arrow

Roy Orbison and Friends: A Black and White Night (TV) (1988)

7,9
125
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
En 1988 el músico Roy Orbison ofreció un concierto en Los Angeles en el que interpretaría muchos de sus éxitos, en un contexto de night club de los años 40 y con apariciones especiales de otros famosos músicos amigos tales como Bruce Springsteen, Tom Waits o Elvis Costello. El documentalista Tony Mitchell plasmó la larga actuación en el que es uno de los conciertos filmados más aplaudidos y uno de los mejores retratos en cine de Roy Orbison. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Roy Orbison and Friends: A Black and White Night (TV)
Duración
64 min.
Guion
Tony Mitchell
Música
Roy Orbison, Elvis Costello, Bruce Springsteen, Tom Waits, Jackson Browne, T-Bone Burnett, K.D. Lang, Bonnie Raitt, Jennifer Warnes
Fotografía
Tony Mitchell
Productora
Image Entertainment / Tape World
Género
Documental Conciertos Documental sobre música Telefilm
9
Happy birthday 65
Desde el punto de vista musical fue este un concierto mítico, dada la personalidad de todos y cada uno de sus celebrantes. Nunca Roy Orbison estuvo mejor acompañado: Elvis Costello, Bruce Springsteen, Tom Waits, Jackson Browne, T-Bone Burnett, k.d. lang, Bonnie Raitt... Para los que somos incondicionales de Orbison y su extraordinaria voz, poder gozar del documento sonoro y visual de este evento es mucho más que un lujo.

Desde el punto de vista cinematográfico, creo que estamos ante de las mejores filmaciones de un concierto que se han hecho, comparable a los mejores trabajos de Scorsese en este campo.

El director, Tony Mitchell, tiene muy claro que su labor, como la de los buenos árbitros de fútbol, mejor será cuánto más inadvertida resulte, sin llamar la atención sobre sí misma. Con una iluminación preciosa en blanco y negro, acorde con el título del espectáculo, consigue que el espectador televisivo se sumerja plenamente en la atmósfera única que se respiraba en el recinto, a partir de un montaje siempre ágil pero nunca frenético que relaciona en todo momento el escenario con la jubilosa recepción por parte de los asistentes.

A ello se añade una cualidad que debería ser obvia en la filmación de cualquier concierto, y que sin embargo en muchas ocasiones se echa en falta, como es el conocimiento del repertorio y las canciones a fin de saber qué mostrar en cada momento. Aquí la cámara jamás llega tarde y siempre es en el momento preciso que está ahí para recoger un “sha la la” de las coristas, un solo de guitarra, unos apuntes del teclado, una determinada inflexión de voz…

Un documento, en suma, indispensable.


======


Publico esta reseña el día en que el Boss, mi máximo ídolo en la historia del rock, cumple 65 años. Aprovecho la circunstancia, pues, para ofrecer en las siguientes líneas una breve reseña de la relación entre Bruce Springsteen y el cine, que nada nuevo dirá a los fans de pura cepa, pero que para el resto de lectores quizás suponga una buena introducción:

— Las canciones compuestas por Springsteen como bandas sonoras de películas son: ‘Streets of Philadelphia”, para “Philadelphia” de Jonathan Demme, ‘Missing’, para "Cruzando la oscuridad” de Sean Penn, ‘Dead Man Walking’, para “Pena de muerte” de Tim Robbins, ‘Lift Me Up', para “Limbo” de John Sayles, y ‘The Wrestler’ para “El luchador” de Darren Aronofsky.

— Cineastas de renombre que se hicieron cargo de alguno de sus videopclips son Brian de Palma (‘Dancing in the Dark’), o los ya citados John Sayles (‘Born in the U.S.A.’, ‘I’m on Fire’, ‘Glory Days’) o Jonathan Demme (la misma ‘Streets of Philadelphia’, pero también ‘Murder Incorporated’ o ‘If I Should Fall Behind’, este último un sensacional único plano fijo ante el micro con Springsteen y cada miembro de la E Street Band acercándose a él para cantar un verso, tal como la interpretaban en la gira de reunión de la banda en 1999).

— Sean Penn tomó la historia que narra la canción ‘Highway Patrolman’ como base para su debut en la dirección con “Extraño vínculo de sangre”.

— Springsteen ha citado a John Ford como cineasta de referencia, en especial obras como “Centauros del desierto” o “Las uvas de la ira”. De hecho, en los créditos del álbum ‘The Ghost of Tom Joad’ es la película y no la novela a la que cita como agradecimiento para la canción de mismo título. La canción ‘Nebraska’ se basa en la historia real de asesinatos cometidos por los jóvenes por Charles Starkweather y Caril Fagete, historia que a su vez ha inspirado muchas películas, empezando por “Malas tierras” de Terrence Malick (recordemos, “Badlands” en original, otra referencia para un disco posterior). El propio Bruce ha contado que la idea que el personaje de ‘Cautious Man’ lleve tatuadas en las manos las palabras amor y miedo está basada en “La noche del cazador”, donde Robert Mitchum lleva los nudillos tatuados con amor y odio; mientras que por su parte ‘Thunder Road’ debe su título a la película homónima (en castellano “Camino de odio”) protagonizada de nuevo por Robert Mitchum.

— Hasta ahora, su única incursión como actor en largometrajes se reduce al cameo, interpretándose a sí mismo, en “Alta fidelidad” de Stephen Frears, aunque la historia podría haber sido distinta si a principios de los 80 hubiese prosperado la propuesta para interpretar el papel principal en un guión que le envió Paul Schrader, titulado “Born in the U.S.A”. Springsteen finalmente lo rechazó, pero el título le sirvió para rebautizar la canción ‘Vietnam’ que estaba componiendo por aquel entonces. Pocos años después Schrader convirtió el guión en su película “Light of Day” (“Rock Star” en España) y Springsteen compuso para ella ‘(Just Around the Corner to the) Light of Day’, interpretada en el film por Joan Jett.

— Son innumerables las canciones suyas o fragmentos que se escuchan en películas (un ejemplo curioso sería “CopLand”, donde el siempre inexpresivo Stallone trata de delatar algo parecido a una emoción escuchando en vinilo ‘Stolen car’) o donde los personajes hablan de él (aquí destaca un divertidísimo momento en “Criaturas feroces” de Fred Schepisi, o las referencias a su tipo de público en “Crash”, de Paul Haggis).

— Finalmente, recordar que la mítica improvisación de Robert De Niro ante el espejo en “Taxi Driver” se inspiró en un concierto de Springsteen al que acudió el actor con los miembros del equipo, cuando al hacer el ademán de marcharse y el público corear su nombre, Bruce se giró y gritó a su auditorio: “Are you talking to me?”.
[Leer más +]
8 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil