arrow

Luz Silenciosa (2007)

Luz Silenciosa
Trailer
6,9
1.499
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
México. Estado de Chihuahua. Comunidad de los Menonitas. Johan, casado con Esther, con la que tiene siete hijos, vive desde hace dos años una historia de pasión con Marianne. Entre sus dos vidas, sus dos mujeres, la elección es imposible. Confiesa su situación a su amigo Zacarías y a su padre, que es predicador y considera que la vida de su hijo se halla bajo la influencia del diablo. Sin embargo, los dos lo apoyan, lo compadecen. Y lo envidian... (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ México México
Título original:
Luz Silenciosa
Duración
142 min.
Estreno
22 de febrero de 2008
Guion
Carlos Reygadas
Fotografía
Alexis Zabé
Productora
Coproducción México-Países Bajos (Holanda)-Francia-Alemania; Mantarraya Producciones / No Dream Cinema / Bac Films / Estudios Churubusco S.A / arte France Cinéma / FOPROCINE / Motel Films / IMCINE / Ticoman
Género
Drama Religión Vida rural
"Esta película regala sensaciones intensas, hay algo muy magnético en ella, me seguirá dando vueltas en la cabeza y en la sensibilidad cuando haya pasado el tiempo"
[Diario El Mundo]
"Sugerente, a ratos insólita, por momentos impostada y algo cargante (...) Con un innegable poderío visual"
[Diario El País]
8
ARTE FILMATIVO ANTE EL VIVIR RELIGIOSO DE UNA FAMILIA MENONITA
Película contemplativa, donde se da preferencia al silencio, a la naturaleza y a personas de cosmovisión religioso-cristiana; parecida pues a "El gran silencio", de Philip Gröning (Alemania 2005); con la diferencia que en el filme de Gröning, los protagonistas son sólo hombres maduros, católicos de clausura estricta, mientras que en el caso de esta película de Reygadas, son hombres, mujeres y niños, familias de menonitas (una de las muchas variantes del cristianismo protestante surgido en Europa a raíz de la Reforma de Lutero). Si he de escoger entre las dos prefieron la del director mexicano, pues el hecho de filmar a hombres y mujeres religiosos en su relación vivencial da de sí mucha mayor vitalidad, pasión y capacidad de alejar el aburrimiento.

De manera espléndida y bella, Carlos Reygadas, hace incapié contemplativo, paciente, lento, en la Naturaleza: el alba, el ocaso, los campos con gran solana, los campos nevados, la lluvia, etc.

Quizás esta película es un homenaje a aquella otra famosa y gran referente del cine espiritual, cristiano y milagroso, hecho con tanto arte, delicadeza e impacto carismático, que siempre será un paradigma a tener en cuenta en cuanto a filme por excelencia de los que pellizcan el alma y la impronta religiosa de los seres humanos, me refiero a "Ordet (la Palabra)", de Carl Theodor Dreyer (Dinamarca 1955). La similitud es obvia, al menos en el fondo teológico (teología lazarista) que implica ir a la muerte y regresar de la misma.

"Luz silenciosa" es todo un muestrario de magistral dirección cinematográfica, sobremanera en la filmación de las escenas. Una obra para coger calma respiratoria, para observar cómo entre las palabras caben largas pausas y silencios sin que por ello el mundo se pare o nos volvamos locos, al contrario se descubre una manera inaudita y milagrosa de escucha, de conteplación, de captación ante lo que nos rodea; maravillas a tener muy en cuenta.

Fej Delvahe
[Leer más +]
37 de 51 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
PASIÓN O BONDAD
1) Desde el girar nocturno de las galaxias, la historia que va a contar Reygadas aterriza despacio en un lento amanecer que equivale al ancestral “Érase una vez…” de las narraciones arquetípicas, profundamente evocador.

Érase una vez un granjero, padre de familia numerosa, decidido a dejar a su mujer e hijos para vivir con su vecina amante, en quien estaba casi seguro de haber encontrado al verdadero amor de su vida. Ciertos márgenes de duda le movían a consultar con su padre y con su mejor amigo la decisión.

Sería un relato corriente si no se tratara de miembros de la cerrada comunidad menonita “Manitoba”, de origen alemán, arraigada en Chihuahua, México.
El estricto credo protestante de los menonitas hace que el conflicto del hombre que quiere a dos mujeres a la vez se pueda centrar en el aspecto ético-moral más que en el erótico: en el sufrimiento de las personas implicadas y en su modo de enfrentarse a las trágicas consecuencias.

2) En esta cinta hay de Tarkovski el protagonismo del paisaje; de Bresson, el concurso de actores no profesionales; de Dreyer (cuyo “Ordet” se cita expresamente en la escena del velatorio blanco y en cuyo sentido profundo se apoya), la escenificación exacta y la voluntad trascendente.

Pero tras una bregada preproducción en la hermética comunidad menonita, Reygadas elabora esas influencias en busca de una fórmula propia.
La poética de su paisajismo es más sensorial y desnuda que la de Tarkovski. Se pega al terreno para adentrarse en la profundidad del espacio, ayudado por una luz que con un amanecer y un ocaso abre y cierra la película, y parece con su brillo gobernar el mundo. El frecuente movimiento de la cámara hacia delante intensifica la sensación de amplitud, reforzada por una banda sonora sin música, tersa, reservada para las parcas voces, los sonidos de respiraciones e insectos, motores y lluvia.
Los actores no profesionales no son tomados para sólo modelar, sin reflejar emociones, según hacía Bresson. Tampoco actúan a la manera convencional sino que sienten a fondo ante la cámara. Elección y dirección de actores son extraordinarias. El sentir de estos ocasionales ‘intérpretes’ es tan vivo e intenso que casi transforma sus fisonomías de una escena a otra.
Dreyer articula en su “Ordet” un discurso religioso que sirva de marco al milagro. Reygadas, por su parte, aunque lo ambienta en una radical comunidad creyente lo envuelve menos en argumentación teológica. Prefiere abrirlo a lo maravilloso, tan presente en las narraciones tradicionales.

3) La presentación eficiente y verosímil del elemento maravilloso en estado puro, sin mezclar con lo fantástico ni lo folklórico, es posible gracias al asombroso acierto de situarlo en el peculiar ambiente de los protagonistas, de antemano depurado y libre de ganga e interferencias (no hay radio ni TV, excepto un recital de Jacques Brel), y a una dirección excelente, que apura siempre al límite el rigor de la emoción estética.
[Leer más +]
25 de 34 usuarios han encontrado esta crítica útil