arrow

Franklyn (2008)

Franklyn
Trailer
5,0
2.442
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Jonathan Preest es un detective que oculta su rostro tras una máscara. Es un hombre escéptico que odia El Ministerio, una institución religiosa y enigmática que gobierna Meanwhile City y que, durante siglos, se ha encargado de proporcionar creencias a la población. Preest planea una venganza contra El Ministerio, pero, además, trata de castigar a los asesinos de una chica que él intentó proteger. Es el único ateo de Meanwhile City, e intentará evitar que las sectas capten más adeptos. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Reino Unido Reino Unido
Título original:
Franklyn
Duración
97 min.
Estreno
10 de diciembre de 2010
Guion
Gerald McMorrow
Música
Joby Talbot
Fotografía
Ben Davis
Productora
Coproducción Reino Unido-Francia; Recorded Picture Company (RPC)
Género
Ciencia ficción Thriller Romance Thriller futurista Distopía
6
Ópera prima de Gerald McMorrow
Dos años después de haber sido estrenada en el London Film Festival, en el Reino Unido, por fin llega a los cines españoles Franklyn, un complejo melodrama de corte fantástico, con tintes de thriller futurista, realizado por el debutante Gerald McMorrow, que proviene del mundo de la música y la publicidad.

El guión del propio McMorrow narra dos tramas paralelas buscando el efectismo. Éste consiste en ir dejando migas de pan por aquí y por allá, a modo de pistas, con el propósito de mantener al espectador atento, para después tratar de sorprenderlo con ciertos giros, presumiblemente inesperados.

El principal problema son ciertas incoherencias en la historia. El realizador británico no consigue conjugar con solvencia el Londres actual, con un universo denominado Ciudad Intermedia, de forma que la narración puede resultar confusa en algunos instantes.

En todo momento la película ofrece una sensación de déjà vu. Por ejemplo, los góticos decorados de Ciudad Intermedia, con un estilo futurista un tanto retro, recuerdan sobremanera a Dark City de Alex Proyas. Después está el personaje interpretado por Ryan Phillippe, un violento y amargado justiciero enmascarado que, para terminar de recordar a Rorschach de Watchmen, acumula un sinfín de monólogos voz en off durante todo el film.

Para terminar con las influencias, citar las vueltas de tuerca a lo M.Night Shyamalan, el ambiente asfixiante de Blade Runner, el tramo final de Magnolia de Paul Thomas Anderson, en clave de fábula del destino o la función de los clérigos y la religión como ley de Equilibrium de Kurt Wimmer.

En cuanto al elenco, un nombre destaca sobremanera: Eva Green. Su interpretación sobre una chica desequilibrada, que juega peligrosamente con la vida y la muerte, es excepcional. La acompañan un discreto Ryan Phillippe en el papel antes mencionado, un solvente Bernard Hill como preocupado padre en busca de su desaparecido hijo y un impersonal Sam Riley, muy poco implicado en su rol de romántico incurable.

En conclusión, McMorrow abre demasiados frentes, tantos que al final le resulta imposible cerrarlos todos. A los mundos paralelos hay que sumar el romance, la crítica a la religión, consideraciones filosóficas, dramas familiares, realidad, sueños, mitos, traumas de guerra... Resulta imposible profundizar en todo ello, con un metraje de menos de cien minutos.

Sin embargo, se las ha arreglado para narrarnos este tremendo embrollo de manera entretenida, lo cual siempre es de agradecer.
[Leer más +]
17 de 22 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
Misa no entender tusa!!!
Bonito proyecto de película, impecable, variopinta y exótica mezcla de imaginería gótica y tecnología más o menos "rudimentaria", al más puro estilo de eso que se está dando en llamar "Steam Punk". Un misterio por resolver, dos mundos, y como guinda del pastel Eva Green. Pues bien, no he entendido absolutamente nada.

Una bonita y siniestra fotografía, un diseño de decorado y vestuario originales y atractivos, al menos 3 buenos actores, música adecuada, sin estridencias, y sobre esta base aparentemente sólida, la nada, grandilocuente y grotesca nada. Y no puedo decir que no me haya gustado o que me haya aburrido, más bien me debato entre "va a ser que me ha pillado espeso y no la he entendido" o un ganador por poco "no hay nada que entender, la película no cuenta nada de nada". Ni siquiera queda la opción "eeh, es que lo explican todo en la segunda parte".

En fin, estética modernista, técnicas de matrix, sensualidad trastornada y poco o nada que contar.
[Leer más +]
10 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil