arrow

La hora incógnita (1963)

6,4
302
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Por una confusión en los cálculos o una avería en los dispositivos de lanzamiento, un proyectil teledirigido con cabeza atómica se ha salido de su órbita y se sabe que va a caer en una zona habitada. Se ordena evacuar el lugar, pero algunas personas, por una razón u otra, han decidido quedarse. Hasta la caída del proyectil, podemos observar su vida cotidiana, sus defectos y ambiciones. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ España España
Título original:
La hora incógnita
Duración
100 min.
Guion
Mariano Ozores
Música
Adolfo Waitzman
Fotografía
Godofredo Pacheco (B&W)
Productora
Cinem. Hispánica S.A
Género
Drama Ciencia ficción Holocausto nuclear
6
Penella, Rey, los Ozores y un holocausto nuclear
Jamás me habría imaginado disfrutando con una película de Mariano Ozores, al menos no de la forma convencional en lugar de la tradicional de su cine: la parodia involuntaria. "La hora incógnita" no es sólo seria, sino que encuentra en frialdad, en su cercano retrato de un puñado de personajes, el motor que la hace funcionar y la convierte en un drama pre-nuclear tan disfrutable, honesto y valiente hacia su tramo final.

Ozores se encarga con su guión (¡sí, hay un guión!) de presentarnos a varios personajes que comparten escenario pero no localización determinada; vamos viendo cómo son, se nos presentan y van interrelacionándose. No es cine de altos vuelos en cuanto a la forma de desarrollar los personajes, no hay grandes dramas a lo Bergman ni tiene esa mirada sucia, por cercana, e hiperrealista, de otros narradores (posteriores) como Altman, Thomas Anderson o Arriaga. Lo importante aquí es situarnos en una posibilidad, remota pero que no habría sorprendido a nadie mirando antecedentes (veinte años antes había sucedido lo de Hiroshima y Nagasaki). Hacerlo bien, con recursos limitados (no hay ni un solo efecto especial en la película, todo es artesanía y dominio del tempo (¡en serio!).

El reparto funciona: no hay nadie que lo haga mal, si bien tampoco podemos hablar de otros que sobresalgan: todos consiguen, como un equipo, en global, que "La hora incógnita" sea un disfrutable drama que si bien pudo haber llegado más lejos en manos de otro responsable (Ozores no lo hace mal, pero sus limitaciones son evidentes), desde luego no desmerece. Una cinta modesta, más que correcta, que funciona bien mientras dura y que hace pensar qué habría sido de la carrera de este hombre si se hubiese dedicado seriamente al medio en lugar de hacer basura (consciente de serlo) a lo largo de su vida. Siempre nos queda ésta: una rareza digna de ver y apreciar, especialmente en estos tiempos en los que todo es digital y blandenguería: sólo hay que ver el último espectáculo circense de Roland Emmerich, "2012".
[Leer más +]
27 de 28 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Muy interesante ejemplo de fantaterror ibérico.
Arranca aproximadamente a las 20,00 horas de la noche, mostrándonos la apresurada evacuación de una ciudad de provincias en una sucesión de escenas cuyo montaje, ambientación, y generoso despliegue automovilístico, sorprende por lo vistoso de lo que sabemos una modesta producción, para de forma escalonada ir conociendo a una serie de variopintos personajes, que cada uno con diferente motivación han retrasado su salida de esa ciudad que por breves apuntes intuimos va a ser destruida esa misma noche, y que si es cierto lo que oímos de boca de una anciana a su compañera de correrías cotillas (ya tenemos 2 personajes y la causa por la que no se han ido), la última oportunidad para escapar de la hecatombe es un tren cuya salida está prevista a las 22,00.

Con esta premisa, supongo inspirada en la interesante referencia "La hora final 1959" de Stanley Kramer (aunque también eje de la trama de alguna que otra serie B norteamericana de la época) y con lo original de ser un cohete espacial con cabeza atómica que debido a un fallo técnico, en lugar de amerizar controladamente en algún lugar del Pacifico, va a hacerlo en esa pequeña ciudad de provincias (curiosa y acertada variante en una época que además de influenciada por guerreras amenazas nucleares – la crisis de los misiles cubana apenas 1 año antes – también estaba inmersa en la carrera espacial), el nunca suficientemente bien ponderado Mariano Ozores sorprende a todo aquel que no conozca o haya visto esta película (dirección y guión), con este interesante drama apocalíptico en el que utilizando un más o menos representativo crisol de personalidades y circunstancias vitales de habitantes urbanos, tomándose su tiempo en describir acertadamente las personalidades de todos y cada uno de ellos, las diferentes formas en cuanto a redención personal y/o "adelante con los faroles" de encarar esa fatídica hora, y ese último tramo de metraje con todos reunidos en una iglesia donde su cura los había atraído repicando las campanas, en el que tenemos desde un cuasi thriller psicológico en torno a una moto operativa y quienes deberían huir en ella, hasta un emotivo melodrama presidido por el creciente buen suspense creado en el espectador ante ese último intento por sobrevivir de los cada vez mas jodidos personajes, y con un puñado de buenos actores dando vida a estos, resulta una más que interesante función, tanto en lo que tiene de reivindicación de un buen director y bestia cinematográfica que el futuro supongo se encargara de poner en su sitio, como en lo insólito del tema tratado en la cinematografía española de la época.
[Leer más +]
8 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil