arrow

La bestia humana (1938)

La bestia humana
Trailer
7,5
1.772
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Inspirada en la novela homónima de E. Zola. El maquinista de tren Lantier (Jean Gabin) es un hombre solitario marcado por el estigma hereditario de la locura. No puede reprimir su misoginia y su trato con las mujeres es muy violento. Solo es feliz mientras conduce su locomotora que cubre el trayecto desde El Havre hasta París. Comete un gran error al enamorarse de Sévérine (Simone Simon), que lo que busca es inducirlo a matar a su marido. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Francia Francia
Título original:
La bête humaine
Duración
99 min.
Guion
Jean Renoir (Novela: Émile Zola)
Música
Joseph Kosma
Fotografía
Curt Courant (B&W)
Productora
Paris-Films Productions
Género
Drama Melodrama Trenes/Metros
Grupos  Novedad
Adaptaciones de Émile Zola
8
Cruce de Vías
Por supuesto "La Bête" no es seguramente la mejor película de Renoir, pero sí una de las indispensables de su filmografía, rodada en plena forma, poco antes de su obra maestra "La Regla del Juego", supone, nuevamente la adaptación de un clásico de la literatura francesa, no por casualidad Emile Zola, del que adaptó en los años 20 "Nana", autoconsiderada primera película por su autor, la que sería despedida de su primera mujer Catherine Hessling.
Zola, Simenon, Mirbeau, Fourchardière, Maupassant, Flaubert, en fin, muchos de los grandes clásicos fueron llevados al cine por Renoir, la mayoría de las veces con unos resultados magníficos. Con Zola compartía por supuesto una visión naturalista de la vida, a la que Renoir dio un toque especial, el denominado "Realismo Poético". También en esta película son visibles los intentos de establecer un criterio estético en sus películas, incluso aunque tengan una base naturalista.
La historia establece un paralelismo metafórico con el mundo del ferrocarril al cual pertenecen sus protagonistas, como aunténtico "modus vivendi". Mundo endogámico, los ferroviarios son hijos de ferroviarios y sus hijos serán también ferroviarios, regido por el devenir de las salidas y las entradas de los trenes en la estación como otrora eran las estaciones para el labrador o la lluvia para el pastor nómada, viven en las estaciones, compran en sus economatos, beben en sus cantinas, se casan entre ellos....
En esta sociedad neoindustrial deshumanizada (el protagonista es incapaz de amar a una mujer, pero siente adoración por su máquina de vapor) nacerá con más fuerza si cabe el imperio del instinto llevando a sus protagonistas hacia la autodestrucción.
Formidable la primera escena: una Mikado recorre a un ritmo vertiginoso el trayecto entre Paris y Le Havre, impagable documento sobre la época del vapor, grandes planos muy bien resueltos desde los ténders, muy buena la interpretación de Gabin, la de Ledoux y por supuesto como siempre el gran Carette "pareja" de Gabin (fogonero y maquinista respectivamente), Renoir sobreactua un poquico, que vamos a hacer.
La banda sonora mejora en la escena del baile pero hay algunos subrayados un poco estrambóticos (jolín el de los platillos, parece que había almorzado nocilla por lo menos el día de grabación), no es el mejor trabajo de Joseph Kosma.
Muy estimable film.
[Leer más +]
28 de 31 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Séverine Rambaud
Drama realizado por Jean Renoir (1894-1979) a partir de un guión escrito por él en colaboración con Denise Leblond (diálogos), basado en la novela “La bête humaine” (1890), d’Emile Zona. Se rueda en escenarios naturales de la campiña normanda, en la Alta Normandía, la ciudad portuaria de Le Havre y en la estación ferroviaria de San Lorenzo (París) y en los Studios Pathé-Cinema (Joinsville-le-pont, Francia), entre agosto y septiembre de 1938. Es nominado al mejor film en el Festival de Venecia de 1939. Producido por Raymond y Robert Hakim para Paris Films Production, se proyecta por primera vez en público el 21-XII-1938 (Francia).

La acción dramática tiene lugar en las estaciones ferroviarias de Le Havre y París, en sus proximidades y en las ciudades de Paris y Le Havre, a lo largo de varios meses de un tiempo presente o equivalente a él. Jacques Lantier (Gabin) es el maquinista y Pecqueux (Carette) es el fogonero del tren rápido que cubre el trayecto París-Le Havre. Lautier es un personaje solitario, introvertido, misógino y violento con las mujeres, que cree reunir en sus genes las consecuencias de las conductas desordenadas y alcohólicas de sus antepasados. Padece ataques de epilepsia y ocasionales descontroles esquizofrénicos. Pecqueux es su compañero de trabajo, leal y comprensivo. La protagonista es Séverine (Simon) es la esposa del subjefe de la estación de Le Havre, Rambaud (Ledoux). Lautier está enamorado de su locomotora “Lison”, a la que llama Lola. Séverine es también el nombre de la heroína de Buñuel en “Bella de día”.

Renoir oscila entre la obra ligera, festiva, de apariencia superficial e intrascendente, y obras densas, sólidas y de gran calado dramático. El film que comentamos pertenece al segundo grupo, del que es una de las obras más representativotas. El relato adopta un estilo realista, de tonos naturalistas, que explica unos hechos duros y crueles, de difícil comprensión en sus causas originarias, próximas y remotas. Para explicar lo inexplicable, el realizador recurre a primeros planos en una filmación general desde la media distancia. Los planos próximos tratan de dejar en manos del espectador la tarea de penetrar en unos interiores humanos que encierran tensiones patológicas y síndromes psicológicos ajenos a la comprensión del público. Aborda lo inexplicable mediante el uso de elipsis, sobreentendidos y tomas fuera de campo, que llevan al ánimo sensaciones y sentimientos de que ni con el conocimiento ni con la imaginación se puede penetrar en el arcano íntimo de algunas personas a las que no mueve la racionalidad, sino la locura.

La dimensión inquietante del personaje central se da asociada a la ambigüedad de los motivos que mueven a su amante a actuar como lo hace. Los interrogantes y las dudas que platea su conducta añaden tensión, inseguridad y angustia al desarrollo del relato, que deviene complejo y rico en referencias que elevan el suspense a niveles propios de las obras de los grandes maestros.

.../
[Leer más +]
19 de 19 usuarios han encontrado esta crítica útil