldito.com (@CineMaldito)
[Leer más +]
13 de 19 usuarios han encontrado esta crítica útil
Relaciones 1