arrow

El exorcista: El comienzo. La versión prohibida (2005)

4,8
3.170
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
El Cairo, 1949. Lankester Merrin ha abandonado el sacerdocio y malvive como puede gracias a su reputación como arqueólogo. Un coleccionista privado lo contrata para que robe una imagen sagrada de un templo cristiano recién descubierto en África Oriental. Cuando Merrin acude al lugar, descubre que los hechos inexplicables que rodean el hallazgo podrían tener un origen sobrenatural. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Dominion: Prequel to the Exorcist
Duración
111 min.
Guion
William Wisher Jr., Caleb Carr (Personajes: William Peter Blatty)
Música
Angelo Badalamenti, Trevor Rabin, Dog Fashion Disco
Fotografía
Vittorio Storaro
Productora
Warner Bros. / Morgan Creek International
Género
Terror Thriller Precuela Posesiones/Exorcismos Años 40
Grupos  Novedad
El exorcista
La película fue realizada en su totalidad un año antes de la que finalmente salió y se estrenó mundialmente en los cines: "El exorcista, el comienzo" (Exorcist: The Beginning, 2004), dirigida por Renny Harlin. Esta versión (atención a los nombes en los créditos: Paul Scharder, Angelo Badalamenti, Vittorio Storaro...) no gustó a los ejecutivos de la Warner, por lo que fue desestimada para su estreno. Paul Schrader recurrió a los tribunales, y finalmente consiguió su exhibición en los videoclubes y en DVD. Lo cierto es que, sin llegar a ser consideraba -unánimemente- buena, consiguió mejor valoración por parte de crítica y público que la versión estrenada en las salas, también protagonizada por Stellan Skarsgard.
[FilmAffinity]
"En lugar de sustos baratos, Schrader nos da una visión escalofriante de un buen sacerdote que teme que la bondad quizá no sea suficiente. (...) Puntuación: ★★★ (sobre 4)."
[Chicago Sun-Times]
8
Y dicen que es peor. ¡Válgame dios!
Yo soy de los que acudieron al cine a ver la versión de Renny Harlin, en aquel momento mi fe, no para con dios sino en que la película adquiriese algo de cordura, me permitió aguantar la película hasta el final, a pesar de que apesta a telefilm, a que los actores están horribles, a que la dirección es penosa, a que el guión es terriblemente facilón...

Meses después vi la versión de Paul Schrader que tanto dio que hablar cuando se comentaba en Internet que le habían dado la patada los productores y amigos, no sé como decirles esto, pero..., La versión "prohibida" le da mil vueltas a la estrenada, sigue teniendo el mismo tufo a telefilm, a ello contribuye el doblaje que es de los "baratos", sin embargo los actores están mejor (las cosas como son, se nota), la dirección es más correcta y el guión esta vez sí tiene algo que ofrecer aparte de efectos especiales para atraer a los adolescentes al cine.


Se puede entender que los productores consideraran esta película poco comercial ya que era obvio que ellos querían atraer al nuevo público a explotar: los adolescentes esa es la gran diferencia la estrenada es una película comercial pensada para atraer al publico en masa y la condenada a ver la luz en DVD una película más de autor, con más calidad que cantidad. Quizás lo mejor habría sido que Jhon Frankenheimer no nos hubiese dejado tan pronto y así poder haber realizado él la película, siempre nos quedará la duda de saber que habría hecho él.


Lo mejor: Las conversaciones entre el protagonista y el demonio. La dirección de Paul Schrader. Poder disfrutar de esta película, aunque sea en DVD meses después.

Lo peor: El tufillo a telefilm. Que algunas personas pongan la versión estrenada por encima de esta, incomprensible.
[Leer más +]
21 de 26 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Desaprovechada (5.2)
Me parece que la idea de remontarse a los orígenes del padre Merrin es interesantísima. La excusa no estaría mal, pero creo que se han desaprovechado posibilidades en ambas versiones, en ésta y en la de Harlin. Pero no comparto la opinión de la anterior crítica: por lo menos aquí se alejan del terror de sobresaltos basado en trucos de sonido y trampas de montaje, dando más protagonismo al psicológico y haciéndolo de forma algo más elegante. El diablo que conoce tus tormentos y te ataca con ellos es infinitamente más inquietante que el que se dedica a dar saltos y a gritar. Se nota, además, que se dispuso de más tiempo para trabajar con los actores.
Sin embargo, la falta de presupuesto (sobre todo en los efectos de posproducción) es evidente, comprensible y perdonable debido a todos los problemas a los que tuvo que enfrentarse Schrader para terminar su versión. Tampoco es capaz de crear verdadero terror (¡menuda diferencia con las excavaciones del principio del "El exorcista" de Friedkin, en las que ya estaba clavando las uñas en la butaca gracias a unos impresionantes efectos de sonido y a esa música tan inquietante!), aunque se escapan momentos tensos con la escena inicial, la locura del oficial inglés, los comienzos del chico minusválido poseído...
[Leer más +]
7 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil