arrow

Cada minuto cuenta (1961)

Añadir a listas
Sinopsis
Una banda de ladrones planea robar la nómina de una fábrica local, pero sus planes se frustran cuando la fábrica contrata un furgón blindado para transportar el dinero. La banda sigue adelante con el robo, pero cuando el conductor del furgón muere en el asalto, su esposa decide vengarse, y con la policía al acecho, los miembros de la banda empiezan a volverse unos contra otros. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Reino Unido Reino Unido
Título original:
Payroll (I Promised to Pay)
Duración
117 min.
Guion
George Baxt (Novela: Derek Bickerton)
Música
Reg Owen
Fotografía
Ernest Steward (B&W)
Productora
Lynx Films Ltd.
Género
Drama Crimen Robos & Atracos Venganza
7
Underworld Newcastle
Aún cuando es otra muestra del que puede considerarse películas de atracos a furgones blindados, la principal baza de esta cinta se halla en la violencia y uso de la fuerza física para el éxito del asalto. Y es aquí donde la película brilla más. El golpe no es ingenioso, ni está calculado al milímetro ni tan siquiera sus autores incluido el "jefe" muestran inteligencia. Son depredadores que se mueven por los más básicos instintos humanos (la codicia y el acceso a la riqueza como culminación de sus existencias) y que desconocen la menor compasión incluso con sus compañeros de viaje. De hecho todo en el film es intencionadamente desagradable, el marco físico de una ciudad gris, opresiva y alienante (muy buena la escena en que los jóvenes apalean a uno de los integrantes de la banda,borracho, en un callejón para robarle después de haberlos invitado); todos los personajes principales mezquinos, cobardes y que basan sus relaciones en la supremacía física o sexual sobre los otros, negatividad que se traslada igual al personaje de Billy Whitelaw ciego por el deseo de venganza.
Todo ello a un ritmo trepidante, con abundancia de exteriores poco acogedores: fábricas de altas chimeneas humeantes, suburbios oscuros a plena luz del día donde se siente la pobreza (la otra cara de la industrialización), callejuelas encharcadas y embarcaderos desvencijados y de maderas corroidas por las mareas.
Al final la cruda realidad, donde lo que se revela imposible es la gestión satisfactoria posterior de un golpe demasiado amplio en su éxito para unos seres tan limitados.
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil