arrow

Las pistolas del norte de Texas (1965)

4,9
68
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Lon Cordeen (Gordon Scott) acaba de regresar de la Guerra de Secesión donde luchó por la causa del norte y lo primero que se encuentra es a su padre con sus demás hermanos y parientes, colgando a un hombre cuyo "pecado" fue defender la libertad de los esclavos. Al reencontrarse con su hijo ausente, Temple Cordeen (Joseph Cotten), cree que ha llegado el hombre preciso con el que dará una nueva guerra a los yanquis... pero a medida que su hijo reconoce sus pretensiones, comienza a sentir que tendrá que tomar partido. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Italia Italia
Título original:
Gli uomini dal passo pesante (The Tramplers)
Duración
105 min.
Guion
Albert Band, Ugo Liberatore (Novela: Will Cook)
Música
Angelo Francesco Lavagnino
Fotografía
Alvaro Mancori
Productora
Coproducción Italia-Francia; Mancori / Chretien
Género
Western Spaghetti Western
7
Por sobre todas las cosas, el hombre debe seguir a su conciencia
Una persona que, contra todas las consecuencias, contra lo que pueda decir el mundo entero y contra aquellos de su propia sangre, sea capaz de seguir a su conciencia, vale mucho más de lo que pueda valer el oro puro. Y es la suerte de hombre más sabio que pueda haber en esta tierra, porque sabe, bien que sabe que, mientras cualquier tesoro material solo se puede tener por unos días o unos cuantos años, la integridad es el único tesoro que uno puede Poseer para siempre.

El mundo está en caos por una razón básica: La existencia de tantísimos seres débiles, ambiciosos, manipulables y sin escrúpulos que, con títulos, con altos cargos, con poder… por su miseria moral, por su pobrísimo entendimiento de la vida, y por su paupérrima voluntad, ceden sin reserva alguna a las tentaciones, se empeñan en obtener reconocimiento a punta de nimiedades y arrasan con quien se atraviese en su camino, en busca de unos tesoros, que, en muy breve tiempo, se volverán polvo.

“LAS PISTOLAS DEL NORTE DE TEXAS” comenzó como una novela escrita, en 1958, por Will Cook (William Everett Cook, 1921-1964) que fuera muy elogiada en el New York Times por “sus nuevos significados y su profundidad, rara vez conseguidos en la pulp fiction”. Y el guión cinematográfico, estuvo a cargo del también director, Albert Band (cuyo crédito más importante fue la adaptación, para John Huston, de la novela de Stephen Crane “The Red badge of courage”, 1951), con la colaboración de Hugo Liberatore.

Lo que se nos cuenta es la historia de Lon Cordeen, un exsoldado de La Unión que, luego de La Guerra de Secesión, regresa a su hogar en Elk Crossing, Texas, donde va a encontrarse con una familia separada –las mujeres por un lado y los hombres por el otro- y con un padre lleno de odio que, al ver frustrados todos sus esfuerzos en favor de la esclavitud, decide acabar con cuanto yanqui se ponga en su camino.

Al llegar Lon, el padre confía en que estará de su lado como sus otros hijos y parientes cercanos que viven en el rancho, y al comprobar que es un hombre de temple como él mismo (por algo se llama Temple Cordeen), siente que a los yanquis que ganaron la guerra van a darles, juntos, mucho de qué hablar.

Pero, el temple de Lon es muy especial, porque empieza en su conciencia y termina en su corazón… y cuando comprende que los deseos de su padre tienen más de exabruptos que de buenas razones, va a tomar posición… y un drama que, a su manera, nos recuerda a “El rey Lear”, va a desarrollarse de manera más que interesante.

El filme me atrajo por tres nombres: El gran actor, Joseph Cotten, de fructífera carrera en el Hollywood de los años 1940-50: “Citizen Kane”, “Shadow of a doubt”, “Duel in the sun” y muchas otras. Gordon Scott, uno de mis ídolos de infancia en sus roles de Tarzán y de gladiador. Y Franco Nero, quien (en un rol secundario) tiene aquí su primer western, el cual debió de influir para que, al año siguiente, se le catapultara como Django. Y aunque no la conocía, quiero hacer mención de Ilaria Occhini quien, como Edith Wickett, la chica empeñada en hacerle justicia a su padre, logra un registro magnífico y un carácter ejemplar. Como ella, todas las mujeres de este filme tienen muy claro lo que quieren. Y eso se le abona.

Esta es una película muy digna de verse.

Título para Latinoamérica: “¡ATRAPADOS!”
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Saturno devorando a sus hijos
Para mí se trata de un excelente western italiano, tal vez poco conocido por el aficionado. "Las pistolas del norte de Texas", dirigido por Albert Band, el padre de Charles Band, es un intenso drama familiar con un buen guión y un buen reparto, en el que destaca ese grandísimo actor llamado Joseph Cotten, y en el que los demás actores, como Gordon Scott y James Mitchum, uno de los hijos de Robert Mitchum, lo hacen lo mejor que pueden. Aparece también Franco Nero, como "Frank Nero", antes de protagonizar el "Django" de Sergio Corbucci (1966) reinterpretado recientemente por Tarantino.

La película de Band tiene mucho que ver, en el argumento y los temas tratados, con un film posterior como "Los despiadados" (I crudeli, 1967), dirigido por Sergio Corbucci, y protagonizado de nuevo por Cotten. De hecho, se puede decir que este film de Corbucci -también reverenciado por Tarantino- se inspiró, seguramente, en la previa película de Band.

En ambos casos, veo un esquema muy estadounidense, la relación paterno-filial conflictiva. En "Las pistolas..." Cotten es Temple Cordeen, un arrogante, pendenciero y autoritario ranchero que quiere recuperar todo lo que la guerra -la Guerra de Secesión- le ha arrebatado, usando para ello a sus hijos y a sus asalariados como un ejército privado. Los hijos, como un medio o instrumento para los fines y deseos del padre, como en "Los despiadados". Afortunadamente, dos de estos hijos (Gordon Scott y James Mitchum) no se avienen a ser meras marionetas al servicio de su padre.
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil