arrow

Tres anuncios en las afueras (2017)

Tres anuncios en las afueras
Trailer
7,6
36.260
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Mildred Hayes (Frances McDormand), una mujer de 50 años cuya hija adolescente ha sido violada y asesinada, decide iniciar por su cuenta una guerra contra la Policía de su pueblo, Ebbing, al considerar que no hacen lo suficiente para resolver el caso y que se haga justicia. Su primer paso será contratar unas vallas publicitarias denunciando la situación y señalando al jefe de policía, William Willoughby (Woody Harrelson), como responsable principal de la pasividad policial. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Reino Unido Reino Unido
Título original:
Three Billboards Outside Ebbing, Missouri
Duración
112 min.
Estreno
12 de enero de 2018
Guion
Martin McDonagh
Música
Carter Burwell
Fotografía
Ben Davis
Productora
Coproducción Reino Unido-Estados Unidos; Blueprint Pictures. Distribuida por Fox Searchlight
Género
Thriller Drama Comedia Comedia negra Racismo Abusos sexuales
9
Historias sin final.
A pesar de lo que nos desean mostrar en el cine y la televisión, las estadísitcas no mienten: Estados Unidos tiene el peor índice de éxito en la resolución de delitos. El 85% de los robos, el 66% de las violaciones y el 33% de los asesinatos quedan sin encontrar un culpable. Esto es peor si se tiene la desgracia de vivir en un lugar donde la tasa de resolución de delitos es baja. Concretamente, tienes el doble de posibilidades de sufrir un robo, una violación o un asesinato.

Ebbing (Missouri), por tanto, conjuga la tormenta perfecta: un pueblo del Estados Unidos profundo donde una violación con asesinato lleva un año sin ser resuelta. La madre (una colosal Frances McDormand), harta, decide tomar la iniciativa y publicitar a lo grande la incompetencia policial (o lo que ella entiende por incompetencia). Porque el asesinato de su hija tiene que ser resuelto. Debe ser resuelto. Como sea. La búsqueda de la verdadera justicia es capital.

Y aquí empiezan las sorpresas, porque el reparto no es arquetípico. Todo lo contrario. Huye de buenos, malos, lágrimas y procedimientos policiales. Cada cual está dibujado con una profundidad poco frecuente y siempre al servicio de la historia, desde el sheriff (un estupendo Woody Harrelson) hasta el ayudante (un estelar Sam Rockwell). Lo que es más, la evolución que van sufriendo está trazada a la perfección en un ejercicio magnífico de guion y montaje. Nada chirría. Todos son humanos, buenos y malos. Contradictorios. Cada acción y reacción tiene lógica tanto narrativa como cinematográfica. Está todo en su lugar. La banda sonora, magistralmente elegida, ayuda a situarte en la psicología y en la zona, así como la dirección, que logra hacer fluir todo lo que cada uno lleva dentro hasta parecer que eres tú, el espectador, quien está viviendo el propio drama y empiezas a cambiar tus puntos de vista sobre los personajes una vez llegas a conocerlos, como hacen los propios personajes.

Tres anuncios en las afueras, también, es toda una bofetada al estilo de vida estadounidense. No es eso lo que la hace muy buena. Estoy seguro de que el resto de sociedades del mundo son igualmente penosas, aunque sí es cierto que EEUU presume siempre de ser idílico y alguien les tiene que sacar de vez en cuando de su propio autoengaño. No me intreresa este mensaje, aunque fundamente la psicología de la historia. Me importa cómo refleja la búsqueda de la justicia y cómo reaccionamos cuando no la encontramos; es más, cuando sospechamos que nunca podrá llegar.

No os la perdáis.
[Leer más +]
298 de 349 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
De violencia, gótico sureño, western y "pandillas"
"Three Billboards Outside Ebbing” no sólo resulta fascinante porque retrate a la perfección ese sur profundo, sórdido y salvaje que aún pervive desde Faulkner o el western, sino porque no deja títere con cabeza en ese mapa de personajes prototípicos, todos desquiciados, perdedores y garrulos ya sean policías, amas de casa o dentistas, y porque cierra una trama a la perfección aunque el final parezca abierto.

En una escena magistral, la protagonista (mítica antiheroína desde ya) le explica a un cura por qué formar parte de una “pandilla” te hace también culpable de todos los abusos e injusticias cometidos por otros miembros de esa pandilla, los supieras o no. Si estás con ellos, encubres y callas, entonces los consientes.

En la Zona Spoiler comento mi teoría sobre el crimen que ocupa el tema central del relato, aunque en realidad su resolución no es lo verdaderamente importante sino esa corriente imparable de bajos instintos, venganzas, corrupciones y actos propios de justicia.
[Leer más +]
215 de 243 usuarios han encontrado esta crítica útil