arrow

Pijama para dos (1961)

Pijama para dos
Trailer
7,1
9.829
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Jerry Webster y Carol Templeton se dedican a la publicidad, aunque trabajan para diferentes agencias. Molesta por los métodos empleados por Jerry (alcohol y mujeres) para conseguir los contratos, Carol intenta echarlo de la profesión. Para evitarlo, Jerry camela a la chica que iba a testificar contra él, convirtiéndola en la estrella de un anuncio para televisión. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Lover Come Back
Duración
107 min.
Guion
Stanley Shapiro, Paul Henning
Música
Frank De Vol
Fotografía
Arthur E. Arling
Productora
Universal Pictures
Género
Romance Comedia Comedia romántica Comedia sofisticada
7
Carol y Jerry se enfrentan en el mundo de los negocios
Film realizado por Delbert Man. El guión es original de Stanley Shapiro ("Operación Pacífico", B. Edward, 1959) y Paul Henning. Se rueda en exteriores de NYC y en Universal Studios. Es nominado a un Oscar (guión original). Producido por Stanley Shapiro, se estrena en "première" el 20-XII-1961 (LA, CA).

La acción tiene lugar en NYC en 1961. Carol Templeton (Day) es ejecutiva de una empresa de publicidad. En los negocios se ve enfrentada a Jerry Weber (Hudson), director de la agencia de publicidad Ramsey. Ella es eficiente, trabajadora y decidida. Él es poco diligente y algo manipulador. El jefe de Jerry es Peter "Pete" Ramsey (Randall), acomplejado y confuso.

El film es una comedia romántica con elementos de humor y de musical. Desarrolla un cuento puesto al día de enredos, confusiones y malentendidos. Se presenta construido con ingenio y humor, a la manera de un "screwball". La historia es sencilla, efectista, gratificante y cómica. Busca divertir al público y obtener un gran éxito de taquilla que la convierta en un "blockbuster". Es el segundo film del grupo de tres, junto con "Confidencias a medianoche" (M. Gordon, 1959) y "No me mandes flores" (N. Jewison, 1964), protagonizadas por el trío Day-Hudson-Radall. Como recurso de comicidad hace uso, entre otros, de la inversión de géneros en el trabajo (mujer que trabaja como un hombre), que hoy resulta anacrónica. La interpretación del trío protagonista cumple a satisfacción. La escena del acuario es la más emblemática del film y una de las más conocidas de la pareja Hudson-Day.

Es interesante la documentación que aporta sobre el mundo neoyorquino de los negocios de los primeros 60, las costumbres de los ejecutivos, los métodos de captación y fidelización de clientes y la localización de la acción en la avenida Madison (5ª Avenida), centro de los negocios de publicidad. Aporta, además, documentación sobre la decoración de interiores, la moda del vestir, la tipología de cohces y otros extremos. El título español recoge el nombre de un postre de moda en aquellos momentos, el pijama, cuyos ingredientes son helado de vainilla, melocotón en almíbar, rodajas de piña en conserva, nata, flan de huevo y guindas. Se decía que su ingestión provocaba sueño, por lo que era aconsejable ponerse previamente el pijama.

La música, de FranK de Vol ("Confidencias a medianoche"), aporta una partitura festiva y alegre, que incluye una canción original, "Lover Come Back", a cargo de Doris Day. Añade otras ajenas: "Comptown Races", "Dixie's Land" (en la sala de fiestas), "Should I Surrender" (canta D. Day en el fondo del score) y "Carry Me Back To Old Virginia" (canta Jack Oakie). La fotografía, de Arthur E. Arling ("El capitán de Castilla", H. King, 1947), es luminosa y colorista. Realza la expresión corporal y presta especial atención al rostro de Day. Pese al paso del tiempo, la obra conserva buena parte de su frescura y comicidad.
[Leer más +]
29 de 32 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Denme este mundo para mí
Imperecedera. Pijama para dos, junto con Confidencias a medianoche y No me mandes flores un trío de excelentes películas inolvidables. Un trío de películas para un trío de fabulosos artistas (Hudson, Day y Randall) en unos papeles memorables, con un humor brillante y limpio que nos provoca la carcajada fresca y la admiración más sincera. Jamás estuvo mejor Rock Hudson en un papel, con esas expresiones de granuja inolvidable.
Como un fugaz rayo de sol descubriendo el cristal es esta película para el que disfruta con el buen cine: lo iluminará, lo encenderá para dejarlo después con un brillo reluciente.
¡¡¡Cómo se lo monta el señor Webster!!!
[Leer más +]
29 de 35 usuarios han encontrado esta crítica útil