arrow

Mister Arkadin (1955)

Mister Arkadin
Trailer
7,0
2.552
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Un marinero encuentra a un hombre moribundo que antes de expirar dice un nombre: Mister Arkadin. Después de una serie de pesquisas, el marinero da con el misterioso personaje: un millonario, dueño de un imperio industrial y financiero, que vive encerrado con su hija en una mansión de la Costa Azul. Una vez localizado, el propio Arkadin, que padece amnesia, pide que se haga una investigación sobre su pasado. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Francia Francia
Título original:
Mr. Arkadin (Confidential Report)
Duración
100 min.
Guion
Orson Welles
Música
Paul Misraki
Fotografía
Jean Bourgoin (B&W)
Productora
Coproducción Francia-España-Suiza; Filmorsa / Cervantes Films / Sevilla Films / Mercury Productions / Bavaria Film
Género
Intriga Thriller Cine negro Drama Crimen Thriller psicológico Película de culto
"Welles crea toda una galería de retratos inolvidables, inmersos en una puesta en escena arrolladora, que husmea en los entresijos del poder y retrata una solapada historia de amor, al tiempo conmovedora y trágica. Una clase magistral de cine moderno e innovador"
[Diario El País]
6
LA EXAGERADA VIDA DE MR. ARKADIN
Filmada por Welles antes de "Sed de mal" o "El proceso", por su acabado parece sin embargo una de sus precarias películas tardías.

Centra el argumento una interesante intriga generada por el misterioso Mister Arkadin, multimillonario de origen oscuro. Aduciendo un problema de amnesia, encarga a un supuesto agente un informe confidencial sobre su pasado, un trabajo de apariencia sencilla (el 'confidential report' del título alternativo). Arkadin quiere que el informe aclare decisivas lagunas de su propia historia personal.
Las primeras averiguaciones en diversos escenarios internacionales apuntarán a una enigmática trama, con un trasfondo bastante más ramificado y abismal de lo previsto.
Durante el tortuoso desarrollo de la investigación, Welles trata con insistencia algunos de sus temas favoritos: la búsqueda de la identidad, el desciframiento del yo, y también la confusión entre verdad y simulación o engaño.

La película fue producida problemáticamente en España, durante uno de los exilios europeos del cineasta. En el rodaje, las tensiones entre él y su mentor Dolivet a causa del incumplimiento de plazos, la asfixia financiera y la participación de la aristócrata Paola Mori fueron tales que derivaron en demanda judicial. Welles terminó perdiendo el control del montaje, que pasó a manos de los productores, y consideró el resultado definitivo muy lejos de su Arkadin original.
En entrevista con Bárbara Leaming, el 19 de febrero de 1984, declaró que la versión proyectada en los cines "convertía en chapuza el mejor argumento cinematográfico que yo había ideado".
Y lo cierto es que la película parece realizada precipitadamente, montada a tijeretazos y grabada con brusquedad, falta de una supervisión cualificada. Deja demasiado al descubierto algunos de los defectos artísticos de Orson Welles: ampulosidad, desmesura, exageración y egocentrismo. El guión se basa en una novela corta del propio cineasta, publicada en París en 1954. Tal vez esta duplicación (novela y guión-película del mismo autor) ocasione un efecto 'Welles al cuadrado', excesivo. Se aprecia en el chocante abuso del contrapicado, por ejemplo; o en los planos de un Orson Welles semejante a un rey de la baraja francesa mirando fijo a cámara, con teatralidad tremenda. El otro actor protagonista, Robert Arden, no consiguió acoplarse al estilo.

Son curiosas las localizaciones españolas, con una Segovia dominada por las obsesionantes torres del Alcázar. Y con una delirante mascarada goyesca, a cuya entrada, como en todas las fiestas de Arkadin, los participantes han de beber un vodka triple, para irse entonando.

Con todo, en el desigual balance hay destellos del genio Welles que llenan de viveza el conjunto, como en la visita al amaestrador de pulgas o al anticuario-chamarilero; la poderosa escenificación, en general.
Visto hoy, dicho conjunto parece involuntariamente posmoderno o deconstruido, lo que no deja de volverlo interesante.
[Leer más +]
59 de 64 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
El Carácter (La rana y el escorpión)
Impactante, polémica, vanguardista, incompleta, megalómana, trepidante, genial, filosófica... estos son solo algunos de los adjetivos que merece este film, wellesiano hasta la medula, odiado y amado a parte iguales por los aficionados, que pertenece a ese grupo de películas realizadas en Europa pocos medios y acabados formales dudosos que en muchas ocasiones oscurecían y ocultaban la genialidad del director. Mr Arkadin es uno de los casos más evidentes de ello. Welles dijo que el resultado final impuesto por los productores no tenía nada que ver con la idea original, en sus palabras 'la más brillante con que nunca trabajo'. Lo cierto es que el guión está lleno de lagunas e inexactitudes, pero poco importa ante las intenciones del director y la poderosa personalidad temática y visual que le imprime al conjunto. Welles se apodera del film desde su apabullante presencia física (impresionante cada vez que cuenta una historia), reforzada por los planos desde abajo y las limitadas dotes del resto de los actores, pero en particular aplicando su marcadísima personalidad en su personaje, en cada plano y limitándose a hablar de lo que le interesa, de los mecanismos del poder, de la influencia del pasado y el paso del tiempo o las máscaras bajo las que se ocultan las personas. El argumento y la trama se vuelven triviales ante los temas en los que decide centrarse. Puede que el resultado no esté tan pulido como los mejores trabajos de Welles, pero, incluso sin haberla montado él, mantiene un ritmo trepidante y sabe imprimirle a menudo su genialidad tanto en la puesta en escena (impecable toda su parte inicial) como en su genial catálogo de personajes secundarios. Una vez más el 'que habría pasado si Welles hubiera tenido el control total' vuelve a ser inevitable, pero sigue manteniendo unos niveles de talento y virtuosismo indiscutibles, de los que hacen el gran cine.
[Leer más +]
15 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil