arrow

100 días de soledad (2016)

100 días de soledad
Trailer
Añadir a listas
Sinopsis
José Díaz se recluye en su cabaña en el Parque Natural de Redes (Asturias) durante un largo periodo de cien días, siendo autosuficiente y desconectándose absolutamente del mundo real y sus avances. No tiene electricidad, ni móvil, ni televisión, ni ordenador, ni reloj... Sólo el hombre con la naturaleza. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ España España
Título original:
100 días de soledad
Duración
93 min.
Estreno
16 de marzo de 2018
Guion
Gerardo Olivares, José Díaz
Productora
Wanda Films / Televisión Española (TVE)
Género
Documental Naturaleza
3
Innecesaria.
No soy muy dado a hacer críticas escritas, y debo reconocer que siempre me embarga una terrible pesadez a la hora de plasmar mis pensamientos en letras, pero amigos de filmaffinity, esto se lo debo a ustedes. Si mis palabras sirviesen para prevenir a un solo espectador incauto de invertir su tiempo en el documental me sentiría yo ya dichoso y triunfante. Es el hervir de mi sangre lo que mueve mis dedos sobre el teclado. Allá va.

La soledad siempre estuvo en mi vida y siempre me resultó un tema afín. Al fin y al cabo es con uno mismo con quien comparte uno toda una existencia. Cuando hablaba yo de mi coyuntura con un amigo y me habló sobre el documental, del que sólo había oído hablar, pensé que quizás encontrara en él un reflejo de mí, aspiraciones o ansias o reflexiones o que, al menos, se dejaría disfrutar.

Poco podíamos augurar sobre la película más allá de las críticas de la prensa, brillantes y esperanzadoras (mentando uno incluso a Kurosawa, válgame dios), y la nota numérica, esa referencia inamovible que es el voto popular, la verdadera y sincera reacción de las masas, con apenas unas decenas de visionados, no era una sólida promesa sobre lo que nos íbamos a encontrar; debíamos ser mi amigo y yo unos pioneros.

Error.

Imagínense pagar por ver a un sucedáneo de Jesús Calleja sin ningún carisma, cargante hasta la médula desde que la primera palabra sale de su boca en el minuto uno, estropeando cada escena en la que aparece con reflexiones simplonas y vulgares que no serían serigrafiadas ni en una taza de mister wonderful, haciendo el payaso por el bosque, obcecado en mostrar lo que menos interés podría tener para el espectador interesado en una situación como esta, en una especie de plano-selfie de gopro constante con su cara resoplando al caminar, como si de verdad alguien se hubiese encomendado la suprema tarea de seleccionar horas y horas de material con un gusto perversamente malo, conscientemente pobre, recreándose en los peores y más forzados momentos que hubiesen podido suceder en cien días de soledad en los montes asturianos, ningún hilo conductor, ninguna estructura ni reflexión estructurada, ninguna intención de fondo, ningún tipo de pequeño pensamiento sobre el hacer cinematográfico, solo metraje insulso y vacío.

Tiene el valor de citar Walden como referente e inspirador de la aventura en las primeras líneas del documental. Ay José, flaco favor. Si Thoreau levantara su cabeza y viese tamaña oportunidad, tan bello lugar, tal disponibilidad de medios. Thoreau, que se esfuerza en desgranar su experiencia, una apología al hacer simple, una comunión con la naturaleza, un canto a la vida. Thoreau, que explica y desgrana cada una de sus inquietudes y experiencias y que tiene la esperanza que otros le sigan, que eleven sus propias existencias, que habla del dónde, del por qué, del para qué, de lo que necesitaba, de cómo y qué planta, y sobre todo, de cómo experimenta esa vida en los bosques desde su soledad. Y José, José no. José se limita a decir banalidades, reflexiones de marca Paulo Coelho sobre el ajetreo de nuestras vidas, a grabarse echando la siesta en riscos y a mostrar momentos anecdóticos de programa de tarde de Telemadrid.

¿Por qué un 3 y no un 1? Debo, después de todo este veneno, a justificarme. Lo cierto es que José utiliza el teleobjetivo y el dron para captar algunos planos bonitos, cuyo mérito es 99% de la propia región y no del propio José, claro, y que incluso así está cerca de estropear también: Con el dichoso dron emplea la mitad del tiempo en grabarse a sí mismo posando sobre la montaña y mirando el mando como si se tratase de un videoclip o de un reel para parecer molón y aventurero, y cuando no, amante de la naturaleza, se dedica a acechar a escasa distancia a manadas de animales salvajes que sólo intentan huir despavoridos entre la maleza ante el inminente ataque de la zumbante rapaz mecánica.

En resumen: si les gusta el monte, si les interesa la autosuficiencia, si les atrae la idea de la soledad, el enfrentamiento del hombre desnaturalizado contra la naturaleza, la reclusión espiritual, el ser humano vuelto contra sí mismo, esta NO ES SU PELÍCULA. Si quieren ver un documental tipo canal Discovery, TAMPOCO VAYAN, en el propio canal encontrarán más y mejor material; en alguno incluso van desnudos, y oigan, gratis. José: tu experiencia ha sido válida, sin duda desafiante e inspiradora para ti mismo, pero amigo mío, no hacía falta hacer una película de ello, o mejor dicho, no hacía falta hacer ESTA película.

Quién financió esta empresa con toda la cantidad de buenas promesas que hay en el panorama y la empujó hasta las salas de cine, por qué, qué llevó a los críticos de la prensa a escribir semejantes reseñas: esas son las cuestiones sobre las que cabría reflexionar en 100 días de soledad recluido en una cabaña de los montes asturianos.

(dudo que nadie alcanzase la respuesta).

Algunas cosas las prefiero conservar en el spoiler, por si algún aventurado quisiera descubrirlas por sí mismo yendo al cine a arruinarse una bella tarde primaveral. He intentado ser lo más fiel posible a las frases originales, pero entiendo que mi cerebro ha podido distorsionar mis recuerdos por lo traumático del visionado.
[Leer más +]
23 de 26 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
Toston infumable
Documental hecho para la auto adoración del director/protagonista. No tiene carisma ninguno, y realmente no le veo sentido a hacer un documental sobre los 100 dias que te pegas en una cabaña de puta madre, con comida, gallinas, etc.... con tu dron to guapo, tu camara deluxe para hacer tus primeros planos de tu cara... no se, a mi realmente si fuera para enseñar a los colegas los 100 dias que me he pasado en el monte, pues vale... pero para pagar por esto... pues hombre, como que no.
Me esperaba otra cosa, algo con un poco mas de sentido... algo mas cercano a la naturaleza, mas autentico... el hombre y la naturaleza sin grandes recursos... tampoco el ultimo superviviente, pero no un tio que tiene de todo y que se va de retiro espiritual al monte...
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil