arrow

Sonrisas y lágrimas (1965)

Sonrisas y lágrimas
Trailer
6,9
56.861
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Austria, 1938. María es una alegre novicia que abandona la abadía para convertirse en la institutriz de los siete hijos de un militar retirado, el capitán von Trapp, viudo desde hace poco tiempo. La casa de los von Trapp funciona como un cuartel, pero María consigue devolver la alegría a los niños y ganarse su respeto y cariño. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Sound of Music
Duración
172 min.
Guion
Ernest Lehman
Música
Richard Rodgers, Oscar Hammerstein II
Fotografía
Ted D. McCord
Productora
Robert Wise Productions / Argyle Enterprises. Distribuida por 20th Century-Fox
Género
Musical Drama Familia Años 30 Música
10
"The sound of music", una película para toda la vida
"The sound of music" es sin duda una película capaz de ofrecer compañía durante toda una vida. Woody Allen, dijo alguna vez, que esperaba que lo de la reencarnación no fuera cierto, así se evitaría ver nuevamente: "The sound of music".
A mí, en cambio, me alegraría el reencarnar "especialmente" para renovar la sensación de ver está película por primera vez.
Es una película musical perfecta. La exquisita música de Richard Rodgers & Oscar Hammerstein II nos ha dejado temas inolvidables como, "Edelweiss" y el título que da el nombre al filme, "The sound of music".
Si uno relaciona el título con el relato podría esperar un nombre más específico que hiciera referencia al argumento. Pero uno comprende a qué se refiere en los primeros minutos, cuando escucha la voz de Julie Andrews interpretando su primera canción. Está película esta basada en el musical homónimo que se estrenara en Broadway con Mary Martin en el papel protagónico, pero sin duda debía ser Andrews quien quedara eternizada como María Von Trapp regalándole a su personaje el rostro más bello y la voz más dulce, con su característico estilo que parece estirar las notas delicadamente.
Si bien el tratamiento del guión respeta los condimentos del musical tradicional y está dirigido a la familia tiene suficiente potencia para hacer una crítica al nazismo y destacar los ideales del amor a la patria.
Christopher Plummer interpreta al viudo Capitan Von Trapp con el equilibrio necesario para mostrarlo como un hombre estricto y un poco decepcionado, pero al mismo tiempo sensible y bueno, sin perder nunca su condición de galán.
La minuciosa dirección de Robert Wise es evidente durante todo el largometraje, pero es destacable el logro de que cada uno de los niños esta concentrado en su rol como si fueran avezados actores.
Richard Haydn -el tío Max- tiene el estilo físico que requiere el personaje, no podría estar mejor elegido para este papel secundario, pero tan importante en la trama.
Eleanor Parker no cae en los esteriotipos típicos de la contrafigura y transita la superficialidad y la inteligencia de la Baronesa con un desempeño actoral preciso y refinado.
Además de las buenas actuaciones, la música maravillosa y la extraordinaria dirección, esta premiada película nos ofrece un paseo por una Austria hermosa y colorida.
Me permito recomendar la edición “40ta. aniversario” que contiene interesantes comentarios, documentales, e información renovada de esta irrepetible película que puede conseguir evadirnos y transportarnos al mágico mundo de la infancia donde nos espera una institutriz capaz de transformarse en la mamá que nos quita las penas invadiéndonos el alma con el sonido de su voz, con el sonido de la música.
[Leer más +]
69 de 77 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
No llego a reír ni a llorar, pero sí a cantar (7.6)
Si algo eleva a éste por encima de otros musicales es precisamente el ritmo pegadizo de sus canciones. No hemos de soportar los típicos zapateados tediosos, ni una excesiva elegancia formal, ni opulentas puestas en escena que ensombrecen al resto de la historia; de todo ello tiene un poquito, lo justo. Y es que Robert Wise siempre ha tenido muy clara la diferencia entre bailar simplemente y contarnos una historia mientras tanto; y no lo digo sólo por esta película que nos ocupa.

Y, a los que no les guste mucho cantar, tendrán que reconocer que hay momentos de gran cine: los celos de la prometida del Capitán Trapp, los dilemas morales de la monja, la interesante persecución nocturna...
Además de todo esto, es profundamente romántica. Aunque en ningún momento llegué a llorar, sí que hizo amago de aparición una lagrimita (mezclada con sonrisas) en la preciosa escena en el jardín, cuando Georg intenta declararse a una desilusionada Maria.
Nada que ver con las sandeces seudorománticas típicas de un domingo por la tarde en casa de la novia.

Tampoco es que sea perfecta. Algunos de los números sobran, bien porque no añaden nada a la historia (el de las marionetas; aunque, eso sí, tiene un ritmazo: "odelei, odelú"), bien porque se hacen largos (las actuaciones de la familia Trapp al completo en el concurso).

Puede que a algunos les parezca algo cursi, pero es que no es apta para adultos amargados, sólo para gente con ganas de cantar y bailar a su son. Aléjese si es usted de esos gafapastas que sólo encuentran interés en los latazos de Dreyer y Bergman; aunque, visto de otro modo, no sería el primero de ellos al que le entusiasma esta película.
[Leer más +]
43 de 55 usuarios han encontrado esta crítica útil