arrow

Rostro pálido (1948)

Rostro pálido
Trailer
5,3
182
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Bob Hope es un nervioso dentista que se convierte en pistolero cuando se casa con Calamity Jane (Jane Russell), una mujer aficionada a crear problemas y que en realidad trabaja para el gobierno. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Paleface
Duración
91 min.
Guion
Edmund Hartmann, Frank Tashlin
Música
Victor Young
Fotografía
Ray Rennahan
Productora
Paramount Pictures. Productor: Robert L. Welch
Género
Comedia Western Parodia
7
"GO WEST, YOUNG MAN" (Jhon Soule)
A propósito de que en la última ceremonia de los Oscars prescindieron de presentador, no está mal recordar que Bob Hope tiene el récord en esa faceta en 18 o 19 (según que fuentes) ocasiones. Y es que este cómico nacido en Inglaterra y nacionalizado norteamericano que vivió un siglo (1903-2003) fue uno de los más queridos y populares en los USA. Su humor, o mejor dicho sus películas, al menos las que uno veía por televisión en mi infancia pertenecientes a la famosa serie "Road to..." ( siete entregas) junto con Bing Crosby y Dorothy Lamour, nunca fueron santo de mi devoción. Uno era más de Jerry Lewis y de los Hermanos Marx. Luego descubrí a la santísima trinidad (Chaplin, Keaton y Lloyd).
 
Hope siempre asumió el rol del payaso tonto y supo alcanzar el éxito y superar sus limitaciones riéndose de si mismo. Formado en el vodevil desde temprana edad, bailaba y cantaba. "Buttons and Bows", la canción que interpreta en esta película se llevó el Oscar. Ya lo había conseguido con otra canción "Thanks for the memory" en "The Bigbroadcast of 1938" en el 38 que le catapultó a la fama. Por otro lado realizó 57 giras desde el 41 al 91 para entretener a las tropas estadounidenses.

El subgénero paródico de otros géneros fue donde más éxitos cosechó siendo "Rostro pálido" la más celebrada y taquillera. Hope declaró con humor en una entrevista que con esta cinta había descubierto el significado de las palabras atribuidas (erróneamente) a Horace Greeley (director del New York Tribune): "Go West, young man". Hope hacia alusión a su encuentro con "Jane Russell" con la que ya había colaborado en programas radiofónicos. Russel a sus 27 años estaba a punto de despegar en su carrera en la siguiente década. Interpreta a  una "Calamity Jane" de armas tomar. Personaje este el de "Juanita Calamidad" muy representado en la pantalla grande y que ponía el contrapunto de género al rudo, salvaje y machista mundo de hombres del lejano Oeste. Una vez más el tandem de payasos listo (Russell) y tonto (Hope) repite formula y éxito.

Como parodia cómica funciona prefigurando el humor absurdo que  26 años después continuaría Mel Brooks en "Sillas de montar calientes" (1974) con Gene Wilder a la cabeza.  Russell y Hope cumplen con sus roles, (el personaje de Hope también existió en la vida real) se trabajan los gags y nos hacen pasar un rato agradable si uno no es muy exigente con el humor de finales de los 40. Su guionista Frank Tashlin se cabreo mucho con el director a pesar del éxito de la cinta diciendo que la película hubiera sido mucho mejor si le hubiera respetado su guión íntegramente. Tashlin tuvo su oportunidad cuatro años después dirigiendo él mismo la secuela: "Son of paleface" (1952). Fue un fracaso. Y es que Norman Z. McLeod, uno de esos grandes artesanos de los estudios, tenía ya "patas de gallo" dirigiendo comedías (este era su film nº 31) con gentes como Fields, Los Marx, Lloyd, Cary Grant o el propio Bob Hope. La veteranía siempre fue un grado. 

cineziete
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica
6
La posposición infinita.
Mientras que Bob Hope se dedicaba a tener un trabajo en el que tenía la difícil labor de subir el animo cuando se pagaba la entrada,
uno realmente reconsidera sobre si en verdad carcajadas existieron en su época.

Una cinta que es notoriamente envejecida, la mayoría de los chistes solo se dejan pasar y punto. algo inaguantable es la canción "Buttons
And Bows" que no es tan soportable.

Pese a eso hay un gran mensaje en profundidad, la oportunidad mínima para atrasar las cosas. No importa si al final los villanos son
atrapados; mensaje que se insiste en las escenas en que no existe una verdadera relación entre Potter Y Jane.

Película con un inedito final, en el que quizás las mayores risas se provocan en los consejos que se le otorgan a Potter antes de un duelo.
[Leer más +]
2 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
Relaciones 1