arrow

Tienda de unicornios (2017)

Tienda de unicornios
Trailer
4,9
1.485
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Kit es una joven que, tras tener que regresar a vivir con sus padres, recibe una misteriosa invitación de una tienda que pondrá a prueba sus ideas sobre el verdadero significado de la madurez. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Unicorn Store
Duración
91 min.
Guion
Samantha McIntyre
Música
Alex Greenwald
Fotografía
Brett Pawlak
Productora
The District / Rhea Films / 51 Entertainment / Rip Cord Productions. Distribuida por Netflix
Género
Comedia Cine independiente USA
3
El debut en la dirección de Brie Larson es una bobada olvidable
En 2017, la actriz Brie Larson (Capitana Marvel para los amigos) presentó en varios festivales de cine su debut como directora, que no es otro que “Tienda de unicornios (Unicorn Store)”.

El film no gustó a casi nadie, y se quedó en un cajón durante dos años, hasta que, claro, ha llegado el estreno de “Capitana Marvel”, y en Netflix (que tendrán bastantes cosas criticables, pero que son más listos que casi nadie) han movido ficha, y han estrenado dicho film a casi un mes después del estreno de la película de Marvel.

Estamos hablando de una película que a nadie interesó ni interesaba hasta al momento, y que ahora se ha vendido como un gran estreno en exclusiva de la plataforma, y como el debut de la ascendente Brie Larson, y encima junto a Samuel L. Jackson.

Pues bien, la verdad es que la trama y lo visto hasta el momento transmitían cierta incredulidad ante lo extraño de la propuesta. Y una vez vista debo confirmar que los temores no eran infundados, ya que estamos ante una rareza tan inclasificable como boba.

La dirección de Brie Larson es de corte independiente y todo es plano y monótono. Cualquier amateur podría haber dirigido la película, sin más. En cuanto al guion, tiene algunos personajes y momentos interesantes (la mayoría con los padres de la protagonista), pero la tontería y la intrascendencia se apoderan del conjunto sin miramientos.

En cuanto al personaje principal, es tan entrañable (pocos momentos) como irritante, y cuesta empatizar con ella. Se nota el esfuerzo de Larson por ofrecer una actuación notable, pero hay momentos que se la ve algo exagerada, al igual que a su compañero Samuel L. Jackson, que sale menos de diez minutos y está totalmente desaprovechado. Que no os engañe la promoción del film. Una pena.

En conclusión, estamos ante una película que podría calificarse como una soberana chorrada. Entiendo la opinión generalizada que causó hace dos años, y creo que lo que hace Netflix, de rescatar productos independientes que nadie vería en salas, es un arma de doble filo, porque estoy seguro que este producto va a crear más descontento que alegrías entre los usuario de la plataforma.

Sinceramente, no sabría decir que público quedará encantado con esta rareza, por mucho que este cargada de buenas intenciones y tenga un buen mensaje (aunque totalmente predecible y visto en muchos otros films, todos ellos muy superiores). Un debut de Larson prescindible y fallido. Vosotros mismos.

Más críticas: ocioworld.net
[Leer más +]
24 de 34 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
No digo diferente, digo raro
Raro, no digo diferente, digo raro...
Me ha venido a la cabeza esta cita de una canción de Fito Páez al terminar de ver esta película. Supongo que en las rarezas es donde está el verdadero germen de la creatividad, de la libertad, de los sueños.
Este colorido, azucarado y excéntrico relato lleno purpurina, de simbolismos, metáforas y extravagancias es poco más o menos que un paseo, entre lo realista y lo místico, por el síndrome de Peter Pan. Me ha gustado esa sensación onírica y semifantástica dentro de un rodaje convencional, a través de un guión que no pretende ser romántico, ni lírico, ni grandilocuente; sino más bien hilarante, simpático, corriente y tierno. El brillo de esta cinta radica en su sencillez y en la hora y media que dura una historia que no necesita más para contarse. Brie Larson debuta como directora dejando la sensación de que es capaz de dirigir grandes filmes con mensaje, con comedia y con profundidad, si llegan a sus manos buenos guiones. En este caso, saca el mayor partido que podía al guión de que disponía. Y es que quizás la película se descuelga un poco en los momentos decisivos. Le cuesta encontrar la intensidad y el pegamento necesario para ser mágica, moralizadora o sesuda cuando lo requiere.
Aún así, esta pequeña historia nos traslada a ese cascarón que durante buena parte de nuestras vidas nos protege y nos da la felicidad; porque cuando de repente el mundo nos obliga a salir de él, nos sentimos unos extraños, inadaptados e insatisfechos. En esa búsqueda de la madurez y de la identidad personal es donde tenemos que ser capaces de buscar esa tienda en donde comprar nuestra felicidad, para que quizás, y sólo quizás, entendamos que la felicidad es simplemente no dejar de ser nunca nosotros mismos.
Volviendo a Brie, además de ser muy mona y bonica, demuestra que es una de las actrices que mejor maneja en lenguaje gestual; y de lo capaz que es de buscar la química con cualquier compañero de escena que tenga, incluso si es un unicornio. En esta película lo demuestra una vez más con Samuel L. Jackson, pero también con Joan Cusack , Bradley Whitford, Martha MacIsaac, Karan Soni, Hamish Linklater, Mary Holland, Emily Robinson o Mamoudou Athie… Ninguno de ellos se escapa del encanto y el carisma de esta actriz que no tardará en convertirse en una de las más cotizadas del momento (ahí dejo mi apuesta).
[Leer más +]
17 de 27 usuarios han encontrado esta crítica útil