arrow

Mundo del mañana (C) (2015)

Mundo del mañana (C)
Trailer
7,3
1.126
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Una niña pequeña es contactada por una misteriosa mujer. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
World of Tomorrow (S)
Duración
16 min.
Guion
Don Hertzfeldt
Música
Don Hertzfeldt
Fotografía
Animation, Don Hertzfeldt
Productora
Bitter Films
Género
Animación Ciencia ficción Comedia Fantástico Viajes en el tiempo Cortometraje (animación)
9
Orgullosos de nuestra tristeza
En la mente de Don Hertzfeldt se esconde algo que muchos cineastas poseen, pero no a un nivel, en mi opinión, de este calibre: un inmenso universo propio y unas manos con la increíble capacidad de desarrollarlo sin apenas limitaciones. Hace 20 años desde que Hertzfeldt realizara su primer cortometraje (Ah, L’Amour) y desde entonces, ya han sido varios los atraídos y los que han llamado la atención alrededor del imaginativo, delirante y cruel universo de Don Hertzfeldt —en palabras del usuario Grandine—. Con el paso de los años, ha ido mostrando, bajo su aparentemente simple animación, una visión de las cosas y un sentido del humor muy especiales. Un trabajo siempre de una calidad en aumento, cada vez más enriquecido y con unas situaciones cuyas reflexiones llegan de manera extraña a nuestra mente, captando nuestra atención por su formato y por su esencia.

En 2012, bajo el nombre It’s Such a Beautiful Day, Hertzfeldt realizaría su primer largometraje, en realidad un compendio de los cortometrajes Everything Will Be Ok (2006), I Am So Proud of You (2008) e It’s Such a Beautiful Day (2011). Un maravilloso relato y la confirmación definitiva de su talento. Si con Bill —protagonista de los tres cortometrajes— ya sentíamos que estábamos ante una persona de tres dimensiones rica en matices, al contrario de lo que indicaba su aspecto, ahora es el turno de Emily y el cortometraje World of Tomorrow, disponible desde esta semana en Vimeo.

Con una duración de 16 minutos, el propio director cuenta que World of Tomorrow nace como ejercicio para enseñarse a sí mismo los conceptos básicos de la animación digital. En resumen, este es su primer trabajo dibujado exclusivamente en una Tablet y no en papel. Un experimento que no le ha impedido mantener sus señas de identidad estéticas, ni mucho menos seguir desarrollando sus pensamientos como siempre.

Emily es una niña del presente que será contactada por una mujer del futuro. Fin e inicio de la trama. A partir de aquí, entrada al futuro: una imaginación única y una amplia paleta de sensaciones, inquietudes e ideas contadas con abrumadora facilidad y con algunas simples frases humorísticas que nos harán sentir como si fuéramos niños ante la inmensidad. Un resultado final espontaneo, producto de un duro trabajo de asimilación del medio en el que ha trabajado el propio artista, pero con la disposición de llevarlo a cabo de una manera diferente.

Punto y aparte para Emily Prime. Si Bill era un más que convincente ser humano en It’s Such a Beautiful Day, Emily consigue ser una de las niñas más divertidas y agradables que servidor ha podido ver alguna vez en el cine, sin contar la animación japonesa, claro. Interpretada por la sobrina del autor, de tan sólo 4 años, grabó sus improvisadas frases mientras dibujaba junto a su tío y hablaban sobre el mundo.

A la mujer del futuro pone voz la ilustradora Julia Pott. Algunos de los mejores momentos también vienen de la mano de su personaje, pues en realidad es el que más habla. Habla, sí, desde el futuro, un futuro que, como suele ocurrir en las mejores películas de ciencia ficción, se muestra muy cercano, de una manera existencial, metafísica, evocadora y triste. Tanto, que en ocasiones aterra y cautiva, y en otras libera y atrae, pero siempre fascina, pues en cualquiera de sus formas podemos sentirnos orgullosos de nuestra tristeza, quiere decir que estamos más vivos, y nuestros recuerdos son de lo más cercano a un alma que tenemos.

Amantes de las películas de animación y personas que las llaman “pelis de dibujos”, acercaros a esta obra y experimentar lo que se siente al ver algo tan pequeño siendo tan grande. De verdad que lo merece, y al igual que sus trabajos anteriores, admite revisiones. Quién no querría vivir en Outernet…
[Leer más +]
28 de 31 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Idealizaciones futuristas en un estúpido presente
"This is me and Mommy, this is me and Mommy walking".
Ya no eres así, ya no serás así; puede ser que ni tan siquiera hayas sido así.

Somos incontables generaciones pasadas que silenciosamente atacan en nuestra más extraña intimidad. Bueno, no siempre lo hacen de manera silenciosa, a veces estos recuerdos ya vividos anteriormente que creemos -o queremos creer- como inexistentes chillan tan fuertemente que es imposible ignorarlos.

Uno de los temas que principalmente trata el corto es el de las heridas no-físicas de la infancia, ésa etapa de la vida donde todo era de supuestamente de color rosa y -mirando fríamente- son los años más negros del viaje terrenal que creemos como únicamente real. Seguramente por ello, para mostrar ésta fragilidad del ser que puede acabar siendo cruel y malvado en la madurez, el autor del corto ha elegido situar como protagonista la figura de una niñita.

A grandes rasgos, esta decisión -según mi punto de vista-, intenta contraponer lo que éramos antes sin tener conciencia y que es totalmente diferente a lo que somos ahora mismo teniendo -quizá y seguramente- conciencia de demasiadas cosas.

Dejando de lado los viajes a través del espacio-tiempo o los elementos fantasiosos, éste producto guarda mucha más verdad que la mayoría de producciones ambiciosamente falsas que se producen en masa para un público mainstream en formato de largo.

Es un corto muy bonito, y cuando utilizo el término "bonito" lo uso porque dentro de mí se producen extrañas sensaciones al ver a un dibujo de meras cuatro líneas hablando de lo bellos que son los cuerpos de las estrellas muertas que aún brillan en nuestro alejado planeta de más tristeza que glaciares, tristeza que, como bien dice la mujer adulta, nos hace sentir inevitablemente vivos.

La sencillez de los dibujos tiene un significado concreto, claro. Estos fáciles y comprensibles garabatos son los típicos que hacíamos al tener la edad de la niña protagonista. Así pues, se mezcla la paranoia intelectualmente auténtica que intenta transmitir sabiamente Hertzfeld con la proximidad que emanan los dibujos infantiloides.

Creo que estoy divagando.

Pasan tantas cosas bellamente incomprensibles, hay un momento por ejemplo -no creo que sea spoiler comentarlo- donde la adulta cuenta su enamoramiento con una roca, roca inerte que espera ser llevada a la estantería o jardín de algún paraje menos desolador que el de un planeta habitado por melancólicos robots; la roca sólo espera ser amada o admirada.

Sí, estoy divagando.

Me han hecho reír las frases elocuentemente no procesadas de la pequeña Emily y me ha provocado la más absoluta tristeza llegar al final del corto.

La tecnología ha cambiado el rumbo al que se dirigía la vida de Emily para siempre, la tecnología ha permitido un contacto no posible en nuestro presente, ha permitido una relación efímera de un cuarto de hora (lo que dura el corto en sí) entre el presente y el futuro a través del Universo. ¿Debemos agradecer a la tecnología para complicarnos de manera preciosista nuestro paso por una Tierra cada vez más futurista? Hay quien cree que sí, hay quien cree que no.

He llegado a la conclusión de que somos autodestructivamente críticos con nosotros mismos, dentro de unos días ésta crítica/reflexión que he hecho con tanto esmero no me va a gustar ni pizca. Pero claro, eso ya lo divagaré en el nuevo mundo que supondrá el mañana.
[Leer más +]
10 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil
Relaciones 1