arrow

Madre (1952)

7,7
500
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Ryosuke trabaja duramente día y noche para reconstruir su negocio de tintorería, destruido durante un bombardeo. Su esposa Masako y sus dos hijas, Toshiko, enamorada de un panadero de ideas progresistas, e Hishako, hacen todo lo que pueden para ayudarle, sacrificándose constantemente por el bien de la familia. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Japón Japón
Título original:
Okaasan
Duración
99 min.
Guion
Yoko Mizuki
Música
Ichiro Saito
Fotografía
Hiroshi Suzuki (B&W)
Productora
Shintoho Film Distribution Committee
Género
Drama
8
No hay más que una.
Es interesante contrastar las elipsis y la naturalidad desenfadada y casi cómica de la presentación de escenas, ambos elementos narrativamente de primer orden, con el recurso al atajo (si se me permite el calificativo) de la voz en off para hacer avanzar la historia.

No hablaré del afinadísimo efecto dramático y evocador que el uso de la elipsis ofrece en esta peli, es algo obvio, sino que defenderé la también evidencia, creo, de que las frases en off cumplen el objetivo de presentar situaciones y personajes (perogrullada), pero también tienen la misión de robustecer un clima de recapitulación nostálgica removiéndonos, por medio de ese reflexivo narrador, nuestros propios recuerdos, remembranzas y ensoñaciones. De hecho, eso mismo podemos afirmar de un pequeño flashback que tiene también intenciones conmovedoras, que no descriptivas.

La naturalidad de la imagen del japonés, en absoluto simplicidad aunque sí economía, consiste en la presentación de numerosos planos cortos ensamblados con destreza (el mismísimo Kurosawa alabó con entusiasmo ese efecto "narusiano"), provocando una sensación de continuidad realmente digna de ser escrutada con detenimiento. Tampoco se debe olvidar en este sentido el recurso a miradas y breves gestos para definir las intenciones y pensamientos de los personajes.

La banda sonora, un susurro casi fantasmal, deja bien a las claras el carácter de compendio sobre el latido de la vida que ofrece la película. Y el hallazgo de Naruse, autor que encaja fantásticamente en la línea del melodrama de la Toho, es conseguir presentar ese efecto con una argamasa que contiene drama y optimismo a partes iguales, ofreciéndonos así un cuento agridulce sobre la austera realidad de la posguerra en Japón.
[Leer más +]
34 de 37 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Sacrificio
Afortunado ejemplo del cine de género "shomingeki", caracterizado por intentar plasmar la realidad cotidiana de la gente corriente desde una perspectiva dramática, "Madre" destaca por su sencillez narrativa (que no simpleza) y por su eficacia a la hora de generar en el espectador una sincera emoción.

Como es común en este género, que ya existía antes de la Segunda Guerra Mundial, se insiste en el retrato comprometido de las clases populares japonesas, obligadas a rehacer sus vidas tras el conflicto, y aunque las secuelas de la guerra no se muestran directamente, sí existe una constante alusión a las mismas a través de las situaciones familiares (familias separadas) o socioeconómicas (negocios desaparecidos, privaciones, etc). En este marco se desarrolla la película, cuyo guión, escrito por Yoko Mizuki y basado en una redacción juvenil, aporta el tono íntimo de rememoración sentimental que tan bien se materializa en la voz en off que narra (pero sin abusar) la historia.

En realidad, el argumento se centra en el sacrificio al que se vieron obligadas las clases populares japonesas de posguerra, sacrificio que encuentra expresión en todos los miembros de la familia Fukuhara, pero muy singularmente en las mujeres, y principalmente en la madre, símbolo de abnegación, amor y tenacidad. A lo largo del filme todos los personajes sacrifican algo, ya sean sus vidas (el caso del padre y el hijo mayor) o sus modos de vida (la hija mayor poniéndose a trabajar, la pequeña marchándose, la tía estudiando para prosperar, etc), pero es la madre la que encarna mejor el sacrificio que comporta vivir en permanente dificultad, renunciando constantemente (tanto en lo material como en lo sentimental), con el único objetivo de salir adelante (casi se podría decir que la madre se identifica con el nuevo Japón que resurge de sus cenizas).

Este tipo de películas, altamente codificadas en lo argumental, también presentan rasgos formales generalizables; suelen ambientarse en el seno de familias humildes que habitan en suburbios de las ciudades, y la mayor parte de la acción transcurre en espacios íntimos, destacando el interior de las viviendas. Ello propicia que predominen los planos fijos, siendo de capital importancia la puesta en escena, que se impone en todo momento. Ozu es el reconocido maestro en estas lides, pero aquí Naruse muestra también su evidente talento, y si al igual que el primero suele optar por no mover la cámara, en cambio la duración de sus planos es menor, logrando que la continuidad visual resulte más ágil y natural. Las interpretaciones son en general buenas, siendo los papeles más agradecidos los de las mujeres, sobre todo en el caso de Toshiko (Kyoko Kagawa), la joven narradora, y en el de Masako, su madre, soberbiamente interpretada por Kinuyo Tanaka, seguramente una de las más grandes actrices de la historia del cine japonés.

A modo de conclusión apuntar que una gran virtud de la película es centrar su mensaje en una figura universal, como es la aquí encarnada por la madre; seguramente muchos usuarios de cierta edad puedan reconocer en la mirada amable de Masako la misma luz que algún día advirtieron en las de sus propias madres, y tal vez entonces afirmen, con Toshiko, que madres como esas merecen, sin duda, ser felices.
[Leer más +]
18 de 18 usuarios han encontrado esta crítica útil