arrow

Corazón rebelde (2009)

Corazón rebelde
Trailer
6,7
12.713
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Bad Blake (Jeff Bridges), un cantante de música country que vive al margen de la sociedad, después de diversos fracasos matrimoniales, se refugia en el alcohol. Cuando parece que ya no hay salvación para él, aparece Jean (Maggie Gyllenhall), una reportera que descubrirá quién es el verdadero Bad. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Crazy Heart
Duración
110 min.
Estreno
5 de marzo de 2010
Guion
Scott Cooper (Novela: Thomas Cobb)
Música
T-Bone Burnett
Fotografía
Barry Markowitz
Productora
Fox Searchlight / Butcher's Run Films / Informant Media
Género
Drama Alcoholismo Música Cine independiente USA
7
Bad Blake
Si, ya conocemos esta historia. La mayoría de las críticas coinciden en los mismos puntos, y después de ver la película, no puedo estar más de acuerdo.

Un músico maltratado por los años, el desgaste de la fama, y la autodestrucción. Un púpilo que le ha superado ampliamente, y una mujer que aparece en su vida, diferente, que le abre los ojos ante muchas cosas. Poco más. Guión típico, con frases predecibles que no impresionan, escenas y planos ya contemplados tantas veces en televisión...

Pero la película cuenta con una garra impresionante, que es la interpretación de Birdges. No es a Bridges a quien vemos, sino a Bad Blake, desde el principio al final de la película. Una bestia interpretativa suelta, sin exagerar en ningún momento, sin excederse, sin quedarse corto, y calando hondo, muy hondo, en la mente y el corazón del espectador. Es totalmente increíble lo que consigue este hombre con un guión manido, una narración sencilla y bien ejecutada, pero sin destacar, y unos compañeros de reparto que no le llegan a la suela, exceptuando por supuesto a un buen Robert Duvall, para variar...

Entretiene, mucho, y emociona, a pesar de lo predecible. Todo resulta correcto, sin alardear, y sin tropezar, pero qué narices, hay que ver esta película y darse cuenta de lo que es una inmejorable interpretación.

Ni que decir tiene que a los amantes de la música les hará disfrutar tanto como a mi. La vida en la carretera y los escenarios también tiene su hueco en la película, y personalmente he quedado muy satisfecho.

Pd: Oscar para Bridges, por favor.
[Leer más +]
51 de 54 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Típica, tópica, ectópica.
Rutinaria cinta sobre la música, el alcojol y sus secuelas. Los puntos destacables han sido comentados: Bridges (uno de los grandes) y la banda sonora (muy buena la referencia al I'm gonna live forever... de Billy Joe Shaver… Versión acústica, eso sí). Me parece acertado este homenaje country ahora que asistimos a un revival folkie-pop interesante a ratos, aunque excesivamente eclectizante en otros (y siempre cuesta digerir mezcolanzas en estilos musicales de raíces puras y tradicionales).

Y es que, en lo que a música popular se refiere, me resulta de lo más interesante la recuperación de las formas folk y del rock americano clásico. En ese sentido, la cinta no solo es sugestiva por sus méritos cinematográficos, sino por ofrecer con enorme actualidad los entresijos de una pata de la silla (la de Hank Williams, Van Zandt, sonido Nashville) de esta evolución musical que con los años, e interactuando con el rollo Mellencamp, Gram Parsons, Tom Petty o Steve Earle, etc., ha provocado una reciente y creciente repercusión de un country-folk alternativo (y en ocasiones matizadísimo por unas pretensiones indies cuestionables) a lo Ryan Adams, Jayhawks, Gilliam Welch, Wilco, etc.

Es decir, peli a disfrutar por lo musical (impagables las escenas de backstage) y por la composición del prota (a rebufo de Bridges andan ese trasunto de Brad Paisley que interpreta Colin Farrell y el personaje muleta de la Gyllenhaal).

Por lo demás, telefilm repleto de lugares comunes, dramáticamente convencional y predecible. Aun así, su guión recoge el desencanto fronterizo de camioneta Santa Fe (desamor, los años y los meses, mil horizontes montañosos entre cúmulos rojizos…), está narrada con una sincera veneración por el escenario y los hombres que luchan sobre él cada sábado noche, y se desarrolla con una contención y sobriedad que disimula convenientemente gran parte de sus limitaciones.

En fin, servirá para un rato ameno y para quien pretenda un breve acercamiento a un estilo musical interesante en sí mismo pero también por sus múltiples, y muy de actualidad aunque en España no tenga éxito el asunto, ramificaciones e influencias. Un estilo en el que no todo es, ni mucho menos, Dolly Parton y Garth Brooks.
[Leer más +]
50 de 68 usuarios han encontrado esta crítica útil