arrow

Banderas de nuestros padres (2006)

Sinopsis
Segunda Guerra Mundial (1939-1945). La batalla de Iwo Jima (1945), el episodio más cruento de la guerra del Pacífico, quedó inmortalizada en la foto de unos soldados que izaban una bandera norteamericana. El objetivo de esta batalla era la toma de un islote insignificante, pero de gran valor estratégico, pues desde allí los japoneses defendían su territorio. En la contienda cayeron más de 20.000 japoneses y 7.000 estadounidenses. Mientras tanto, en los Estados Unidos la célebre foto en la que seis soldados izaban la bandera americana fue un instrumento propagandístico para conseguir fondos que permitieran seguir sufragando los gastos de la guerra. El mismo año el propio Eastwood dirigió ''Cartas desde Iwo Jima'', que narra la misma batalla desde el punto de vista japonés. (FILMAFFINITY)
Director
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Flags of Our Fathers
Duración
132 min.
Estreno
3 de enero de 2007
Guion
William Broyles Jr., Paul Haggis (Libro: James Bradley, Ron Powers)
Música
Clint Eastwood
Fotografía
Tom Stern
Productora
DreamWorks / Warner Bros. Pictures / Malpaso / Amblin Entertainment
Género
Bélico Drama II Guerra Mundial Basado en hechos reales
Siendo una gran película, no es difícil sentenciar que "Banderas de nuestros padres" es peor que "Salvar al soldado Ryan", y eso se sabe desde el momento que ves la escena de los cañones de las ametralladoras japonesas sobresaliendo de sus búnkers (“suena a déjà vu”, como inmejorablemente describe Boyero). Los horrores de la guerra, la cercanía de la muerte y el hiperrealismo del combate están bastante mejor retratados en el filme de Spielberg, y en lo único que "pierde" SSR es en la insoportable cursilada del cementario aquél y la familia WASP rindiendo honores al héroe. Eso lo sabía sin duda Eastwood, que aquí nos acerca no a antihéroes, sino a dignos combatientes que nos confiesan que los verdaderos héroes están muertos. Luego todo lo que ocurre en Estados Unidos está bien narrado, sin llegar a apasionar, y sin que puedas sacar una denuncia aclaratoria que no sea que a los muertos se les podría poner medallas, pero no pueden recaudar dinero. Luego también tocaría compararla con la excelente "Cartas desde Iwo Jima", igual de bien hecha, quizá menos entretenida pero más profunda y sentimental. Aunque es posible que, a los amantes del género bélico, los niveles de testosterona nos nublan cualquier juicio sensato de unas películas en las que sólo nos "ponen" las escenas ésas en las que unos cañones de ametralladoras se asoman sobresaliendo de sus búnkers… Y es que, siempre que aparece la carita del Ryan Phillippe en USA, recordando y girando la cabeza, en la nuestra sólo resuena: "Venga Clint, déjate de historias, queremos más déjà vu".
[FILMAFFINITY]
6
¿Pero qué has hecho Clint?
El film tiene conceptos interesantes como la gran puesta en escena o una historia atractiva. Lejos de ser una "americanada", la peli es crítica con la sociedad y política estadounidenses (la necesidad del pueblo americano de héroes que tiren del carro o la manipulación de la verdad para alcanzar un objetivo), pero también tiene puntos negativos que me han pesado mucho.

En mi opinión el montaje le hace mucho daño a la cinta. Los saltos temporales no están bien narrados y pasado un rato se empieza a repetir el mensaje. La última hora me ha parecido mala y muy pesada. La banda sonora muy discreta, no aporta nada.

Espero que Letters from Iwo Jima sea mejor...
[Leer más +]
149 de 192 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
la memoria de nuestro padres
Uno de los comentarios más halagadores que he oído de Clint Eastwood es que "es un Michael Moore con glamour". No es totalmente cierto, pero a veces los piropos, exagerando, e incluso deformando, ponen algo de justicia poética allí donde no llega la justicia real.
Eastwood no tiene la vena militante/combatiente de Moore, pero sí tiene una visión muy crítica de la realidad americana. A lo largo de su historia ha desarrollado todo un fresco profundo y amargo del mundo americano de los últimos años; ha filmado algunas de las obras más conmovedoras y personales que se hayan podido hacer sobre mitos tan recurrentes como el mundo de los pistoleros, el del boxeo, o, como en esta última cinta, el de los héroes de Iwo Jima.
Con Eastwood los personajes crecen y se llenan de humanidad. Tiene Eastwood una actitud muy generosa hacia todo y hacia todos, de modo que en sus historias no existe la maldad absoluta ni la bondad seráfica, sino que todos sus personajes acaban resultando entrañables, aun después de haber pasado por el infierno al que los seres humanos nos condenamos ciegamente.
En su última cinta (Flags of ours fathers) Clint Eastwood nos muestra el mundo brutal de la guerra, y, también, nos enseña el lado, raras veces entrevisto, de los intereses financieros que hay detrás de ese negocio bélico. En una historia apasionante de heroísmo fraternal, el director californiano nos trae a esos personajes sencillos que se agigantan en sus hazañas sangrientas sin dejar de ser los simples chicos que un día dejaron su novia en el pueblo; pone a esos héroes a su pesar en mitad de la vorágine de la guerra y de los turbulentos asuntos del dinero.
Una película absolutamente recomendable.
[Leer más +]
98 de 140 usuarios han encontrado esta crítica útil
Relaciones 1