arrow

La última cena (1976)

7,2
392
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
En el siglo XVIII, la aristocracia cubana se jactaba de ejercer "un esclavismo benévolo", menos cruel que el de otros países cercanos. Para demostrarlo, un conde en Semana Santa decidió sustituir a Cristo para "humillarse ante sus siervos". (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Cuba Cuba
Título original:
La última cena
Duración
120 min.
Guion
Tomás Gutiérrez Alea, Maria Eugenia Haya, Constante Diego, Tomás González (Novela: Moreno Fraginals)
Música
Leo Brouwer
Fotografía
Mario Garcia Joya
Productora
ICAIC
Género
Drama América colonial Siglo XVIII Esclavitud Racismo Religión
"Una de las obras más premiadas de la cinematografía cubana de este año, y su último premio lo acaba de obtener en el Festival Internacional de Cine de Chicago; sin duda, su secuencia de la cena, entre el conde y los esclavos -con cincuenta minutos de duración-, quedará como uno de los ejercicios estilísticos más brillantes de la historia del cine."
[Diario El País]
9
El cuerpo de la verdad con la cabeza de la mentira
Como bien dice Diego Galán, en la crítica del Diario El País, “sin duda, su secuencia de la cena, entre el conde y los esclavos -con cincuenta minutos de duración-, quedará como uno de los ejercicios estilísticos más brillantes de la historia del cine."

Porque, más allá de sus otras virtudes, pese a la atmósfera opresiva del final y a ciertos dialogos electrizantes, entre el cura y el administrador del Ingenio Azucarero, esa escena central es en verdad una joya desde todo punto de vista.

Imagínense ustedes a un latifundista, dueño de un fundo, en la Cuba del siglo XIX, donde los esclavos vivían en barracones, hacinados, trabajando de sol a sol para colmar las ambiciones del Amo, espoleados por un capataz sin alma ni escrúpulos.

Ahora coloquen al lado del Amo, a un Cura que trata de hacerle ver que los esclavos ‘también’ son seres humanos. El Amo se ablanda un poco, y decide hacer algo inédito. El jueves santo, elige a 12 negros esclavos y los invita a comer con él en su gran mesa…Entre esos doce, hay uno fugitivo, ‘cimarrón’, que acaban de coger huyendo por tercera vez, y al que el capataz el día anterior había cortado una oreja. Este es justamente el que se sienta a la diestra del amo.

Ahora, imaginen una escena en la que, durante 50 minutos, el latifundista intima con los doce negros esclavos…yo antes de ver la película, había leído vagamente acerca de esa famosa escena, pero no me imaginaba lo que aquello podría ser en verdad…

Una verdadera película dentro de la película, una pieza cinematográfica, pictórica, teatral, antropológica, hasta teológica imperdible. El modo como el director maneja el ritmo, los diálogos, la tensión, los primeros planos, el choque entre culturas opuestas por origen y devenir, es sencillamente apabullante.

La recomiendo con vivacidad, y me alegra haber puesto la primera bandera en este rincón desierto de FA.
[Leer más +]
13 de 16 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
La ultima cena como verdad
Este excelente film de Gutierrez Alea. Por desgracia poco conocida es una pequeña joya a reindivicar. La escena del conde con los esclavos es digna de cualquer estudio cinematográfico y la explosión final de violencia espectacular. La historia de unos esclavos que se rebelan contra su mayoral por no trabajar en viernes santo es un excelente ejercicio de Alea de una gran y buena planificación una historia que no cansa y aunque esperas el final no por ello resulta menos bello.
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil