arrow

Misión de audaces (1959)

Misión de audaces
Trailer
7,7
3.705
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Un severo coronel de La Unión (Wayne) está al frente de un regimiento que debe infiltrarse en pleno territorio confederado para cumplir una difícil misión. En esta aventura lo acompaña un médico de buenos sentimientos (Holden). Para evitar que revele sus planes al enemigo, se ven obligados a llevarse como rehén a una joven rebelde sureña (Constance Towers). (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Horse Soldiers
Duración
119 min.
Guion
John Lee Mahin, Martin Rackin (Novela: Harold Sinclair)
Música
David Buttolph
Fotografía
William H. Clothier
Productora
The Mirisch Corporation / Mahin-Rackin / United Artists
Género
Bélico Western Aventuras Guerra de Secesión
John Wayne es un duro coronel de La Unión al mando de un regimiento que debe infiltrarse en pleno territorio confederado con una difícil misión por cumplir. William Holden es un médico de buenos sentimientos que le acompaña en la aventura, la cual se pone interesante cuando deben llevarse forzosamente a una guapa y rebelde rehén -Constance Towers-, al enterarse de los planes de la secreta misión
[FilmAffinity]
"Maravilloso western protagonizado por unos inconmensurables Wayne y Holden. Un lujo"
[Diario El País]
9
La joya desconocida de un gigante
Dedicada a Piter Pan, buen amigo y mejor persona

Rodada por John Ford en el periodo que va de “Centauros del desierto” a “El hombre que mató a Liberty Valance”, dos de sus más reputadas obras maestras, “Misión de audaces”, ha sido injustamente tratada por la crítica y aún hoy permanece desconocida para el gran público.

Abril de 1863; el coronel Marlowe recibe la orden de adentrarse 300 millas en territorio confederado, al mando de tres regimientos, con la misión de destruir el nudo ferroviario de la estación Newton, de vital importancia para el ejército sudista. Las tensas relaciones entre el coronel Marlowe y el mayor Kendall, médico del regimiento, y la presencia de una bella dama del sur, retenida como rehén, pondrán en peligro el éxito de tan arriesgada y suicida misión.

Con el trasfondo de la Guerra de Secesión; basada en un hecho real, “Mision de audaces” es el retorno de Ford a la temática de la caballería ya tratada en su famosa trilogía, malinterpretada por los que vieron en ella una clara exaltación militarista. Aquí Ford se muestra contundente como nunca y articula un discurso inequívocamente antibelicista, demoledor alegato contra la guerra, donde los héroes han dejado paso a los antihéroes, donde la épica desaparece en medio del dolor, la desolación y la muerte, y donde el canto al honor, la integridad y la ética no contradice el mensaje último de un film complejo, en el que Ford no juzga, solo muestra, guardando una exquisita neutralidad respecto a los contendientes de esta cruel guerra fraticida.

Con una magistral dirección; un sólido guión muy fordiano, con esos pequeños toques de humor, tan propios del maestro, y una estilizada puesta en escena, “Misión de audaces” es un film deslumbrante, profundo sin dejar de ser entretenido, alternando espectaculares secuencias de acción -maravillosamente filmadas-, con secuencias intimistas de gran calado emocional.

En la historia de esos tres seres humanos, personajes esculpidos por Ford con mano maestra, atrapados en la barbarie de la guerra, el continúo enfrentamiento entre el taciturno coronel Marlowe -soberbio John Wayne-, ingeniero ferroviario obligado a destruir aquello que construye en la vida civil, marcado por el pasado, en el que prima el sentido del deber, y el escéptico mayor Kendall -excelente William Holden- el medico de principios profundamente humanistas, se verá alterado por los acontecimientos y por la irrupción en sus vidas de Hannah, la orgullosa rehén sureña, -una Constance Towers muy bien dirigida-, que verá cuestionado su mundo después de un duro viaje iniciático, donde tomará consciencia de su frágil vulnerabilidad. Al final todos ellos habrán cambiado, porque ya nada nunca podría ser igual.

Obra maestra imperecedera de inaplazable reivindicación.


Francesc Chico Jaimejuan

Barcelona, 23 de marzo de 2008
[Leer más +]
49 de 55 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Si quieres aprovechar dos horas ponte esta de Ford.
“Misión de audaces” es el último western clásico del maestro John Ford, todos los posteriores serían crepusculares, judiciales, homenajes o testamentarios. Y eso que en esta también Ford recoge su trilogía de la caballería y la sintetiza en esta pequeña maravilla.

Como sabemos westerns hay muchos, sin embargo que traten con acierto la Guerra de Secesión Americana, ya no tenemos tantos ni de cantidad ni sobre todo de calidad, por eso esta es sin un lugar a dudas una de las tres mejores.

Se trata de un cine con una acción que ya quisieran las películas actuales, y es uno de los mejores papeles de todo el cine de Wayne, que incluso se come al mismísimo William Holden. Decir entretenida es poco, ya que compagina la profundidad de la crítica a una guerra cruel entre hermanos con una vitalidad para que el espectador disfrute como un enano viendo esta película.

Su análisis de lo que es el ejército, el compañerismo, el respeto pero también el sufrimiento de esa tan dura y denostada profesión lo veremos mejor que nunca aquí. Otro atractivo son sus localizaciones, no tenemos al Monumento Valley, pero si a esa Louisiana húmeda y verde que tanto nos gusta.

Sin lugar a dudas una de las mejores recopilaciones de canciones de la guerra americana, no lo olviden su banda sonora magnífica.

Si alguien tiene alguna duda de que John Ford ha sido el mejor director rodando caballos a la carrera de toda la historia del cine que vea “Misión de audaces”, cambiará de opinión o deberá ir a un psicólogo.

Nota: 8,4.
[Leer más +]
31 de 36 usuarios han encontrado esta crítica útil