arrow

Indefenso (Naked) (1993)

Indefenso (Naked)
Trailer
7,2
1.863
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Después de un encuentro sexual con una mujer casada en un callejón en Mánchester que se convierte en una violación, Johnny Fletcher (David Thewlis) roba un coche y huye de su ciudad natal a Londres para buscar refugio en la casa de su ex novia, Louise (Lesley Sharp). Johnny es un hombre inteligente, educado y elocuente, pero con una profunda amargura y un pesimismo vital que siempre le mantiene al límite de una conducta sádica. En Londres seduce a la compañera de piso de Louise, Sophie (Katrin Cartlidge), antes de embarcarse en una odisea en la que compartirá sus días entre indigentes y personajes desesperados de los bajos fondos de la capital del Reino Unido. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Reino Unido Reino Unido
Título original:
Naked
Duración
126 min.
Guion
Mike Leigh
Música
Andrew Dickson
Fotografía
Dick Pope
Productora
Thin Man Films / Fine Line Features / British Screen / Film4 Productions
Género
Drama Comedia negra Drama social
6
Ofensivo
Muestra de cine visceral, furioso e hiriente; que no da tregua al espectador por su crudeza, que te sumerge en una espiral de devastación. El protagonista es un tipo autodestructivo, impetuoso, un desgraciado cuya desesperanza aterra y a pesar de ello tiene grandes ramalazos de vida y está lleno de matices filosóficos y cómicos.

La historia en si resulta bastante artificiosa y algunas situaciones demasiado tensadas, quizá caricaturescas a próposito. A pesar de ello es digna de elogio la riqueza de perfiles, todos ellos angustiantes, y que logran hacer creíble esa especie de itinerario suburbial febril, violento y doloroso.
[Leer más +]
43 de 55 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
El desarraigado
Así es Johnny, el protagonista del film de Mike Leigh, un desarraigado, un paria. Es un joven, el personaje de la chica de la cafetería le echa muchos más años de los que tiene, viejo a la fuerza. Un intelectual hasta las pelotas de todo que viaja a Londres desde su Manchester natal para reecontrarse con su anterior pareja, Louise, con la intención de mandarlo todo a la mierda y seguir a la deriva.
Y lo que se encuentra Johnny en su deambular nocturno son hastíos y frustraciones continuas, vacíos como el del vigilante, un hombre taciturno que lo invita a entrar en el recinto para paliar su soledad y llenar sus horas, para encontrar un sentido a una vida rutinaria, sin alicientes. Johnny le da un auténtico simposio sobre conceptos de los que habla el vigilante sin saber realmente su significado.
Vacíos como el de la camarera, una hermosa chica con empleo fijo, como Louise, pero con una vida insatisfecha, como también pone de manifiesto Johnny.
Vacíos como el de la chica que mira el vigilante, alcoholizada y frustrada.
Vacíos como el del perturbado Archie y su pobre novia Maggie, unidos por la adicción.
Vacíos como el de Sophie, atrofiada por el cannabis, y aferrada a una relación platónica con Johnny.
Vacíos como el del niño rico, sádico, maltratador y autodestructivo. Lo tiene todo y, sin embargo, no tiene nada.
Y vacíos, en definitiva, como el de Laurie, ex de Johnny, que sólo aspira, como ella dice, a llegar a casa, tomar el té y sentarse tranquilamente a ver la televisión.
Lo que queda es el retrato de una sociedad hipócrita y simplista en todas sus escalas que empuja a la deriva a seres brillantes, pero también perturbados como Johnny.
[Leer más +]
18 de 19 usuarios han encontrado esta crítica útil