arrow

Un corazón en invierno (1992)

Un corazón en invierno
Trailer
7,4
3.076
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Stéphane y Maxime fabrican y reparan violines y otros instrumentos de cuerda. Un día Maxime le confiesa a su amigo que se ha enamorado de Camille, una joven y bella violinista. Los primeros encuentros entre Camille y Stéphane son fríos, pero poco a poco ella empieza a sentirse atraída por el frío e imperturbable socio de su novio. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Francia Francia
Título original:
Un coeur en hiver
Duración
105 min.
Guion
Claude Sautet, Jacques Fieschi, Jérôme Tonnerre
Música
Maurice Ravel
Fotografía
Yves Angelo
Productora
Film par Film / Orly Films / Sedif / Panavision / D.A. Films / France 3 Cinéma
Género
Romance Drama Drama romántico
"El mejor Sautet hace, al igual que en "Nelly y el Sr. Arnaud", con un argumento de lo menos emocionante y espectacular, una de las historias, en este caso de amor, más conmovedoras de los noventa"
[Diario El Mundo]
9
Hermosa película, triste historia de amores no correspondidos
El pilar fundamental sobre el que descansa la cinta es su sólido guión, que consigue interesarnos hasta el extremo por una historia mil veces vista.

En segundo lugar, el triángulo de actores realiza un trabajo perfecto. Sigo dándome cuenta de lo buen actor que es Daniel Auteuil, me da vergüenza decir que lo descubrí en Caché (2005), de Michael Haneke. A André Dussollier lo había visto en La buena boda, de Eric Rohmer, y está más que correcto. Pero, por supuesto, mención aparte para la Béart, qué mujer. Diría “sensualidad”, si tuviera que definirla en una palabra. Su personaje se muestra variable, de una insensible e inalterable gelidez, pasa a transformarse en una ardiente criatura dominada por los celos. Encantadora.

La historia, lo dicho, resulta de lo más convencional. Supongo que así es más difícil que surjan obras maestras, si se tocan temas habituales como el amor, acerca del cual parece estar todo contado. O no tiene por qué, pero en cualquier caso me parece un logro construir una obra tan brillante dado el punto de partida.

Gran trabajo en la dirección de Sautet, que hila todas las secuencias de forma magistral, para que entendamos y aprendamos el complejo proceso de la seducción, el cortejo, ese tira y afloja entre hombre y mujer, tan difícil de gestionar cuando se trata de resolver o consumar el acercamiento. Ese juego se desarrolla despacio, nos ofrece un buen puñado de magnéticos minutos.

Fascinados, desembocamos en un final intenso y extraordinario que se aleja de cualquier cosa que estuviéramos esperando. Una profundidad de personajes como ya no se ve en ninguna película del cine actual. La última película que me ha helado el corazón.
[Leer más +]
42 de 45 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
HOMBRE INDIFERENTE VERSUS MUJER APASIONADA
Hay humanos tan delicados y desapasionados que más bien parecen vegetales. Este es el caso de Stephane (Daniel Auteuil), un hombre que ni siente ni padece sentimientos tan humanos como el amor sexual o la amistad. ¿Será por religiosidad-castidad, por complejo psíquico, por homosexualidad de la que se avergüenza, por castración, por asqueamiento filosófico de la vida, porque tiene un cáncer que no quiere comunicar a nadie? ¡Por algo debe ser!, todo tiene detrás alguna razón o razones; pero el director no nos las descubre. La cuestión es que es un personaje completamente raro y delicado, un artesano reparador que ayuda a los músicos a mantener activos sus juguetes, la personificación de la delicadeza, de la sensibilidad, un genial acompañante que escucha y aconseja, una especie de grabadora o anotador en quien depositar confidencias, pero sin esperar sacarle un mínimo de pasión, de compromiso fogoso, aventurero o explosivo. Se puede contar con él para muchas cosas, hasta para la compasión que otros no son capaces, pero no para amar. Este hombre más que tener el corazón en invierno lo que lo tiene es la vitalidad enterrada en el hielo de la Antártida indiferente. ¡Qué patética y antiamorosa es la indiferencia! Sin duda es mucho mejor la pasión carnal, por muy quebrantadora que resulte a posteriori, mil veces mejor que una vida como la de Stephane, un hombre sin sal ni especias vitales, y lo que es peor aún: sin vitamina E, que por no admitir no admite ni siquiera unas gotitas vitalistas de aceite de oliva!

Si el director lo que ha pretendido es rodar la historia de un indiferente desapasionado, cuya vida es una especie de asepsia precisamente sin vitalidad, lo ha logrado de pleno y con rigor notable.

Fej Delvahe
[Leer más +]
45 de 55 usuarios han encontrado esta crítica útil