arrow

Alfred Hitchcock presenta: El gato de la Señorita Paisley (TV) (1957)

Alfred Hitchcock presenta: El gato de la Señorita Paisley (TV)
Trailer
6,4
64
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
La señorita Paisley ha adoptado a un gato callejero, al que llamará Stanley. Stanley se cuela a menudo en la habitación del violento Señor Rinditch, y esto acabará por traerle problemas. Episodio 3x12 de la serie "Alfred Hitchcock presenta". (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Alfred Hitchcock Presents: Miss Paisley's Cat (TV)
Duración
30 min.
Guion
Marian B. Cockrell, Roy Vickers
Fotografía
Lionel Lindon (B&W)
Productora
Shamley Productions / Columbia Broadcasting System (CBS)
Género
Intriga Crimen Serie [Alfred Hitchcock presenta]
7
¡Gatito, gatito!
Alfred Hitchcock presenta: Miss Paisley’s cat (El gato de la señora Paisley), temporada 3, episodio 12, dirigido por Justus Addiss en 1957. Enfrascado en una noble profesión y convenientemente provisto de los artilugios necesarios, el señor Alfred Hitchcock nos da la bienvenida en su forma habitual, aunque con una sonora y contenida queja sobre uno de los protagonistas principales a quien han de satisfacer sus apetencias para seguridad del elenco que hoy interviene en este episodio… ¡tan animal!

En una comunidad de vecinos siempre suceden cosas, algunas inesperadas. La señora Emma Paisley (Dorothy Stickney) vive feliz en deseada armonía con sus recuerdos y el modo de vida que lleva asumida como su mejor opción de vida; una amable inquilina que inesperadamente recibe la visita de un gato callejero. Tras algunas reticencias lo acoge con verdadera devoción, aprovechando así la oportunidad que la vida le ha dado para pacificar más si cabe su aislada existencia que podrá compartir con Stanley, el gato. La primera preocupación de la señora Paisley es llega a un acuerdo con el señor Bob Jenkins (Harry Tyler) portero de la vivienda para que permita la compañía de Stanley dadas las reticencias sobre presencia animal en el edificio, tras lo cual, se producen una serie de sucesos en los que, tanto el portero como el inquilino señor Rinditch (Fred Graham) un corredor de apuestas nada sociable, muestran sin pudor alguno sus reservas a la convecina sobre su querido gato.

Mediante una importante elipsis, el realizador nos traslada hasta nuestra somnolienta protagonista planteándose serias dudas sobre la situación en la que ha despertado, la inercia le hace llamar a su nuevo inquilino: ¡gatito, gatito!... sin recibir respuesta alguna y sí evidencias de que algo terrible ha sucedido durante el lapsus de tiempo que no logra recordar. Decidida a encontrar respuestas, se comunica con el inspector Graun (Raymond Bailey). Tras el cambio de impresiones sobre las desapariciones de Stanley y el corredor de apuestas, sugiere al investigador la hipótesis que podría solucionar ambos casos. Nadie la cree. Un hallazgo fortuito hace que la señora Paisley refresque la memoria sobre lo que realmente sucedió.

Para el señor Hitchcock se trata de un desafortunado resultado rodeado por el ronroneo del episodio que hoy nos ha acompañado, aclarando además (para seguridad del elenco) la situación de la señora Paisley así como la de su querido gato Stanley, despidiéndose a continuación hasta una próxima ocasión no sin antes informar puntualmente sobre el destino final de nuestro protagonista gatuno.
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica