arrow

¡Menudo fenómeno! (2013)

¡Menudo fenómeno!
Trailer
5,1
3.097
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
David Wozniak (Vince Vaughn) es un hombre de pocas ambiciones cuya vacía existencia da un vuelco cuando, en el peor momento de su vida, descubre que es padre nada menos que de 533 hijos, fruto de las donaciones de esperma que realizó más de veinte años atrás. Por si fuera poco, 142 de ellos quieren conocerle. Remake que Ken Scott dirige de su película 'Starbuck' (2011). (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Delivery Man (The Delivery Man)
Duración
103 min.
Estreno
29 de noviembre de 2013
Guion
Ken Scott
Música
Jon Brion
Fotografía
Eric Alan Edwards
Productora
DreamWorks SKG
Género
Comedia Drama Comedia dramática Familia Remake
4
El pajillero duplicado
A David Wozniak aquella mañana le costó especialmente levantarse. Tuvo que apagar tres veces el despertador antes de empezar a sopesar los más, pero sobre todo los menos, de salir del microclima que su cuerpo, con la inestimable ayuda de las mantas, había creado a lo largo de la última noche. Cuando llegó a los cien ''Mississippis'' empezó a desperezarse, y aunque era plenamente consciente de que estaba a punto de marcar su enésima impuntualidad a la hora de fichar en el trabajo, no tuvo ningún inconveniente en dedicarse unos momentos a él mismo. A él y a su hobby matutino favorito: el juego de las siete diferencias. Salió a la calle en albornoz, le birló al vecino un ejemplar de su periódico favorito, se sacó del bolsillo un bolígrafo roído y se dispuso a detectar las pequeñas singularidades que distinguirían a dos imágenes supuestamente idénticas. Pero algo fallaba. Sería porque aquella mañana todavía se notaban demasiado los efectos de la farra de la noche anterior, sería porque los problemas financieros se estaban cebando excesivamente en su adormilada mente, pero aquel día no había manera de encontrar una.

Sobre remakes (así como sobre todo lo que gira en torno a ellos, que no es precisamente poco) se ha escrito, y presumiblemente se escribirá tanto, que a priori sería hasta ofensivo reactivar el tema dejándonos llevar por una película tan insignificante como '¡Menudo fenómeno!'. El caso es que, a veces (''demasiadas'', podría decirse), la oferta que presenta la cartelera es igualmente tan ofensiva que a uno no le queda otra que contagiarse de la estupidez general. Y hablando de sandeces, ¿qué tal si, para hablar de lo nuevo de Vince Vaughn, sacamos, como quien no quiere la cosa, el nombre de Michael Haneke? Llegado el punto, los más impacientes, por mucho que, efectivamente, sean víctimas de su propia impaciencia, deberían poder reclamar su sagrado derecho a empezar a arrojar piedras al cretino capaz de poner esos dos nombres en una misma frase. Pero, recordemos, es ésta una de esas ocasiones en las que parecen mandar los cretinos.

Al grano. En 1997 a un director alemán le dio por estrenar la que con toda seguridad sea una de las películas más perversas de la historia del cine. Tal era el valor de 'Funny Games' que tan solo era cuestión de tiempo el que a alguien, desde el otro lado del charco, se le ocurriera apostar fuerte por el -cantadísimo- remake. Lo que para nada estaba escrito es que de dicho proyecto se hiciera cargo el autor de aquel prodigioso original. El propio Michael Haneke se fue a los Estados Unidos y, por si el desconcierto no era suficientemente, acabó firmando un calco que acabó de descolocar al personal. Las conclusiones que pueden extraerse de dicho experimento son tantas, y la mayoría de ellas son tan disparatadas, que mejor sería que los que lo seguimos todo de cerca guardáramos silencio. Al fin y al cabo, la voluntad de los grandes maestros debe ser tomada simplemente como lo que es, y todas las vueltas que puedan darse alrededor suyo quedarán igualmente como lo que son: simples e insustanciales vueltas.

Lejos, muy lejos de la órbita de estos grandes genios, encontramos, por ejemplo, a Ken Scott, quien hará dos años se diera definitivamente a conocer con la simpática 'Starbuck'. ¿Su siguiente paso? Irse a los Estados Unidos y repetir exactamente la misma jugada con '¡Menudo fenómeno!'. Juguemos pues a las siete diferencias. Los actores, casi todos (y nótese el ''casi todos'') nuevos. La cancha donde se disputa el partido: ya no estamos en Canadá, sino un pelín más abajo. El deporte practicado por el protagonista: ¿quién dijo fútbol / soccer cuando lo que se estila en estas latitudes es el baloncesto? Alguna escena picantona desaparece aquí en casto fuera de campo. Y ya. Las cuatro anomalías que nos faltan para completar el juego o no existen o son tan pequeñas que cabría adjudicarlas más a un -microscópico- error de imprenta, antes que a la voluntad del autor. Ahora la pregunta del millón: ¿se trata de querer asegurarse de que el remake no va a matar el alma de la materia primera... o de pura vagancia? A juzgar por los resultados, las probabilidades juegan a favor de la segunda opción.

'¡Menudo fenómeno!', traducción desesperantemente ''nuestra'' de 'Delivery Man' (en cristiano, ''El repartidor'') es, para bien y para mala, el vivo reflejo del encanto perezoso de su principal estrella: Vince Vaughn. En efecto, la gracia golfera de la pereza se impone en un proyecto cuya mejor virtud parece pasar por saber imitar, como si de un espejo se tratara, todos los gestos y rasgos físicos del sujeto puesto delante de su marco. Se destapó el enigma. Aquel día David Wozniak volvió a llegar tarde a la carnicería regentada por su familia. ¿Por qué demonios se demoró más que nunca? porque perdió el tiempo jugando a un juego que no podía ganar... porque no había juego al que jugar. Del mismo modo, no hay que romperse el coco, pues no hay en esta sesión nada que no hayamos visto antes. Literalmente. Plano a plano; frase a frase, Scott se limita a seguir su propio manual. Los gags y los golpes de efecto se disponen y se disparan desde el mismo ángulo, en el mismo momento y con la misma intención.
[Leer más +]
10 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Menudo fenómeno!
Cuando las perspectivas son bajas, cuando no se espera ninguna vista apropiada del paisaje escogido, sólo cabe mejorar -dice la teoría-; puede que de ahí la agradable sorpresa, la grata impresión de encontrar una película bastante entretenida, amena en todo el conjunto, con una decente actuación de Vince Vaughn -para variar- y situaciones cómicas que, sin llegar a exagerar, te divierten y complacen durante los 100 minutos de su proyección. Remake de una historia anterior -"Starbuck"- del propio Ken Scott, ésta sirve de base para proporcionar unos personajes dignos, fáciles de ver y seguir, que participan de un distraído desarrollo -con tiempo para la ternura, la risa y el drama-, sencilla de asimilar y absorber y que cumple honradamente su papel de liberación momentánea de las penurias diarias; y, en ciertos momentos, simplemente va de maravilla! No nos engañemos, es sencilla y simple en su elaboración, escasa y limitada en su proyección, de nimio y limitado contenido; pero, está realizada con buena intención, con un asequible arte, con unas cumplidas intenciones y un acertado empeño de forma que puedes captar sus limitaciones pero también apreciar sus virtudes. No esconde ni publicita lo que no tiene; sirve para breve espacio temporal de relax en el que se busca esparcimiento sin ataduras emocionales. Y, hay que admitir, cumple su cometido mejor de lo esperado!!!

http://lulupalomitasrojas.blogspot.com.es/
[Leer más +]
7 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
Relaciones 1