arrow

Alto riesgo (1981)

4,5
152
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
En Colombia, Michael Serrano, norteamericano de origen hispano, aparenta ser persona honesta y de trato afable que ha alcanzado una gran posición social en el país sudamericano. Pero en realidad Serrano es un narco, y su poder y dinero se debe a sus prácticas ilegales relacionadas con el tráfico de drogas entre Colombia y los Estados Unidos. Así que cuando cuatro amigos norteamericanos necesitados de dinero deciden asaltar su lujosa hacienda y llevarse 5 millones de dólares, Serrano emprenderá una persecución por mitad de la jungla para darles caza. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
High Risk
Duración
94 min.
Guion
Stewart Raffill, Fernando Celis
Música
Mark Snow
Fotografía
Alex Phillips
Productora
Coproducción Estados Unidos-México-Reino Unido; American Cinema / City Enterprise / Hemdale / Libertad Films
Género
Acción Thriller Robos & Atracos Drogas
6
Cuatro hombres y un destino.
Alguien que sea muy riguroso no recomendaría esta incursión de gringos en plan comando de pacotilla para robar a un narco en su propia casa, en Colombia, aún así la película merece más que un comentario.

James Brolin es el listo del grupo y rápidamente vemos en este sólido actor al líder del grupo de Deliverance (1972), Burt Reynolds, por lo similar de su personaje (un líder con 3 panolis) y por tener el mismo doblaje. Brolin empieza dando rigor al argumento. Con la aparición de Ernest Borgnine la cosa promete, al menos en apariencia.

Entra en escena el espigado James Coburn, para enseñar dentadura como un anuncio de dentífrico con sonrisa a cinemascope, en un papel sin mucho lucimiento. Parece que su pose es suficiente para definir al capo de la droga que va a ser víctima del robo por los cuatro aficionados.

El argumento pretende un ambiente de aventura mezclando el humor que viene dado en parte por una banda de revolucionarios caídos en desgracia y convertidos en vulgares ladrones, comandados por un siempre espléndido Anthony Quinn. Este personaje arrastra a un grupo clásico de bandidos errantes por la selva colombiana que se cruzarán con los gringos cuando peor lo están pasando huyendo del ejército colombiano.

Anthony Quinn perfila un personaje lleno de humor, irónico y soterrado, acompañado entre otros de la vieja estampa de mujer revolucionaria de largo pelo suelto, largas faldas y revólver en la cadera, echada al monte, que nos recuerda a aquella otra, por decir una, que fue la peligrosa amante de Burt Lancaster en Los profesionales (1966).

Con todo esto la acción no quita de estar descuidada en los intercambios de disparos, por ejemplo, cuando se pegan tiros a diestro y siniestro sin consecuencias, con demasiada alegría (esto también va en gustos), aunque en otras escenas sí que son algo más certeros, pero sería injusto dejar sin añadir que los personajes de James Brolin y Anthony Quinn, el viejo revolucionario, consiguen mantener con su tropa un buen clima de acción, más o menos creíble, sin que por lo menos la cinta se haga monótona.

Hay una mujer rubia americana por medio, un poco porque sí, se puede decir. En especial me gustó la escena cuando sale el niño mejicano, muy majo, yendo en el autobús cuando el negro le regala el reloj, un buen trabajo el del muchacho, muy natural. En general queda una cinta distraída.
[Leer más +]
7 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Tiene su gracia pero es muy floja
Sam Pechinpah quería hacer una película en Colombia. Había preparado un guión sobre una película con altas dosis de violencia pero también con un algo de lo que reflejó toda su vida en sus películas, su indiferencia hacia las grandes urbes y su respeto por los desiertos, selvas o paisajes abiertos. No encontró ningún productor, o mejor dicho, todos aquéllos que leyeron el guión se asustaron tanto que no sólo no le produjeron el proyecto, sino que huyeron despavoridos. Pero algunos de los actores con los que había trabajado como Ernest Borgnine o uno de sus actores fetiche James Coburn y otro gran veterano Anthony Quinn quisieron formar parte de esta película que finalmente encontró productor y director.

Creo que la cinta va ganando conforme avanza el metraje, en especial creo que el personaje de Anthony Quinn está bastante logrado, tiene algunos guiños la figura de Peckinpah, pero creo que es realmente fallida, buenas localizaciones y poco más. Tiene algo del Grupo Salvaje, salvando las distancias o al menos me recuerdan algunas cosas. Cuánto menos Curiosa.
[Leer más +]
4 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil