arrow

Grindhouse (Planet Terror) (2007)

Grindhouse (Planet Terror)
Trailer
6,4
41.661
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Grindhouse es una película de terror dividida en 2 partes, una dirigida por Tarantino y la otra por Robert Rodríguez, siendo cada una de ellas de algo más de una hora de duración. A su vez ambas están separadas por falsos trailers de películas de terror, creados por los conocidos directores del género Eli Roth, Rob Zombie, Edgar Wright.

"Planet Terror", dirigida por Rodríguez, se trata de una película de zombies. Mientras los afectados por un extraño virus se convierten en un ejército de agresores enloquecidos, Cherry, una bailarina de striptease lisiada, y su ex-novio Wray dirigen un espontáneo equipo de guerreros, adentrándose en la noche hacia un destino que dejará millones de afectados, infinidad de muertos y unos cuantos afortunados supervivientes que lucharán por encontrar el último rincón seguro en el mundo. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Grindhouse (Planet Terror)
Duración
95 min.
Estreno
3 de agosto de 2007
Guion
Robert Rodriguez
Música
Graeme Revell, Robert Rodriguez, Carl Thiel
Fotografía
Robert Rodríguez
Productora
Dimension Films / The Weinstein Company
Género
Terror Thriller Acción Comedia Comedia de terror Gore Zombis Película de culto
Grupos  Novedad
Grindhouse
"Rodríguez ha logrado uno de los mejores trabajos de su carrera, un honesto, sentido e intensísimo homenaje (...) 'Planet Terror' ocurre en el excesivo mundo del imperativo de goce (z)inéfilo."
[Diario El País]
“Virtuosismo resultón a la hora de construir artilugios de mero entretenimiento. (...) Lo mejor: la libertad del director para articular sus delirantes excesos (...) Lo peor: la simpleza que se esconde bajo el virtuosismo habilidoso de unas imágenes ruidosas, violentas y pretendidamente irónicas."
[Diario El Mundo]
7
Planet B-Movie (¡A mí de pequeño me daban 2!)
John Waters en su libro ‘Majareta’ se preguntaba qué había pasado con el talento creativo. Si se encontraba completamente muerto y cómo era posible apartar al público del temido vídeo cuando la única explicación de su popularidad era que la mayoría de los mortales no tenían valor de masturbarse en salas de cine.
Lo escribió en los ochenta desconociendo que el vídeo sería remplazado por tecnologías digitales que lograrían emular parcialmente el cine en la propia casa del espectador, que los cines antiguos del interior de la ciudad, de imperdurable encanto, serían transportados a las afueras en forma de multicines y que las sesiones dobles o continúas desparecerían de la faz de la tierra convirtiendo la exhibición de películas en un parque de atracciones.

Y todo lo anterior se encontraba incluido en el capítulo que dedicaba a William Castle (el Rey de los Trucos) que convirtió las salas americanas de los cincuenta y sesenta en una feria ambulante gracias a la imaginación, frente a los escasos medios, y los gimmicks (trucos promocionales y publicitarios) para vender sus películas.

“Grindhouse”, bajo la doctrina de exhibir inicialmente juntas las películas, con insertos de trailers imposibles y geniales de películas de serie Z, y su posterior separación para el mercado europeo y reestreno en el americano, ofrece algo que parecía perdido en el panorama actual: cómo vender una idea, una película, no limitarse a vender el producto, como si fuese un refresco, con campañas de marketing radicales y multimillonarias.

Y no hay nada mejor que hacer un homenaje a la doble sesión de las salas de mala muerte y al cine exploitation si los elegidos son Rodríguez y Tarantino. Ambos especialistas en rescatar y mezclar géneros. Es uno de los encantos del proyecto junto a esa imagen sucia y maltratada. O lo que es llevar a las últimas consecuencias lo que previamente había intentado plantear Rob Zombie en “La casa de los 1000 cadáveres” o “Los renegados del diablo”.

“Planet Terror” posiblemente sea la mejor y más completa cinta de Robert Rodríguez, que anteriormente había intentado hacer ‘la película homenaje definitiva’ con diferentes resultados (“Abierto hasta el amanecer” o “The Faculty”). Ya sea buscando el lado gamberro o copiando directamente “La cosa”.
El resultado es un homenaje imposible al cine de Carpenter y Romero, bizarro, gamberro, desenfadado, alocado, friqui, con un catálogo de frases y momentos cachondos y construyendo y entendiendo el género desde un prisma que combina el terror y la comedia como se hacía en los ochenta.
Todo un acierto que el cine fantástico y la Serie B agradecerán al haber encontrado nuevamente una entidad que parecía perdida y le había sido arrebatada.
[Leer más +]
194 de 241 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Propuesta de lema para la distribuidora: "Por amor a las pelas, nos cagamos en tus muelas"
Resulta repulsivo que la distribuidora haya partido esta peli en dos, para mayor lucro, destrozando así por completo una original narración, en la que se homenajea a las antaño numerosas salas de doble sesión (cines Texas, América y Condal: como os añoro), y en la que lo que vemos (dos pelis, con sus respectivos cortes para restarles duración, anuncios de restaurantes de la zona, y trailers de otras pelis tan de serie B como las que se proyectan) sea lo que cualquier espectador de aquellas salas veía. De verdad que es muy vergonzoso que por amor a la pela se hayan cargado la verdadera narración: ojalá que se gasten los beneficios en antihemorroideos y laxantes.

En fin, que tristezas vomitivas aparte, y reseñando cada peli por separado (y olvidando que originalmente era como si hubiesen puesto una cámara en la butaca de uno de aquellos cines), decír que este segmento del señor Rodriguez es, sencillamente, bestial.
Las interpretaciones están a la altura de la caspa que destila el argumento (la McGowan sigue estando buenísima, pero continúa siendo un callo horrendo como actríz), los personajes son meros estereotipos de peli mala de los 80', y las fantasmadas, lo incoherente y lo inverosímil, se suceden a ritmo de vértigo.
Pero como se trata de tomarse a cachondeo aquel tipo de producciones, el resultado no puede resultar mejor: violencia a saco, gore cachondo a paletadas, señoras estupendas ligeras de ropa sin que haya motivos para ello, acción a toneladas, y humor negro negrísimo en una escena sí y en otra también.
A destacar que pese a hacer las pelis (la de Tarantino igual) con un estilo ochentero muy conseguido, y estar llenas de rayas y pelos (tal y como se proyectaban en aquellas salas), el uso de móviles y la mención a la guerra de Irak, hacen aún más evidente que todo se trata de una broma de proporciones mayúsculas.
Del todo recomendable por su acción sin límites, su ritmo frenético, los personajes absolutamente lisérgicos, y por su añadido en forma de trailers de pelís infumables (no podría destacar solo uno). Eso si, tomándosela siempre como el bromazo que es y sin buscarle ningún tipo de seriedad.
[Leer más +]
70 de 101 usuarios han encontrado esta crítica útil