arrow

Sexo en Nueva York (Serie de TV) (1998)

Sinopsis
Serie de TV (1998-2004). 6 Temporadas. 94 capítulos. Narra las aventuras amorosas y sexuales de cuatro neoyorquinas solteras e independientes: la columnista Carrie Bradshaw (Parker) y sus tres mejores amigas, la abogada Miranda (Cynthia Nixon), la pija Charlotte York (Kristin Davis) y la promiscua Samantha Jones (Kim Cattrall). El programa se hizo famoso por rodar escenas en las calles, los bares, restaurantes y discotecas de Nueva York. En principio la serie se basó en un recopilación de artículos de Candace Bushnell ("Sex and the City") publicados en el "New York Observer". Sin embargo, a partir de la segunda temporada, la serie empezó a volar por su cuenta. Ganó 7 Premios Emmy y 8 Globos de Oro. (FILMAFFINITY)
Dirección
  Ver todos los directores
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Sex and the City (TV Series)
Duración
20 min.
Guion
Candace Bushnell, Darren Star, Michael Patrick King, Jenny Bicks, Cindy Chupack, Julie Rottenberg, Elisa Zuritsky, Allan Heinberg, Nicole Avril, Terri Minsky, Amy Harris (Libro: Candace Bushnell)
Música
Bob Christianson, Douglas J. Cuomo, Didier Rachou, Kenneth Burgomaster, Alan Ari Lazar
Fotografía
John Thomas, Michael Spiller, Florian Ballhaus, Michael F. Barrow, Michael Marzovilla, Alik Sakharov, Terry Stacey, Maryse Alberti
Productora
Emitida por Home Box Office (HBO); Darren Star Productions / Home Box Office (HBO) / Sex and the City Productions
Género
Serie de TV Comedia Romance Drama Amistad Comedia sofisticada
Grupos  Novedad
Sexo en Nueva York
Premios 37
Ver más
5
Parloteo en Villaconejos
Queridas amigas: los reyes no son los padres, dios no se preocupa de nosotras y las teleséries de mujeres están hechas por hombres.
En serio, no quiero ser aguafiestas pero se rumorea que Darren Star y Allen Couter tienen polla.
Y no sólo son los padres de Sex in the city sino también de Beverly Hills 9000 y pico: Sensación de vivir.
Y me imagino que se reunen con los colegas, se ponen hasta el culo de cerveza y hablan de obcenidades mientras juegan a hacer concursos de eructos. Los hombres siempre serán hombres y se piensan que en este mundo hay pocas cosas más agradables que beber cerveza, eructar y hablar de sexo con los amigotes... El problema es que Darren y Allen reciclan sus conversaciones sobre coitos, las recortan todo lo necesario para que puedan ser emitidas por las puritanas cadenas de televisión estadounidenses, las ponen en boca de cuatro tías buenas y las venden como si se tratase de feminismo postmoderno. Hay que tener jeta. Y para rematar la faena, le ponen un título de película porno que despierta la curiosidad y luego defrauda a cualquier pajillero.
¡Después se quejarán de que las mujeres son comadrejas rebuscadas!

Un título más adecuado sería quizá Parloteo en Villaconejos, porque las protas hablan más que follan y porque nadie se cree que la acción transcurra en una urbe inmensa y cada vez que una sale a la calle a comprar zapatos se encuentra con sus exs, sus ligues de la semana pasada, sus amigas de la infancia, su suegra, el cirujano que le arregló los gluteos y el profe de gimnasia que abusaba de ella en el instituto.

Y, bueno, las chicas protagonistas hablan de penes y vaginas sin dejar de ser frívolas, cursis y estereotipadas... Mientras que los secundarios masculinos no es que sean planos, es que tienen una bidimensionalidad chunga: durante 15 minutos son el hombre ideal, y luego en los últimos 5 minutos son una mierda andante.
Por ejemplo, puede suceder que la periodista se enamore de un cinéfilo y vaya con él al cineclub y le de mucho morbo y sea todo muy bonito hasta que el chico le pida que se disfrace de Dersu Uzala y se pinte un bigote a lo Groucho Marx y se arrodille frente al sofá y le fele el ciruelo mientras disfruta de El Acorazado Potenkim en el home cinema con el volumen a todo trapo. Entonces ella se da cuenta de que este hombre es tan capullo como todos y se va a contarlo a sus amigas.

Además aprovecha sus experiencias vitales (y a veces incluso consulta a tres amigas) para realizar una inducción global y escribir artículos de opinión con abundantes preguntas retóricas que a suele leernos con su elegante voz en off y que suenan más o menos así:
"¿Puede ser que la cinefilia sea el nuevo paradigma sexual de la juventud treintañera del siglo XXI en la isla de Manhattan?"
[Leer más +]
187 de 248 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
NO CRITIQUÉIS LO QUE NO VEIS
He visto críticas demasiado ácidas hacia "Sexo en Nueva York" y la conclusión que extraigo es que pertenecen a personas que únicamente han visto un capítulo o dos de la serie. Es cierto que viéndola no encontrarás el eslabón perdido ni descifrarás el genoma humano, eso es evidente, pero sin duda cumple su función, que no es otra que entretener al espectador y, algo que creo muy importante, ofrece un enfoque novedoso a los temas que trata, que, aunque quizá algo manidos, son universales y lo seguirán siendo, pese a los que van de intelectuales. También es cierto, todo hay que decirlo, que las protagonistas encarnan a cuatro treinteañeras un tanto aburguesadas, lo que no creo que sea representativo realmente de la ciudad, pero las interpretaciones son estupendas -varios emmy las avalan-, los diálogos son ácidos, directos, escatológicos en ocasiones, y ver algo de vez en cuando que se desmarque de la típica americanada la verdad es que se agradece.
[Leer más +]
99 de 152 usuarios han encontrado esta crítica útil