arrow

La otra cara del gángster (El Bocón) (1967)

5,8
70
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Durante sus dos semanas de vacaciones que dedica a la pesca, el contable Gerald Clamson (Jerry Lewis) atrapa sin querer a un hombre rana, que asombrosamente es idéntico a él mismo. El buzo agonizante le pide que siga sus indicaciones para buscar un tesoro de diamantes enterrado, pero, en el instante en que están llegando a un acuerdo, unos gánsteres liquidan al hombre rana. Gerald huye entonces y, asumiendo la identidad de la víctima, decide buscar por su cuenta el preciado tesoro. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Big Mouth
Duración
107 min.
Guion
Bill Richmond, Jerry Lewis (Historia: Bill Richmond)
Música
Harry Betts
Fotografía
W. Wallace Kelley
Productora
Columbia Pictures
Género
Comedia
8
A veces, basta lanzar un anzuelo al agua para pescar un problema
Como todos los veranos, el solitario contable, Gerald Clamson, aprovecha las dos semanas que tiene de vacaciones para irse de pesca a la orilla del mar. Y, esta vez, su pesca ha sido grande… pues ha atrapado a un buzo en muy mal estado de salud, quien le ruega para que le cuide unos brillantes que tiene guardados en cierto hotel. Cuando la escena se calienta con unos gánsteres que empiezan a repartir plomo, Clamson huye despavorido buscando a quien contar lo que ha visto… e incluso lo que ha oído. Pero, para su suerte, o desgracia, vive en un país de sordos y se verá metido en un lío que hará muy emotivas… y sobre todo agitadas sus vacaciones.

Este arranque nos remite, inevitablemente, a “El mundo está loco, loco, loco”, e incluso su alusión a la manera como la gente desoye cosas relevantes por andar imbuída en sus asuntos personales, ya estaba planteada, con suma eficacia, en el filme de Stanley Kramer. Pero, en nada demerita que Lewis, quien en aquel filme hizo apenas un divertido cameo, haya tomado estos dos asuntos como punto de partida, pues lo que ha hecho luego, le hace ganar varios puntos en una labor como director que parecía venirse falda abajo.

“EL BOCÓN” puede inscribirse entre sus mejores películas porque, primero, tiene un guión bien inspirado por cuenta de Lewis y de su frecuente colaborador Bill Richmond. Abundan las situaciones jocosas, tiene momentos de verdadera creatividad en los gags, entremezcla debidamente el juego romántico entre Gerald y Suzie, y crea un tono de comedia de enredos bastante prometedora. Por esta vez, el conjunto protagónico tiene una equilibrada y deliciosa presencia (estupendos los tres gánsteres a quienes persigue “el fantasma” de su víctima), y hasta la autocomplacencia de Lewis al volver a caracterizar a su entrañable Julius Kelp como una suerte de otro-yo del contable Clamson, resulta tolerable pese a que, no nos está muy bien explicado como logra los constantes e impunes cambios en medio de un hotel atestado de bandidos.

Me ha encantado la escena de su encuentro con los agentes de tránsito. Mejor aún su delicioso tropiezo con el jefe del FBI. Y todavía mejor, cuando le pide a su chica que llame a la policía mientras él se regodea con los gánsteres que lo tienen atrapado.

Se conforma entre “El terror de las chicas”, “El profesor chiflado” y “El bocón”, lo que yo llamaría la gran tríada del Jerry Lewis actor y director. Tres filmes que dan cuenta de su verdadero potencial creativo, y donde demuestra un talento sazonado y depurado, capaz de lograr comedias verdaderamente significativas y a las que reconocemos unas estupendas risas que nos han complacido el alma.
[Leer más +]
3 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
No es el mejor Jerry Lewis
Se puede decir que la obra de Jerry Lewis comprende tres períodos aquilatados en el tiempo de los cuales dos pertenecen a Paramount hasta el año 1.965, la primera parte se abre con el período comprendido entre 1.949 y 1.956 cuando forma dúo con Dean Martin, se puede decir que la etapa álgida del dúo se situa a partir de 1.953 y sobre todo bajo la dirección de Frank Tashlin donde sobresalen entre otras obras como "Artistas y Modelos" (1.955) y "Loco por Anita" (1.956).

La segunda parte ya en solitario, no tenía ya quizás mucho sentido el dúo con Dean Martin cuando el público prefería al payasete de Jerry Lewis y sus gags, este período comienza a partir de 1.956 donde el gran áctor cómico fue de menos a más, comenzando su punto cumbre y maduro a partir de 1.960 donde Jerry Lewis comenzó sus dotes de director iniciándose en "El Botones" (1.960).

En 1.965 y después de una etapa intensa de producciones, alrededor de dos al año, se cerraría la colaboración entre Jerry Lewis y Paramount, poniendo punto y final la excelente "Las joyas de la familia" en la que Lewis interpreta a 7 personajes diferentes y las situaciones caóticas se suceden, por el medio quedan "El profesor Chiflado" (1.963), "Lío en los Grandes Almacenes" (1.963), "Caso clínico en la clínica" (1.964), "Jerry Calamidad" (1.964) y un largo etcétera.

Finalmente que nos queda?, a partir de 1.965 cuando Jerry Lewis aún no contaba ni con 40 años de edad y parecía que ya lo había hecho y dado todo se inicia el tercer y último periodo con Columbia Pictures, que desgraciadamente y como el propio Lewis reconocería no era y tampoco fue el mejor, teniendo incluso dificultades para financiar sus películas.

Esta película de 1.967 pertenece a este período, una etapa que yo más bien definiría como de relleno y/o declive hasta 1.970 pero que no destaca ni sobresale por ningún lado, todo lo contrario de las obras de antaño o la etapa Paramount anteriormente comentada.

No es en definitiva la mejor obra para iniciarse con Jerry Lewis, desde mi punto de vista y una vez revisada la película y comparándola con las demás ya mencionadas asistimos a una trama que se hace larga y a la vez algo pesada, digamos que le falta genio y frescura.

No esperemos ver gags ocurrentes y divertidos y al Lewis torpe que hace un caos con todo lo que se encuentra y hacía que estallaramos en risas, aquí asistimos a todo lo contrario, la película tiene muy pocos gags, los pocos que hay incluso pecan de ser demasiado cortos y asistimos durante el metraje a una historia interrumpida continuamente por un narrador que en este caso resulta ser Frank De Vol, celebre músico y compositor de la banda sonora de la película.

Si algo destaca la película es por volver a ver a un personaje similar a Julius Kelp, recordemos el "Profesor Chiflado", aquí Lewis se saca de la chistera el mismo personaje y funciona pero solamente a medias.

En definitiva, "La otra cara del gangster" podía dar mucho más de sí, esa es la impresión sobre todo al contemplar sus anteriores películas y hacer una comparativa, solo la recomendaría por mera curiosidad pero definitivamente no invita a verla dos veces, no obstante a todos los interpretes les llega un momento de declive profesional, es algo que forma parte del mundo del espectaculo y de la vida para bien o para mal.
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica