arrow

Resucitar un amor (Waking the Dead) (2000)

Resucitar un amor (Waking the Dead)
Trailer
5,8
397
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Un joven americano pierde a su novia, una activista americana, durante la dictadura chilena. Diez años más tarde, convertido en un hombre madurao que se enfrenta al idealismo de los años pasados e intenta afrontar sus aspiraciones, se ve envuelto en un torbellino emocional, en el que empieza a tener las sensación de que el fantasma de su amada está presente en su vida. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Waking the Dead
Duración
105 min.
Guion
Robert Dillon (Novela: Scott Pencer)
Música
Tomandandy
Fotografía
Tom Richmond
Productora
Universal Pictures / Egg Pictures
Género
Drama Romance Fantástico Drama romántico
1
Flan cinematográfico
Desastrosa película en la que se hace muy difícil salvar algo. La historia está tan mal narrada que a duras penas podemos entender algo de lo que está pasando, pero este problema no se debe a lo abstruso de la trama sino a que han puesto todo el empeño en contarla mal. Los saltos temporales adelante y atrás son utilizados hasta el hartazgo pero confunden tanto que es necesario tomarse unos segundos en cada escena para saber en dónde estamos, qué me están contando y quién está hablando.
La sensación general es de desasosiego continuo porque uno no entiende si es que estamos frente a una película que nos cuenta la vida de un lunático demente, si se trata de la segunda parte de Ghost (Zucker, 1.990), una historia de denuncia política o la vida de dos personas tan diametralmente opuestas que se sienten irremediablemente atraídas. El problema es que como no tienen de qué hablar ni qué decirse pues adoptan posturas horizontales a la menor ocasión. Lo cual no deja de estar mal pero, en ese caso, mejor haber apostado directamente por una película erótica y lo hubiéramos pasado infinitamente mejor.
Hay escenas que rozan tal ridículo que uno siente pena por los pobres actores, hay dos que merecen especial atención, la primera es un arranque que la da a Connelly/Williams en una fiesta, la segunda es una cena de celebración de Crudup/Pierce con su familia. Pero eso no significa que el resto salven los platos, ni mucho menos, es que esas dos son especialmente memorables. Ahí me entraron dudas si no se trataba de una película de humor de trazo grueso.
No he decidido si Crudup es mal actor o es que no puede hacer más con este esperpento, probablemente ambas cosas sean ciertas. La luminosidad de la cara de Connelly no me deja ser objetivo pero casi que tengo los mismos problemas aunque cuente con una carrera de mucho mayor calado que el primero.
Tiene cierto interés la película como ejemplo de cómo no se deben hacer las cosas para contar bien una historia, las malas películas nos hacen disfrutar más de las buenas haciéndonos comprobar lo diferente que es una historia interesante y bien narrada de cosas como ésta.
[Leer más +]
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Descafeinada
La película comienza cuando en 1974 Fielding, con veintipocos años, se entera mirando las noticias en la TV que su novia, Sarah, una defensora de los derechos humanos, ha muerto víctima de una bomba de la dictadura chilena. Numerosos flash-back nos llevan a dos años antes, cuando se conocieron y se enamoraron y a todo el tiempo que pasaron juntos hasta el año en que ella muere. Y, de vez en cuando, la historia transcurre en 1983, cuando Fielding, con treinta y tantos años, se presenta a las elecciones americanas como senador, que es lo que ha querido hacer siempre. Pero no ha podido olvidar a Sarah y, de buenas a primeras, cree escucharla y verla por la calle.

Los primeros veinte minutos de la película, cuando se nos plantea la historia y se presenta a los personajes, el interés se mantiene. Pero ese interés se desvanece después de ese tiempo porque las idas y vueltas del pasado al presente y del presente al pasado se hacen pesadas y reiterativas. Discusiones políticas entre la pareja y sus amigos en un tiempo en que Estados Unidos estaba en guerra contra el Vietcong y medio país en contra de la guerra de Vietnam cuando nos trasladamos a los setenta. Y cuando la película transcurre en los ochenta, vemos los problemas de Fielding, que no puede centrarse en las elecciones porque está convencido de que Sarah está viva y quiere buscarla, pero no sabe dónde.

La ambientación de la época hippie y de la contracultura americana está lograda y las interpretaciones también, por eso le pongo un 5, aunque nos creemos más al Fielding novio de Sarah en los setenta que al aspirante a senador de los ochenta.

Nos quedamos sin saber qué se pretende en la película, si hacer una crítica política, si contar una historia de fantasmas o de amor. Y la verdad es que a medida que avanza cada vez importa menos porque, sea lo que sea lo que quiere decir, lo único que consigue es aburrirnos.
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil