arrow

Shiner (2000)

Shiner
Trailer
5,6
1.264
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Billy "Shiner" Simpson (Michael Caine), un ambicioso e implacable promotor de boxeo, que había llegado a ser en su juventud una gran figura dentro del mundo pugilístico, se encuentra en plena decadencia. Sin embargo, cree estar ante la gran oportunidad de su vida: se trata de apostar todo su dinero, a un solo combate, en favor de su hijo, un prometedor boxeador. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Reino Unido Reino Unido
Título original:
Shiner
Duración
101 min.
Guion
Scott Cherry
Música
Paul Grabowsky
Fotografía
Mike Molloy
Productora
Wisecroft Limited / Visionview / Geoff Reeve. Distribuida por IAC Films
Género
Drama Deporte Boxeo
7
Se acabó el combate: ¡Tongo!
Thriller inglés, como su director, John Irving, experto en temas de acción, que deja atrás a muchos thrillers americanos bastante más famosos.
Shiner es un promotor de combates de boxeo, dedicado a ello toda la vida, que arriesga su fortuna a un solo combate, el que tiene que librar su hijo con un experto contrincante.
El boxeo es un deporte muy arraigado en Inglaterra y, como en EEUU, también ahí está la mafia por medio.
Bien ligada en todo momento a excepción del detalle que figura en el "spoiler", pero perfectamente narrada, con un clima tenso más que aceptable. Acción bien montada que se compagina con el drama de los diferentes personajes; personajes interesantes que viven de los trapicheos de este mundo. Un final factible (algo recurrido, eso sí) y un convincente trabajo de todos sobresaliendo también Martin Landau.
Por supuesto, excelente Michael Caine dando vida al personaje principal, Shiner, coherente con el mundo en que vive, un tipo con pocos escrúpulos, violento, metido en turbios asuntos y perseguido por la policía, y además fanfarrón, pero que aguanta el protagonismo sin reparo alguno ganándose el apoyo del espectador.
En especial me ha gustado la relación entre el promotor, Shiner, y su guardaespaldas principal, una relación con una base personal entre ellos que se averigua al final.
[Leer más +]
8 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Sir Shiner
Existen películas de hace medio siglo que, aún hoy, contemplamos considerándolas de rabiosa actualidad. “Shiner” podría ser de ellas, de no ser porque se produjo el año pasado, aunque sí por la ausencia de gimnasia cinematográfica última generación tipo “Operación Swordfish” y de la previsible perdurabilidad de la cinta.

Imaginen un perdedor crónico, permanentemente rodeado de declarados miserables (ricos o no) en un ambiente barriobajero teñido por el mundo de las apuestas y el boxeo. Su hijo, en quien ha proyectado sus anhelos, en quien vuelca todas sus energías y saber, representa ahora también un billete de lotería que puede hacerle conocer la gloria, el dinero, la fama. Pero el chico cae, primero en la lona llevando así a la ruina al padre, y después abatido por un tiro de un asesino desconocido...

Ahora imagínense a Sir Michael Caine (Shiner) preguntándose qué oscura conspiración se ha tejido para hacerle añicos sus cuidadosos planes hacia la gloria, hacia su devoción por el mundo del boxeo que adora proyectado en su propia sangre. Imaginen su rabia y su firme determinación por esclarecer tan dolorosa muerte, empleando para todos los métodos aprendidos en las duras calles, por injustamente expeditivos que sean.

Con demasiada frecuencia se habla de la importancia del empeño, de la convicción para acometer una empresa en la que se cree firmemente. Esta es una buena película para reflexionar al respecto. Pónganse en la piel de papá “Shiner”, quien no escatima medios ni carácter para lograr su propósito, destripando a quienes le rodean en busca de la verdad, obviamente sin ningún tipo de corrección política. El efecto de tal determinación es una visita al dolor, desde el mazazo sufrido al presenciar la muerte de su hijo, hasta las posteriores variantes en forma de humillación, provocada y recibida, o permanente desconfianza y dureza, que incluso salpica a sus propias hijas.

Y a pesar del rotundo peso del actor para cada minuto de la película, no desmerecen sino engrandecen su trabajo el impecable plantel de secundarios, desde el contrapunto senior Martín Landau, como mentor del contrincante del hijo de “Shiner” hasta Gary Lewis, entrenador del chico, de fácil recuerdo por su presencia en la aclamada “Billy Elliot” como padre del protagonista danzarín.
[Leer más +]
7 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil