arrow

BloodRayne (2005)

BloodRayne
Trailer
2,8
1.945
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Año 1723, Rumanía. BloodRayne (Kristanna Loken) es una Dhampir, mujer medio humana medio vampira que trabaja como agente de la Sociedad Brimstone, sociedad secreta que persigue y destruye las amenazas sobrenaturales. Adaptación cinematográfica del videojuego del mismo nombre. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
BloodRayne
Duración
85 min.
Guion
Guinevere Turner
Música
Henning Lohner
Fotografía
Mathias Neumann
Productora
Boll Kino Beteiligungs GmbH & Co. KG / Herold Productions / Pitchblack Pictures
Género
Acción Fantástico Aventuras Terror Vampiros Videojuego
Grupos  Novedad
BloodRayne
1
Es un auténtico descerabrado
Voy a hacer el tremendo esfuerzo de escribir sobre una película del ínclito Uwe Boll sin descojonarme de risa, se que es difícil, y con mi carácter más, pero voy a intentarlo, voy a hacer una crítica de esta cosa en plan serio.

El señor Uwe Boll tiene en sus manos en esta película un guión yo creo que medio decente de una película de vampiros mezclados con aventuras. Si me pongo a pensar la idea no esta mal del todo, podría haber servido de digno entretenimiento.

¿Por qué no cuaja?, pues porque Uwe es un desastre, es calamitoso, desordenado, necio, exagerado y extravagante. No cuaja porque no sabe montar, no sabe dirigir escenas de acción, no sabe dirigir actores, no tiene ni puta idea de cine.

Entendería que un chavalín hiciera esta película, pero una persona adulta en sus cabales es increíble que tire un presupuesto supongo que decente de esta manera tan ruin.

No he querido nunca asemejar a Uwe Boll con Ed Wood, ya que creo que es lo fácil, es a quién te recuerda, por su infantilismo, y su desden por el cine. No quería hacerlo pero en esta crítica lo hago especialmente por su dirección artística. A Uwe al igual que a Ed le encanta sacar en sus películas a actores pasados de rosca, muy lejos de sus buenos momentos. Estos yo creo que son conscientes de ello, quiero creer que normalmente acceden a hacer el ridículo por cuatro perras. Calamitosa aparición en esta peli de la en otros momentos soberbia Geraldine Chaplin, de risa auténtica Michael Pare, y dejo para el final al convertido chapucero del reino cinematográfico, el cada día más patético Ben Kingsley, que en esta película da vergüenza ajena.

De la súper maciza Loken no quiero hacer ni comentarios, no quiero pasarme, pero se marca uno de los polvos más estúpidos de la historia del cine, Su actuación es tan lamentable que no das ni crédito, y supongo que Uwe tan contento, vivir para ver.

En fin puñalada trapera al cine de vampiros y acción de este señor, tal y como me lo temía, patético espectáculo que no llega a ser ni infantil, derroche de zumo de tomate y cutrerismo, estupidez absoluta en grado superlativo, Uwe no es Ed Wood, es mucho, mucho peor, el director más chabacano, pirado, y sin sentido que he tenido el disgusto de ver en una pantalla de cine. Tengo que plantearme no volver a ver, ni para hacer una crítica, una película de este descerebrado.

Firma: Usuario que nunca más va a volver a usar el botón NO (solo lo haré cuando alguien insulte o critique a los demás)

Ya que la crítica ha sido breve, en spoiler explico el por qué de esta firma que seguiré incluyendo en todas mis críticas, quién lo desee que lo lea.
[Leer más +]
126 de 150 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
El cine español es peor aún.
Bloodrayne ha sido la cinta elegida para que me desvirgue Uwe Boll. Ante tanto revuelo y clamor popular, la verdad es que me la esperaba más cutre, más gore y más absurda, así que he de decir que me ha decepcionado enormemente.

Una mulatilla, un tronchamozas y un Michael Madsen con greñas y papada entran en una taberna de un pueblo medieval. Un joven pide un chupito de absenta y el queso de bola le pincha con su cuchillo en el miocardio. No se reflejaba en el espejo, el muy vampiro. Esta es la mejor escena de la película.

A partir de ahí nos encontramos con unos feriantes al estilo Freaks, un ojo poderoso y muchísimos figurantes, en segundo plano, por todas las esquinas, pensando en su bocata.

Cada dos minutos aparece gente montando a caballo entre montañas.

De forma estelar, como malo malísimo, tenemos a Ben Kingsley. No me he empapado muy bien de cuál es su rol, la verdad. Sale sentado, como siempre. Yo creo que después de Ghandi le cortaron las piernas.

También aparece Billy Zane redactando un telegrama a su secretario y Geraldine Chaplin jugando un solitario. Los huesos de su padre se retuercen bajo tierra.

En total, que la prota llega a un monasterio, se pelea con un tío muy feo (Meat Loaf, supongo), esquiva unas cuchillas pulsando el R2 y absorbe el ojo. Entonces entran mazo de figurantes con arco y capucha y se monta un tomate importante, donde no distingo los buenos de los malos, que termina con más planos de jinetes recorriendo los mismos acantilados que usó Jimy para lanzarse al vacío con su Lambretta.

A todo esto hay que decir que la cintura recta y el culo plano de la prota encajan fatal en su cuerpo de caballo percherón.

Tras esto un tío con pelo de futbolista carga con la yegua asturcona a hombros hasta la mansión de un gordo con peluca (¿Meat Loaf, supongo?) rodeado de vampiras con el kiki afeitado. Allí se monta otro tomate que paso a x8.

El film se lo pasan intercambiando medallitas. También hay muchas velas y muchas celdas, un polvo gratuito, una pelea femenina submarina, sangre de rata y barcos pirata. Además toda la partida está en modo "music on".

Cómo mola entonces, ¿no?. Qué va: después de 70 minutos de aburrimiento continuo, la película cae en el mayor de los tedios. Pasará a los anales (los rectales, evidentemente) de la historia.
[Leer más +]
49 de 58 usuarios han encontrado esta crítica útil
Relaciones 1