arrow

Riget II - El reino II (Miniserie de TV) (1997)

7,2
935
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Continuación de la miniserie de televisión escrita y dirigida por Lars Von Trier en 1994. Ambientada en un moderno y laberíntico hospital localizado en un antiguo pantano, Riget contiene una mezcla de géneros en la que no faltan elementos fantásticos, de terror y de comedia negra. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Dinamarca Dinamarca
Título original:
Riget II - The Kingdom II
Duración
286 min.
Guion
Lars von Trier, Niels Vorsel
Música
Joachim Holbek
Fotografía
Eric Kress
Productora
Coproducción Dinamarca-Suecia-Francia-Alemania-Noruega;
Género
Serie de TV Intriga Terror Fantástico Drama Miniserie de TV Medicina Comedia negra Sobrenatural Secuela
7
¡Escoria danesa!
Segunda parte de esta miniserie con la que Lars von Trier, habiendo dirigido ya la notable Europa, sigue apuntando maneras, dando señales de identidad singulares y muy personales. Argumentalmente, todo sigue como acabó la primera parte; el embrollo que se propone, como una bola de nieve, crece incesante, y los personajes se mueven por el Reino cada vez más desquiciados.
El guión sigue a su buen nivel, conservando los excelentes puntos de humor negro y el áurea cínica que envuelve a sus personajes, así como las referencias sociales y esotéricas.

Sin embargo, existe un 'pero' que resulta fastidioso. Y es que la serie no tenía que acabar así. Y no es que no me guste el final, ni que ponga objeciones a las conclusiones de Riget II; simplemente es que, en principio, Lars von Trier tenía que rodar una tercera parte que no se pudo llevar a cabo debido a que dos de los personajes principales, Ernst-Hugo Järegård (Dr. Helmer) y Kirsten Rolffes (Sra. Drusse) fallecieron un año después del rodaje, dejando huérfana la historia. Así pues aún esclareciéndose algunos enigmas, en esta segunda parte nos quedan cabos sueltos que probablemente nunca se resuelvan (a menos que alguien robe el guión a von Trier...).
[Leer más +]
14 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
El hombre que miraba fijamente a sus excrementos.
305/15(21/12/10) Segunda y última temporada de la serie creada por el danés Lars Von Trier. Estaba destinada a tener al menos una tercera pero Ernst-Hugo Järegård (excelente Dr. Helmer) y Kirsten Rolffes (magnífica Sra. Drusse) fallecieron y siendo estos los almas de la historia se canceló el proyecto, quedando este bastante huérfano de respuestas y con varios temas abiertos. Esta segunda entrega mantiene el nivel de la primera, de la que ya he hecho una crítica, estos cuatro episodios se abren en varias subtramas que mezclan el drama más doliente con la historia de la madre y el hijo monstruo, la intriga y el misterio con la Sra. Drusse buscando almas perdidas por el hospital, llevando de acólito a su hijo, el thriller de terror con los celadores haciendo apuestas de competiciones de ambulancias corriendo en contra dirección, o la comedia con un doctor con problemas de personalidad que es atendido por un ‘chaman’ que se ha instalado en la clínica y por supuesto el carismático Dr. Helmer que en esta temporada debe lidiar multitud de problemas creados por el mismo, el más acuciante es la acusación de negligencia médica con una paciente, en esta temporada ha cambiado su auto por uno mini eléctrico que meter dentro del hospital, dejando cargando las baterías en cualquier enchufe, aunque esto suponga desconectar algún aparato de un quirófano, Helmer es el alma de la serie, un tipo que dentro de su mezquindad y pusilanimería es muy divertido, hilarante como estudia sus excrementos por si se hunden o flotan, o como intenta sabotear a los que buscan pruebas en su contra, Ernst-Hugo Järegård lo borda, sabiendo no caer en la sobreactuación. La puesta en escena es igual que en la primera, mucha cámara en mano, poca o nula música, fotografía en tonos amarillentos, con un ritmo narrativo ágil, que para mi gusto rompe el relato de la madre y el hijo monstruo, demasiado escabrosa, que llega ser de mal gusto, no acorde con el tono de la serie, asimismo vuelven a estar los dos lavaplatos con síndrome de Down que son una especie de coro griego que da opiniones sobre lo visto, así como a Lars Von Trier en los títulos de crédito finales hablándonos de lo visto y de lo por ver. El resultado final es una muy entretenida serie, que se mueve por terrenos poco transitados en la tele, siendo recomendable a aquellos que quieran un producto de buena calidad que se salga de lo establecido. Fuerza y honor!!!
[Leer más +]
6 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil