arrow

Louise-Michel (2008)

Louise-Michel
Trailer
5,2
658
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
En una fábrica de la Picardie francesa se lleva a cabo una reducción de plantilla. Unos meses después, aunque las trabajadoras están alerta, un regalo de la empresa las tranquiliza. A la mañana siguiente, descubren que la fábrica ha sido desmantelada durante la noche para ser trasladada a otra población. Las empleadas deciden entonces juntar sus ridículas indemnizaciones para financiar un proyecto de reubicación laboral. Louise, la más loca de todas, tiene una idea factible y asequible: ¡contratar un asesino profesional para que mate al jefe! (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Francia Francia
Título original:
Louise-Michel
Duración
94 min.
Estreno
15 de octubre de 2010
Guion
Benoît Delépine, Gustave Kervern
Música
Gaëtan Roussel
Fotografía
Hugues Poulain
Productora
MNP Entreprise / Arte France Cinéma
Género
Comedia Drama Comedia negra
"Grotesca comedia. (...) Pasada media película, (...) lo que ya era extremo y monstruoso, pierde por completo el contacto con la realidad y el común de los sentidos."
[Diario ABC]
"Pretendidamente graciosa pero delirantemente boba película francesa"
[Diario El País]
2
Mala con avaricia
En buena práctica, debería abstenerme de hacer la crítica de esta película por no haberla terminado de ver. No lo hice porque abandonamos la sala antes de que acabase la proyección —cosa que he hecho muy pocas veces en la vida—. No fuimos los únicos pues ya nos habían precedido en la deserción del cine una docena de espectadores más, y no es seguro que fuésemos los últimos en rehuir el pase completo.

No me rasgo las vestiduras con facilidad, pero ésta es una película sin pies ni cabeza que trata de ser —sin conseguirlo— una comedia disparatada. El problema que arrastra es que tiene muy poca gracia. Al principio, cuando uno todavía no sabe de qué va, esboza alguna sonrisa pero pronto se le congela la expresión. Y si esta película no consigue hacer reir, se diluye como un azucarillo.

Las interpretaciones no es que sean buenas o malas es que están al servicio de la nada. ¿Yolande Moreau —la portera en "Amélie"—, por ejemplo, hace una buena interpretación?
En una película de zombis su actuación sería mucho más celebrada pero, no cabe duda, que hace verosímil un personaje por el que, a partir de cierta hora, uno cambiaría de acera para no cruzarse con él. Lo que no me queda claro, como en la mayoría de los casos, es qué justifica un personaje así en el desarrollo de la acción. Si eso es una buena interpretación, lo es en un contexto que la desaprovecha.

Recurre a recursos, por otro lado, que pueden herir la sensibilidad de una parte de los espectadores. La canción "cristiana" me parece una "genialidad" prescindible, como lo sería una "mahometana" de iguales características. Uno recuerda la excepcional "La Vida de Brian" para darse cuenta de la distancia sideral que media entre el ingenio y la actividad cerebral casi isoplana, cuando se quiere ser desmitificador. Recordar, en otro orden de cosas, en pretendida clave de humor, actos terroristas que han arrancado la vida a miles de personas, es como contar chistes despiadados de invidentes o discapacitados mentales. A mí, por lo menos, no me motivan. Si eso es anarquismo visual prefiero algo más convencional. Me quedo con el "poder" antes que con el "querer y no poder".

Es una película que no aporta nada —ni una idea, ni una frase, ni un personaje, ni un paisaje, ni una canción...—, con indisimulada vocación hacia lo friki, que se recrea en lo repulsivo como un fin en sí mismo, irreverente sin causa, y que se hace pesada... muy pesada. Al menos hasta donde la vi, la sensación de tomadura de pelo no me la quita nadie.

"Para gustos se hicieron colores, y para colores, flores". Respeto a los que les guste pero no les elegiré como asesores cinematográficos de películas a ver.
[Leer más +]
17 de 30 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Absurdo del absurdo
Lo de esta película sí que es enfrentarse a la crisis económica. Louise trabaja en una empresa textil que acaba de cerrar y no parece que esté demasiado cuerda. Michel es un matón de pacotilla que recibe la misión de matar al jefe de esa empresa, y tampoco parece que esté muy bien de la azotea. Los dos forman una pareja cómica, el Zipi Zape francés del tebeo de Delépine y Kervern (para colmo, también pareja, pero de directores). Nadie mejor que Yolande Moreau, musa de los realizadores y actriz de gran carrera teatral, para dar veracidad a una historia que se regodea en lo absurdo. Viendo las películas de estos directores, da la sensación de que el cine, para sus artífices, nunca puede ser una vía normal para representar la realidad. Y de ahí se entiende que la realidad tampoco es demasiado normal. Delépine y Kervern en Louise Michel no consiguen más que filmar un suma y sigue de salidas de tono. Como reflexión de algo me parece insuficiente. Como comedia absurda, también. Pero ganó el premio a mejor guión en San Sebastián...

Xavier Vidal, Cinoscar & Rarities http://cachecine.blogspot.com
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil