arrow

El tesoro de Lost Canyon (1952)

5,4
49
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
David, un joven huérfano que va camino de California, cae en las manos de un bribón del espectáculo que se dedica a vender medicamentos. Años más tarde, se convertirá en un ladrón entrenado. El "doctor" y David llegan a ser íntimos amigos. Pero todo esto cambia cuando el chico descubre un tesoro y la buena amistad cede el paso a problemas y coincidencias extrañas... (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Treasure of Lost Canyon
Duración
82 min.
Guion
Brainerd Duffield, Emerson Crocker (Novela: Robert Louis Stevenson)
Música
Frank Skinner
Fotografía
Russell Metty
Productora
Universal International Pictures (UI)
Género
Aventuras Western
Grupos  Novedad
Adaptaciones de Robert Louis Stevenson
5
Nada adquiere su valor, hasta que no supera la prueba del fuego.
Estamos a ante un western simpático y atípico en clave de humor, en plena época de western de caballería, indios y forajidos del lejano Oeste, lo que lo convierte al "Tesoro de lost Canyon" en un Wetern diferente.
El western básicamente fusiona como seria la vida de una persona culta y científica, en mitad del lejano Oeste, con un William Powell, que no se calla ni bajo el agua y no para de hacer bromas científicas y soltar frases cultas elocuentes, que lo convierten en un incomprendido, un adelantado a su tiempo y un nacido en una época que no le corresponde; como le paso en su dia al musico Trent Reznor, en el mundo de la música.
El film, mezcla todo esto con valores entrañables como los de "Quien tiene hijo varón, no dé voces al ladrón" que viene a decir algo así como: perdona los defectos ajenos, si tu sabes que vas incurrir en ellos y otras moralejas como "El dinero no da la felicidad" pero si lo tienes es mejor.
[Leer más +]
7 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Agradable película familiar
Simpática, amable y entrañable película para toda la familia, dirigida más bien al público joven, no en vano es una adaptación de Robert Louis Stevenson, autor entre otras de la magnífica "La isla del tesoro". No es un western ni tampoco de aventuras como nos sugieren los topics de esta página, sino más bien un drama amable salpicado de gotas de humor en el que se ensalzan los valores sencillos y nos advierte del poder de corrupción del dinero y la tentación de la avaricia.
Un niño que queda huérfano durante un ataque de la diligencia en la que viajaba al Oeste con su padre, queda a merced de unos buscavidas charlatanes de feria, que lo adoptarán y lo explotarán en sus atracciones ambulantes y le enseñarán a robar y engañar para ganarse el pan.
En una de sus actuaciones en un pequeño pueblo, su jefe muere y sus compañeros le dejan abandonado. Pero topará con un peculiar hombre(William Powell), hombre de mucha sabiduría y bastante filósofo, quién simpatizando con el niño, decidirá adoptarlo.
Parece que comienza así un periodo de verdadera felicidad para el muchacho, pero pronto se topará con lo que para él, va a representar una maldición. Encontrará un tesoro antiguo, que en vez de dicha, le va a reportar infinidad de problemas.
Rodada en el glorioso Technicolor de la época, es una cinta sencilla cuyos conflictos se resuelven facilmente, pero cuyos toques de humor, mezclado con la simpatía y ternura que desprende la cinta, además de la actuación del sin par Powell, hacen que esta película se vea con agrado y constituya un buen entretenimiento, más para los niños del ayer que para los de hoy, a los que quizá tantos mensajes aleccionadores y tan poca violencia eche para atrás.
A mí, que soy talludito, me gustó. La considero una película " bonita".
Por cierto, me pareció una especie de lejana versión de "Oliver" de Dickens, pero ambientada en el Oeste americano.
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil