arrow

Alma rebelde (1943)

Alma rebelde
Trailer
7,2
1.092
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Adaptación de la célebre novela de Charlotte Brontë con un reparto de lujo, encabezado por Joan Fontaine y Orson Welles (que 3 años antes había estrenado su ópera prima "Ciudadano Kane"), sobre la profunda historia de amor de una institutriz y un rico heredero que se verá truncada por un trágico acontecimiento del pasado de éste. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Jane Eyre
Duración
97 min.
Guion
John Houseman, Aldous Huxley, Robert Stevenson, Henry Koster (Novela: Charlotte Brontë)
Música
Bernard Herrmann
Fotografía
George Barnes (B&W)
Productora
20th Century Fox
Género
Drama Romance Siglo XIX
Grupos  Novedad
Adaptaciones de Charlotte Brontë
8
Jane
Una de las mejores adaptaciones de la novela de Charlotte Brontë. Realizada por Robert Stevenson con aportaciones de Orson Welles, se basa en un guión escrito por John Houseman, Robert Stevenson, Henry Koster y Aldous Huxley. Adapta la novela “Jane Eyre” (1847), de Charlotte Brontë (1816-55) a partir de un guión escrito para la radio por Orson Welles con la colaboración de John Houseman. El film se rueda íntegramente en los Fox Studios (Century City, L.A., CA) durante la IIGM. Producido por William Goetz, Kenneth Macgowan y Orson Welles para la Fox, se estrena el 3-II-1944 (NYC).

La acción dramática tiene lugar en varias localidades del centro de Inglaterra (Gateshead Hall, Lowood y Tornfield), entre 1829 y 1840. Jane Eyre (Fontaine), nace en 1820, pierde pronto a sus padres y es acogida en la casa de su tía, la Sra. Reed (Moorehead). A los 9 años es enviada a la Lowood Institution, un orfanato para niñas pobres internas, situado en el condado de Yorkshire y regido por el clérigo Henry Brocklehurt (Daniell), de donde sale en 1938, a los 18 años. Encuentra trabajo como institutriz de una niña, Adele Varens (O’Brien), en la mansión solariega de Tornfield, de Edward Rochester (Welles). La Sra. Reed es excéntrica, ingrata y egoísta. Henry Brocklehurt es fanático, cruel, hipócrita y de escasa inteligencia. Rochester es misterioso, egocéntrico, vanidoso y brusco.

El film suma drama y romance. Narrado en primera persona por la protagonista, desarrolla una historia que combina elementos autobiográficos, documentales de la época (1829-40) y de crítica social. Es dura y cruda la descripción que se hace de la vida en el internado de Lowood, presentado como ejemplo representativo de la educación caritativa de la época en Inglaterra. Las internas del orfanato viven privadas de su individualidad, humanidad y sexualidad. Son sometidas a humillaciones públicas y maltratadas física y psicológicamente. La enseñanza que reciben es clasista y sexista: sólo aprenden tareas auxiliares y de servicio doméstico (cuidado de niños, ancianos, cocina...), urbanidad (trato que deben dispensar a las clases superiores), bordado, principios elementales de música (canto y piano) y dibujo.

El film critica a las clases altas de la sociedad inglesa y a la aristocracia, que muestra indolente, frívola, ociosa, presuntuosa y arrogante. Blanche Ingram (Brooke) encarna un modelo de muchacha aristócrata vanidosa, codiciosa, interesada, que luce en sociedad sus mejores habilidades como mediocre soprano casera. Rochester encarna la pomposa figura decimonónica el varón acaudalado, maduro, indolente, promiscuo y machista, al que no le interesa el amor porque busca sólo la diversión. Ha tenido muchas novias: una bailarina de ballet clásico, una cantante de ópera, una actriz de teatro, etc.

(Sigue en el “spoiler sin desvelar partes del argumento)
[Leer más +]
33 de 35 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
La poderosa presencia de Welles.
Fiel adpatación, el film es un drama perfectamente relatado que empieza en la niñez de Jane, una niña inquieta que sorprende por su buena interpretación. Acaba interna en un colegio sacado de los cuentos más terribles, con un director siniestro y donde la tiranía manda en nombre de la virtud. Esa primera parte es un gran logro de la película.
Joan Fontaine está espléndida en su papel de Jane adulta, pero es Orson Welles quien impone su presencia durante la película.
La institutriz Jane Eyre (la película tiene un título diferente) aprende a controlar su genio debido al tiempo pasado en tan opresivo colegio y se encuentra con Orson Welles, dueño de la casa donde va a servir, que justamente es un hombre acostumbrado a desatar sus impulsos, y para eso Welles mejor que nadie. Muy expresivo y convincente.
Un argumento de amores prohíbidos, secretas pasiones e intereses manifiestos, donde triunfa el amor más sencillo, el verdadero, que logra imponerse a las pasiones de la juventud y a otros amores más interesados.
¿Ocurrirá lo mismo en la vida real?
[Leer más +]
21 de 24 usuarios han encontrado esta crítica útil