arrow

Recuerdo de una noche (1940)

7,3
561
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
El fiscal John Sargent acusa a la joven Lee Leander por robo de joyas, pero el juicio se pospone hasta después de Navidad. Sargent se entera de que Lee es de Indiana y se ofrece a llevarla en su coche hasta la casa de su madre, que le pilla de camino a su propia casa. La madre la rechaza, así que Lee pasa la Navidad con la familia Sargent... (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Remember the Night
Duración
94 min.
Guion
Preston Sturges
Música
Frederick Hollander
Fotografía
Ted Tetzlaff (B&W)
Productora
Paramount Pictures
Género
Romance Comedia Drama Comedia romántica Comedia dramática Robos & Atracos
7
UNA DELICADA COMEDIA
La combustión Fred MacMurray - Barbara Stanwyck tuvo lugar en 1944 con Perdición de Billy Wilder. Esto lo sabe cualquier cinéfilo de pro. Ahora bien, los experimentos químicos con esta pareja se inician en 1940 (en mis modestos conocimientos) con Recuerdo de una noche de Mitchell Leisen, director nacido en Michigan y que comenzó su carrera como diseñador de vestuario y de decoración en películas de Cecil B. De Mille ó el mismísimo Lubitsch.

Posteriormente, en su carrera como director tuvo colaboradores de excepción, como el propio Wilder en los guiones de Si no amaneciera y Medianoche, ó Preston Sturges, director de films como Las tres noches de Eva ó Los viajes de Sullivan. Quiero esto decir que la filmografía de Leisen merece ser rescatada de esos injustos olvidos que muchas veces depara la historia.

Nada mejor que iniciar el rescate con este Recuerdo de una noche que, a decir verdad, es el recuerdo de unas pequeñas vacaciones navideñas, con sus noches pero también con sus días, con sus sonrisas de felicidad inesperada y sus lágrimas de frustraciones predecibles (léase el amargo encuentro navideño de madre e hija) y por encima de todo, con ese concepto de la familia como unidad vital e indisoluble. La vida de Lee Lender (Barbara Stanwyck) es un compendio de fracasos, todos ellos derivados del gran fracaso mayor: la ausencia del calor, del amor y del soporte que da la familia. Los mismos valores que encuentra en la familia de John Sargent (Fred MacMurray). Aunque para ser absolutamente leales con la película, la misma familia que la arropa y la ampara en las Navidades que probablemente hubiesen sido las más tristes de su vida es la misma que en una escena cruel exige de ella, con muy buenas palabras, eso si, su renuncia sentimental.

De cualquier forma, la película aún con esos tintes ciertamente melodramáticos puede catalogarse como una delicada comedia, hábil y entretenida, protagonizada por dos actores que además de químicas sensuales y puntos de ebullición saben interpretar registros sencillos, notas limpias y simples que en su simplicidad encuentran su belleza. Todo ello de la mano de un realizador al que, igual que otros compañeros de aficiones acabo de descubrir. Ya se que es un tanto tarde: Mitchell Leisen.
[Leer más +]
24 de 24 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Toda una joya
Tras leer, hace un tiempo, el libro "Conversaciones con Billy Wider" me quedé con un nombre que aún no conocía (el del director Mitchell Leisen) y con un prejuicio (que había sido un mediocre director).
Tras ver "Medianoche" empezé a cuestionar el criterio de Wilder, condicionado, sin duda, por una cierta antipatía personal. Era, sin duda, la película de un gran director.
Al poco tiempo pude disfrutar de "Una chica afortunada", otra gran película de Leisen. Aquello ya no podía ser casualidad.
Pero fué tras ver "Recuerdo de una noche" que elevé a Leisen, a título personal, a la categoría de director "de culto". No entraré en detalles sobre la película, puesto que la crítica anterior ya lo hace y con mucho acierto. Solo diré una cosa. ¡hay que verla!
Mitchell Leisen es un director a reivindicar con urgencia como uno de los grandes del Hollywood clásico.
[Leer más +]
15 de 17 usuarios han encontrado esta crítica útil