arrow

Tipos legales (2012)

Sinopsis
Val (Al Pacino) sale de la cárcel tras cumplir 28 años de condena. Doc (Christopher Walken), su mejor amigo, le espera a la salida para ir a ver a Hirsch (Alan Arkin), otro viejo colega. A pesar de la edad, los tres gángsteres deciden reanudar esa misma noche su vida de crímenes, drogas y sexo. Sin embargo, Doc tiene que hacer antes un trabajo urgente que le ha encargado el jefe de la banda: debe matar a Val para saldar una cuenta pendiente. El dilema es peliagudo, y dispone de poco tiempo para resolverlo. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Stand Up Guys
Duración
95 min.
Estreno
12 de abril de 2013
Guion
Noah Haidle
Música
Lyle Workman
Fotografía
Michael Grady
Productora
Lionsgate / Sidney Kimmel Entertainment / Lakeshore Entertainment
Género
Comedia Acción Vejez Amistad Mafia
7
Pistoleros que aspiran al cielo
Hablar de códigos y lealtades en un ambiente donde la traición sucede como moneda corriente, es el desafío de esta comedia atípica que reúne a tres secuaces retirados -o casi- que vuelven a las andadas para rememorar viejos tiempos en burdeles, persecuciones automovilísticas y enredos a tiros. Los viejos compañeros de andanzas son nada menos que: Doc (Christopher Walken), Val (Al Pacino) recién salido de la cárcel luego de una larga condena y Hirsch (Alan Arkin), confinado en un geriátrico, del que lo rescatarán sus antiguos colegas. La singularidad de “Tres Tipos Duros” reside en que el acento no está puesto en el humor -aunque sea una comedia- sino en la tensión de un problema crucial: una muerte por encargo. Porque lo que es moneda corriente en la dura vida de cualquier gángster, se transforma cuando implica la cabeza del mejor amigo. Entonces, el dilema ético y con plazo fijo atormentará a uno de ellos durante una jornada completa que incluirá fundamentalmente el desenfreno de una última noche en compañía. El film comienza en el austero departamento de Doc/Walken, con un oscuro pasado que le ha permitido llenar una valija de dólares arrumbados en un rincón de su pequeña vivienda, en la que su principal actividad del presente es la pintura de paisajes. Precisamente la película se inicia y concluye en un amanecer o crepúsculo (según como se lo mire) sobre un puente neoyorquino.

La fotografía tiene abundantes secuencias rodadas en interiores y en escenarios nocturnos que subrayan el tono oscuro y nostálgico -pero también cómico- del relato. como la secuencia más alta filmada en el cementerio donde la dupla de amigos crea un momento de ojos humedecidos y palabras memorables. La música tiene su momento especial, porque ni el alcohol, las pastillas o los achaques impiden desembocar en una escena romantica y sentimental como la que recuerda a “Perfume de mujer” en la pieza bailada por Al Pacino y una bella desconocida en una discoteca. Nominada a los Globos de Oro 2012 también por su mejor canción original, la peli ofrece más de un soul y blues afines como un traje a medida.


Un aire zumbonamente redentor sobrevuela entre estos bandidos que citan a la Biblia y van al confesionario. En la heterogeneidad de esta comediasiempre siempre circula una fuerte tensión dramática por debajo de las risas, con un tono distendido, divertido y sarcástico, por momentos patético. Más allá de los chistes algo burdos y escatológicos, el tema central es una emocionante historia de lucha interna y ética.
A pesar de sus transgresiones, la película cumple con constantes esenciales del género: exaltación de la amistad, lucha por la dignidad, defensa de los débiles (la reivindicación de la prostituta agredida, la relación con la joven nieta de Doc/Walker que recuerda la de la adolescente y Mastroianni en “La Dolce Vita”, en tanto contraste de mundos opuestos que a pesar de todo pueden en algún punto conectarse y entenderse.
[Leer más +]
25 de 29 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
La vieja escuela
Estar de vuelta parece ser el leiv motiv de Tipos legales. Porque no se necesitan solamente tres actores de talla para hacer coherente la propuesta, hace falta también que la puesta en escena y el concepto final se redondeen de la misma manera y con el mismo fin.

Estar de vuelta no significa tenerla clara: entendámoslo como aquel que vuelve a viejos territorios ya conocidos. Ya no será el mismo lugar, los autos andarán de manera extraña y a base de botones; los amaneceres serán distintos, con sabor a pérdida, y cada pequeña huella del pasado cobrabrá vida de pronto en la mente del que vuelve. La vejez de los protagonistas conlleva la carga que llevan en la mirada, sus relojes no se han detenido, pero ahora sí que siempre marcan las mismas horas. Su vocación oscura los sigue, mas está demasiado claro que ya no necesitan de esos trotes. El contexto los obliga, pero en cada amenidad compartida sale a la luz que el camino de ellos ya está hecho. Solo queda lugar para el recuerdo vivido como un esporádico presente.

Tipos legales es una peli simple, de recursos contados que siempre dan vueltas sobre el mismo núcleo. La noche de los protas corre con la velocidad de sus pasos cansinos, y no sé porqué intuyo que es una obra ideal para todo aquel que haya pasado los...¿50? Sobre todo en la mirada de ajustes ya hechos que aparece depositada en los seis ojos de turno. Estructural y estilísticamente remite al cine clásico, ni el The End del final parece escaparse.

Menor, elegante y profundamente personal, considero que Tipos legales volverá a mis recuerdos cuando la vida ya se me haya venido encima.
[Leer más +]
9 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil