arrow

El desconocido del tercer piso (1940)

6,1
409
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
El testimonio de un periodista sirve para llevar a un joven a la silla eléctrica. El reportero, torturado por las dudas acerca de su culpabilidad, cae en una telaraña de falsas pruebas que le señalan, ahora a él, como presunto autor de un nuevo crimen... (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Stranger on the Third Floor
Duración
64 min.
Guion
Frank Partos
Música
Roy Webb
Fotografía
Nicholas Musuraca (B&W)
Productora
RKO Radio Pictures
Género
Cine negro Intriga Thriller Crimen Serie B Película de culto Expresionismo alemán Thriller psicológico
6
SERIE B Y NICK MUSURACA
Las compañías cinematográficas necesitaban producir cierto números de " lower-budget features" ( películas de bajo presupuesto) para mantener sus estudios y costearse trabajos de mayor envergadura. Actores noveles o semi-retirados, algún que otro "gancho" con atractivo y bajos presupuestos en exteriores y decorados, son algunas de las notas destacadas de lo que se conoce como cine serie B.

El extraño del tercer piso contiene todos estos elementos, pero suple sus inevitables carencias monetarias con algunas notas de calidad que, es de justicia, sean reconocidas. Les estoy hablando de la excelente fotografía de Nick Musuraca al que recordamos entre otros trabajos por La mujer pantera de Jacques Tourneur. La cámara de Musuraca es perfectamente reconocible especialmente en la secuencia onírica del protagonista donde éste sueña sufrir un situación similar a la del hombre condenado por su testimonio. Los juegos de contrastes entre luces y sombras nos transportan al cine de Tourneur pero también al de Lang con sus rejas carcelarias, sus oscuridades convenientes y su mezcla no agitada, de expresionismo y surrealismo.

Probablemente las sombras pretendieron ocultar las "vergüenzas" de un presupuesto extremadamente bajo, cuya parte del león probablemente fuese para un Peter Lorre que ofrece una de sus participaciones cinematográficas más breves y silentes que se le recuerda (tan solo unas breves frases en la secuencia final). Pero aún así, se trata de sombras de categoría.

Por lo que hace al resto del film entresacar la actuación de Elisha Cook Jr. quien siempre es centro de atención en todo cine negro que se precie. Y hablando de cine negro, reseñar cierta polémica respecto a si este film fue el primero del género o no. Probablemente los orígenes del cine negro haya que ir a buscarlos a Francia, de ahí su habitual denominación de "film-noir". En cualquier caso, quede constancia de esta circunstancia.

Les he expuesto los argumentos para ver esta película. También los hay para lo contrario. Demasiadas reflexiones, rayando el film psicológico, o un desenlace demasiado acelerado, como si se les estuviese pasando el arroz o les estuviesen esperando para cenar. Ustedes tienen la última palabra.
[Leer más +]
15 de 16 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Ir a la moda en tiempos de crisis.
Igual que si ahora quieres se famoso en esto del cine tienes que hacer una película de superhéroes o de acción con tías buenas y muchas explosiones, en los años cuarenta tenías que dirigir una de cine negro. Y como dice la frase mucho fueron los llamados y pocos los elegidos. Si uno se mete a estudiar a fondo dicho género en la época se encuentra con muchas medianías, que también las había.

Esta es una de ellas, “El extraño del tercer piso” una de esas películas de bajo presupuesto que abordan el cine negro con algunos elementos muy en boga en el momento como el psicoanálisis, el periodista como héroe, dosis de suspense y un tono de novela kafkiana.

La película no es mala, pero los pocos medios disponibles en esta ocasión se notan bastante, sobre todo en las visiones oníricas que resultan en el mejor caso curiosas pero nunca imprescindibles a la hora de valorar este film.

Destacable el corto pero intenso papel de Peter Lorre, que venía en cierta forma a homenajear el que interpretó en “M, el vampiro de Düsseldorf”, y una aceptable dirección por parte de Boris Ingster, que sin embargo no nos permite adivinar ninguna genialidad, todo muy previsible, y el final aún más.

No todas las rarezas merecen una oportunidad, en este caso se la pueden dar por sus escasos 60 y pocos minutos, pero ya les adelanto que no perdurará mucho tiempo en su mente.
[Leer más +]
14 de 18 usuarios han encontrado esta crítica útil