arrow

Yo, tú, él, ella (1974)

6,9
351
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Basado en una historia que la propia cineasta escribió en París en 1968, el filme se divide en tres secciones de análisis: Tiempo de Subjetividad, Tiempo del Otro y Tiempo de la Relación. Los tres tiempos son actuados por la propia cineasta en el personaje de Julie, una solitaria que ejecuta actividades repetidas hasta culminar en una escena lésbica provocativa y voyeurista. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Francia Francia
Título original:
Je, tu, il, elle (I, You, She, He)
Duración
86 min.
Guion
Chantal Akerman
Fotografía
Bénédicte Delesalle, Renelde Dupont, Charlotte Szlovak (B&W)
Productora
Coproducción Francia-Bélgica; Paradise Films
Género
Drama Nouvelle vague Homosexualidad
6
ELLA, ÉL, TÚ, YO
ELLA:

La cineasta. Julie.

=======

ÉL:

Un camionero, pero para nada burro o borrico. Éste tiene encanto del blanco y negro de la nouvelle vague.

=======

TÚ:

Hay gente que ‘no saldrá’ de la habitación de la protagonista…

[Está allí durante los primeros 31 minutos de película]… Después, [SPOILER] toca masturbar a un camionero y tener un dúo lésbico hasta el fin del metraje.

=======

Por supuesto están TÚ (cortándote las venas); ÉL (limpiando la sangre y metiendo tu cuerpo en su camión); ELLA (afilando la cuchilla) en formato fotogramas… y YO: (escribiendo esta crítica).

=======

Chantal Akerman es así, no deja supervivientes, sólo víctimas, para bien o para mal, de su cine.
[Leer más +]
8 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
¿Hay alguien ahí?
La voz en off describe la habitación donde vive una chica, cuenta como cambia los colores y muebles de sitio, a lo largo de de 5 minutos en los que la cámara a ratos se ha movido lentamente siguiendo trayectoria... hacia alguna parte.

Un largo fundido en negro y, cuando termina, aún seguimos en el mismo lugar , la chica continúa moviendo cosas y finalmente escribe algo, a los 9 minutos hay otro larguísimo fundido... al mismo sitio, ésta todavía escribe, y escribe y escribe hasta que a los 11 minutos ocurre lo extraordinario: come algo indefinido de una bolsa con una cuchara que la voz dice era azúcar moreno (tremenda sorpresa).

Hasta el minuto 15 la chica coloca y fija con chinchetas al suelo todos los folios y cuando se sale de cuadro la cámara no la sigue (¿se habrá dormido el operadorl?), la chica vuelve a entrar en plano, la cámara no se inmuta.

Se desnuda, tumba en el colchón y se cubre con la ropa, duerme, la voz dice que han pasado 28 días (¿llevaré todo este tiempo ante la pantalla?), no, son 18 minutos y se ha hecho de noche.

En el 22 se ha despertado, es de día y sigue comiendo azúcar, que ahora derrama sobre las hojas aunque con el operador no sabemos que ocurre, pues la cámara parece clavada en el suelo. La chica va recogiendo el azúcar con la cuchara y la voz dice algo de unos pasos.

Minuto 23, vemos a través de la ventana la calle (todos están felizmente despiertos) y ella sigue desnuda, mira el exterior hasta el 27 y vuelve a comer.

Minuto 30, se acaba el azúcar.
[Leer más +]
10 de 21 usuarios han encontrado esta crítica útil