arrow

Las rocas blancas de Dover (1944)

6,3
95
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Primera Guerra Mundial (1914-1918). Susan y John se casan muy enamorados, pero, al estallar la guerra, él tiene que ir al frente. Después de su muerte en combate, Susan se queda en Inglaterra criando a su hijo. El muchacho, al igual que su padre, se hace militar y cuando estalla la II Guerra Mundial (1939-1945) también participará en la contienda. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The White Cliffs of Dover
Duración
126 min.
Guion
Claudine West, Jan Lustig, George Froeschel, Robert Nathan (Poema: Alice Duer Miller)
Música
Herbert Stothart
Fotografía
George J. Folsey, Robert H. Planck (B&W)
Productora
Metro-Goldwyn-Mayer (MGM)
Género
Drama Romance Bélico II Guerra Mundial
7
Drama romántico, militarista y patriotero
Este drama romántico transcurre en Inglaterra a caballo de dos guerras, la primera y segunda mundiales. Tiene todos los ingredientes de los films de la época producidos por la Metro Goldwyn Mayer, drama, romanticismo tal vez exagerado, ternura y grandes dosis de buenos modales y exquisita educación inglesa. La ambientación es perfecta, rodada en estudio casi toda ella, como era costumbre en este tipo de films de la época, con una producción envidiable y un blanco y negro, que tal vez sea esta modalidad fotográfica la ideal para este tipo de producciones, pues nos sitúa mejor en un ambiente ya trasnochado, pero agradable de ver por su gran mérito cinematográfico.
La interpretación de Irene Dunne es destacable, tal vez un poco mayor para el papel que desempeña al principio del film, pues tenía 46 años. El resto del reparto cumple adecuadamente con su cometido, y está repleto de caras conocidas. En él podemos ver a Van Johnson y Peter Lawford, muy jóvenes, al principio de sus carreras, y como anécdota podemos contemplar a una Elizabeth Taylor niña, en una corta intervención y que no figura en el reparto de la película.
Destaca esta producción del año 1944 un argumento un tanto militarista y patriotero, así como un ambiente social aristócrata e inglés a lo largo de toda la producción, con secuencias de fuerte enfrentamiento entre la mentalidad norteamericana e inglesa, aunque suavizada por sus buenos modales y un poco en plan de comedia.
Al igual que otras producciones de la Metro de estos años merece verse por su gran calidad cinematográfica en todo su conjunto.
La versión española (doblaje), que pertenece a su estreno en España en 1947, y doblada en los estudios Metro de Barcelona, es de una calida artística estimable, pero una vez más, el estado del sonido es deficiente, por lo que es más aconsejable la versón original en inglés.

José Antonio ZG
[Leer más +]
6 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
“I have loved England, dearly and deeply”
El día del desembarco de Normandía, en Londres, la norteamericana Susan Ashwood, trabajando como enfermera en espera de los heridos, rememora su llegada a Inglaterra en compañía de su padre, treinta años antes, en vísperas de la primera guerra mundial, en un viaje de dos semanas que será definitivo tras casarse con un miembro de la aristocracia. Producida por Sidney Franklin y basada en un poema de Alice Duer Miller, citado y ampliado para la película, asistimos a un gran fresco del periodo más terrible de la historia de Europa a través de esta romántica historia de amor, un sentido melodrama con ligeras gotas patrióticas y de propaganda –está hecha, no lo olvidemos, en 1944- que refleja muy bien el periodo que algunos historiadores llaman la “Guerra de los 30 años”. El brillante director Clarence Brown consigue establecer una narración muy fluida a través de un largo flashback en un relato emocionante y nostálgico, pero también terrible, contado a través de la voz en off de la protagonista mediante una serie de poemas inspirados en el poema original, transformado en un trabajado guion escrito a varias manos. Irene Dunne borda su papel de mujer dulce pero de carácter a la que la vida y los terribles acontecimientos del momento castigará duramente. Además, el excepcional conjunto de secundarios con Fran Morgan –el inolvidable señor Matushek de “The shop around the corner” (1940) de Lubitsch-, como padre de Irenne Dunne, C. Aubrey Smith como el viejo y entrañable coronel o Gladys Cooper y May Whitty junto a unos muy juveniles Roddy McDowall y Elisabeth Taylor realzan enormemente la calidad de esta magnífica y muy recomendable película.
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil