arrow

Ben-Hur (1925)

7,7
4.177
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
La acción se sitúa en el año 26 d.C. Roma somete a los hebreos a una violenta represión. Judah Ben-Hur, un joven judío de familia acomodada, conversa con Messala, un antiguo amigo de la infancia que se ha convertido en centurión romano. Ha pasado mucho tiempo desde entonces, y Messala ya no es el mismo. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Ben-Hur: A Tale of the Christ
Duración
143 min.
Guion
Carey Wilson, June Mathis (Novela: Lew Wallace)
Música
Película muda
Fotografía
Clyde De Vinna, René Guissart, Percy Hilburn, Glenn Kershner, Karl Struss (B&W)
Productora
Metro-Goldwyn-Mayer
Género
Aventuras Antigua Roma Cine mudo
Grupos  Novedad
Ben-Hur
8
Una joya del cine mudo
Superproducción realizada por Fred Niblo ("La marca del zorro", 1920). Es la segunda adaptación al cine de la novela "Ben-Hur" (1880) de Lew Wallace. La primera, de 15/20 minutos, es de 1907. Se rodó en Italia (Anzio, Livorno y Roma), California (Inverson Ranch y Santa Catalina Island) y en los Culver Studios (CA), con un abultado presupuesto de 3,9 M dólares. Se estrenó para el gran público el 8-X-1927.

La acción tiene lugar en Jerusalén, Roma, Antioquía y Mar Mediterráneo, entre los años 1 y 33. Narra la historia de Judah Ben-Hur (Ramon Novarro), noble judío, nacido en torno al año 1, leal, desinteresado, honesto y bien parecido. Messala (Francis X. Bushman), arrogante, egoista y ambicioso, amigo de la infancia de Judah y jefe de las tropas romanas en Judea, le acusa injustamente de atentar contra la vida del nuevo cónsul romano. Le condena a galeras de por vida y cierra en prisión a la madre y hermana.

Pese a las incidencias de la producción, la obra ofrece una notable y grata fluidez narrativa. El relato se ajusta con mayor fidelidad a la novela que la versión de 1959. Contrapone las ansias de venganza de Ben-Hur con las enseñanzas de Jesús de Nazaret, en esta ocasión conocidas a través de sus propias palabras, que invitan al amor y al perdón. Cumplida la venganza, recupera su fortuna y con ella levanta dos legiones contra los romanos para proclamar rey de Judea a Jesús de Nazaret. Estos propósitos chocan con la opción por la paz de éste, que proclama que su reino no es de este mundo. La película, pese a ser muda, es una obra muy rica en sugerencias, que conmueve y emociona. El personaje de Ben-Hur, a cargo de Novarro ("Mata Hari", 1931), es mucho más simpático, cálido y próximo que el de Heston, hierático y distante. Nueve escenas fueron rodadas en color (2 colores). Son destacables la escena de la batalla naval (muy superior a la de 1959), la de los galeotes en la bodega, la de María el 24 de diciembre, el malicioso intento de seducción de Ben-Hur por la pérfida Iras (Carmel Myers), el beso en el suelo de Miriam (destinado al hijo que no quiere contagiar), la mujer adúltera, el camino de la Cruz, la de madre e hija en prisión, el terremoto y otras. La estética del film es ecléctica: se aproxima al barroco (María y María con el niño), modernismo (Iras en traje de gran gala), romanticismo (montañas del valle de los leprosos) y expresionismo (Miriam y Tirzah en prisión).

La música del DVD (2005) incluye una excelente banda sonora, original de Carl Davis, interpretada por la Orquesta Filarmónica de Londres, que acompaña la acción activamente e introduce fragmentos de órgano en las escenas sagradas. La fotografía ofrece imágenes de gran belleza y escenas de extraordinario dinamismo. El guión, del legendario June Matis, demuestra una sorprendente capacidad de sugestión. Las interpretaciones son admirables. La dirección crea una obra memorable.

Película antológica, más interesante que conocida.
[Leer más +]
31 de 34 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Colosal espectáculo.
87/32(18/02/09) Bienvenidos a uno de los mayores espectáculos del cine mudo. Una obra en que la espectacularidad es una hemorragia incontenible, escenas de masas coreografiadas maravillosamente, una batalla navales rodada de forma sublime, que aún hoy no se ha podido superar, la carrera de cuadrigas a la altura de su predecesora de 1.959 de William Wyler, un portento del quedarse con la boca abierta, poseedora de un montaje colosal, que imprime de un ritmo descomunal al film. Le falla a mi modo de ver, mezclar la épica historia con la de Jesús, esto lastra la cinta, supongo que habrá que contextualizarlo en la época que se rodó, pero es que roza el ridículo en la parte de Ben-Hur que va a reclutar legiones para luchar por él, en este sentido está mucho mejor el Ben-Hur de Charlton Heston, ya que la bíblica historia está contada de un modo más subliminal, sin cargarse el peso de la película. Recomendable film a los que gusten de grandes espectáculos del cine mudo. Fuerza y honor!!!
[Leer más +]
7 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil