arrow

Mr. Lucky (1943)

Mr. Lucky
Trailer
6,5
350
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Joe, un apuesto tahúr, ha conseguido ganar en el juego el "Fortuna", un casino flotante, pero necesita dinero para zarpar y hacer oscuros negocios en Cuba y otros países. Para burlar a la policía suplanta a un tal Joe Bascopolous, recién fallecido. Consigue también ingresar en una organización benéfica de apoyo a la guerra que está regida por mujeres, a quienes propone montar una timba para recaudar fondos, si bien su intención es quedarse con ellos. No cuenta, sin embargo, con que Dorothy Bryant, una mujer de la alta sociedad y máxima responsable de la organización, se enamorará de él. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Mr. Lucky
Duración
100 min.
Guion
Milton Holmes, Adrian Scott
Música
Roy Webb
Fotografía
George Barnes (B&W)
Productora
RKO Radio Pictures
Género
Comedia Romance Comedia romántica Juego
5
TODAS PARA TI, CARY (QUE SUS MARIDOS SE MATAN EN EUROPA)
La belleza hace a los humanos distantes. La maldad también. En algunas secuencias, cuando Mr. Lucky se despegaba de este apelativo simpático y paródico para convertirse en un gangster sin más, he tenido claro que Cary Grant se hubiera podido especializar en papeles de villano.

Respecto al fim que nos ocupa, no tiene nada de especial. Me abalancé sobre él con la esperanza de encontrar un tesoro ignorado, pero el cofre sólo contenía un folletín de celuloide, quizás carnaza para llevar al cine a las mujeres de los que desembarcarían en Normandía y estaban un poco solas y, acaso, hambrientas.

Al final de su carrera, a mediados de los sesenta, Cary Grant se retiró. El cine se volvía demasiado realista para él. Era un gran actor, pero no había aprendido a hacer de hijoputa. O no le interesaba, no sé. Mr. Lucky ofrece algún leve destello de lo que nos perdimos.
[Leer más +]
7 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
EL CARI GRANT MENOS ESTIRADO
En esta comedia con final dramático (que en algo recuerda al de Casablanca), calificable mejor como novela romántica en celuloide, se agradece que Cary Grant presente un aspecto más humano y natural que en otras comedias de los cuarenta, en las que exhibe como simple galán que se sabe guapo y en las que permanentemente parece que está filmando ante un espejo, auto-recreándose en su impecable figura y procurando que no aparezca ni una sola arruga en su terno, siempre estirado, imperturbable y regalando al vacío una mirada que expresa como medio asombro ante no se sabe qué. El guión no se presta para desarrollar una historia grandiosa, pero la película resulta al menos entretenida y contiene pasajes de simpática comicidad. Es la historia de un cínico aventurero que se enamora de quien iba a ser una víctima de sus fechorías (claro, esta le devuelve el amor), pero a la que renuncia por creer que no se merece a un personaje de su calaña. Solo en estos minutos postreros la película se aproxima al folletín, hurtando a los espectadores el beso final de los protagonistas que da origen a una nueva y presunta eterna luna de miel. Agradable, pues, que no es poco.
[Leer más +]
8 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil