arrow

Dulcemente infiel (1998)

4,1
25
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Tres parejas jóvenes acuden a una cena en un elegante barrio de Los Angeles. También está presente el único soltero del grupo, quien lanza una bomba en la conversación, al afirmar que todos los que creen en la monogamia se equivocan. Todos se sienten personalmente ofendidos e inician un apasionante debate. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Denial
Duración
93 min.
Guion
Adam Rifkin
Música
Tyler Bates
Fotografía
Francis Kenny
Productora
Denial Venture / Tapestry Films
Género
Comedia Drama Romance
3
Se infiel y no mires con quien
Tres parejas jóvenes de Los Ángeles se reúnen a cenar acompañado de un amigo soltero y bastante cínico que pone en entredicho la fidelidad en las parejas y, de paso, la articulación monogámica de la institución matrimonial. Todos se sienten escandalizados achacando al carácter provocador del amigo escritor solterón. El guión de la película, de escasa calidad, va presentando situaciones cruzadas de ellos y ellas en las que nadie puede resistir la tentación del sexo, aunque haga protestación de fidelidad. Todos caen en la tentación menos uno que es camarero en un hotel, que salva el honorcillo de los defensores de la fidelidad conyugal. El director presenta a vuelapluma situaciones de como se cae en la tentación con tipas sexualmente muy atractivas, con lo que uno termina encantado de ver a tanta carne joven, pero subsiste la duda de si la película no es un porno encubierto, tal es el grado de superficialidad del tema tratado.

Si bien el director trata de presentar el problema de la fidelidad en el matrimonio monógamo, la verdad es que, al dispersarse en las tres parejas, no ahonda en el problema suponiendo que exista de manera generalizada. Para estudiar el conflicto del trío amoroso ya tenemos la tribu de directores francés que en los 70-80 que nos dieron una castaña prolongada sobre la infidelidad matrimonial permanente, es decir, tener una concubina. Aquí sólo toca de pasada un escape sexual eventual. La película está falta de un guión, de un director y unos buenos actores. Con esta gentes de tantos recovecos y pusilánimes uno se ve abocado a la fidelidad eterna. Amén
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica