arrow

Kenshin, El Guerrero Samurái: Recuerdos (1999)

Sinopsis
En 1868, tras una sangrienta guerra civil, Japón abolió el shogunato (régimen feudal) y comenzó la Era Meijí, un periodo de occidentalización y progreso. El principal artífice de la victoria del bando reformista fue un joven e implacable asesino conocido como Hitokiri Battosai. Los únicos momentos de paz de Battosai, lejos de la política y de la guerra, los vivió en los brazos de Tomoe, una dulce muchacha a la que el destino lo había ligado trágicamente. Terminada la guerra, Battosai juró no volver a matar y se dedicó a vagar por el país: así nació la leyenda de Kenshin Himura, el último samurái. ¿Pero cuáles fueron los trágicos sucesos que lo llevaron a tomar esa decisión y lo marcaron de por vida? ¿Qué precio se tuvo que pagar por la nueva y brillante era Meiji? Película formada por cuatro OVAs de 30 minutos cada una, que narra el pasado de Kenshin. Existe otra OVA, denominada "Rurouni Kenshin: Seisouhen", que abarca los sucesos posteriores al anime. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Japón Japón
Título original:
Rurôni Kenshin: Meiji kenkaku roman tan: Tsuioku hen (Rurouni Kenshin: Tsuiokuhen)
Duración
122 min.
Guion
Masashi Sogo (Manga: Nobuhiro Watsuki)
Música
Taku Iwasaki
Fotografía
Animation
Productora
Studio DEEN / SPE Visual Works
Género
Animación Acción Drama Romance Histórico Siglo XIX Japón feudal Samuráis Ninjas Precuela Manga Animación para adultos
Grupos  Novedad
Kenshin, el guerrero samurái
9
Lírica y contundente. Sencillamente impecable
Toda una joya no sólo del género de la "animación", sino también de las películas de samuráis o ambientadas en el periodo histórico que abarca "Kenshin: Recuerdos", una brillante e inmensa OVA que a lo largo de cuatro capítulos narra el pasado del pequeño Shinta, más conocido como Kenshin, desde que comenzó su entrenamiento hasta que pasó a ser asesino profesional y, más adelante, cayó en las redes del amor y la humanidad. Un conflicto interno que se exterioriza mediante una descripción de personajes que quita el hipo y que demuestra grandeza en cada una de las secuencias.

Los que esperen encontrarse con una película del estilo de la serie de televisión, se han equivocado de cinta. "Recuerdos" es una versión estilizada de la obra del 96, con unos personajes más cuidados, con formas más humanas, unos rostros casi perfectos y una expresividad que se sale de lo normal. La historia es más oscura, no hay chistes como en la serie ni se busca la complicidad del espectador mediante gags o tonterías. Aquí hay realidad, una tan dura como el acero de una katana que corta de arriba a abajo con una contundencia que sólo se ha visto en films ahora considerados clásicos.

Más allá de su brutal animación, se encuentra una banda sonora que recoge temas orquestados inmensos, preciosos, que acompañan perfectamente en momentos como todo el tramo final, de lejos la mejor parte de la película. Por lo que representa, por cómo se muestra y se narra, y por su dureza. El sublime guión hace el resto: unos diálogos pensados, bien mascados, recogiendo la filosofía samurái, dejando entrever una cuidada información histórica, verídica y fiable, que da como resultante una ambientación sencillamente impecable.

Todo, todo en esta película, está cuidado hasta el extremo: animación, banda sonora, guión, construcción de personajes e incluso el nombre es perfecto. Una cinta contundente, una Obra Maestra que se aleja del estereotipo del cine japonés de animación, mucho más serio y que poco tiene que ver con la -decente pero en absoluto brillante - serie original. Y tampoco tiene nada que envidiarle a producciones más ambiciosas como Ghost in the Shell, las cintas del Studio Ghibli o la escasa, pero estimable, filmografía del gran Satoshi Kon. Para disfrutar desde el principio hasta el final, te guste o no el anime.
[Leer más +]
32 de 34 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
El anime se transforma en cine con mayúsculas.
Esta película me sorprendió gratamente al alejarse completamente del estilo que imperaba en el anime, mucho más infantil y con un dibujo y colorido más vasto. Pero no solo son técnicas las mejoras de esta película dividida en 4 capítulos ovas, también nos encontramos con una bella y poética historia de amor y muerte. Uno de los aciertos de esta adaptación al cine del famoso anime, es dotar de una gran profundidad psicológica al carismático personaje de Kenshin, mostrándonos como desde niño, se ve obligado a seguir el camino de la espada y la sangre hasta convertirse en una precisa y hábil máquina de matar. Un asesino a sueldo mucho más maduro y desencantado, obligado a cometer asesinatos políticos, que poco a poco comienza a replantearse su forma de vida. Tras conocer por obra del destino a Tomoe, la prometida de una de sus víctimas, se desencadenará en el, un proceso de cambio absoluto, decidido a abandonar la violencia y retirarse lejos del corrupto mundo. Poco a poco consigue el perdón y el amor de Tomoe. Pero como suele pasar, su turbio pasado no le dejará escapar tan fácilmente.
Contenidos diálogos, sembrados de bellas metáforas, poética violencia, colores suaves y armoniosos, una sobria animación y una historia que eleva el arte de los “dibujos animados” un peldaño más alto, hacen de esta obra, una de las perlas de la animación nipona.
[Leer más +]
12 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil
Relaciones 1